Anuncios

Rupert Murdoch abandona oficialmente su imperio mediático y cede las riendas a su hijo Lachlan

Rupert Murdoch abandona oficialmente su imperio mediático y cede las riendas a su hijo Lachlan

(CNN) -- Lachlan Murdoch entró en escena.

Este miércoles, su padre, Rupert Murdoch, dimitió oficialmente como presidente de News Corporation, la rama editorial impresa del poderoso imperio mediático del multimillonario magnate, marcando el fin de una era. Rupert, que dijo que seguirá desempeñando un "papel activo" en la empresa, pasará formalmente a ser presidente emérito de Fox Corporation, la empresa matriz de Fox News y otros activos de radiodifusión, en la reunión anual de la empresa este viernes.

En su discurso final de este miércoles ante el consejo de administración de News Corporation, Murdoch abordó varios temas. Habló de las "oportunidades y los retos" de la inteligencia artificial. Llamó la atención sobre Evan Gershkovich, periodista de The Wall Street Journal, que permanece detenido en Rusia. Y, una vez más, arremetió contra la "élite intolerante" que, según él, "considera anatema las opiniones divergentes". (Sí, Rupert de alguna manera se las arregla para seguir haciendo esto sin una pizca de ironía).

Pero se guardó lo más importante para el final. El nonagenario empresario terminó su discurso elogiando a su hijo mayor, describiendo a Lachlan como su digno sucesor, un hombre apto para sentarse en el trono y dirigir su imperio editorial en el futuro. Describió a Lachlan como un "líder de principios" y un "creyente en el propósito social del periodismo".

"Al igual que mi padre, creo que la humanidad tiene un 'alto destino', y Lachlan sin duda comparte esa creencia", dijo Rupert. "Ese sentido del destino no es sólo una bendición, sino una responsabilidad".

¿Quién es Lachlan Murdoch, el nuevo presidente de Fox y News Corp? No habrá fusión de Fox Corporation y News Corporation 0:56

Aunque Lachlan, de 52 años, estuvo ciertamente a la sombra de su padre durante su etapa en el negocio familiar, desempeñó funciones de liderazgo en las empresas de Murdoch durante décadas. Su perfil se elevó cuando asumió el papel de presidente ejecutivo en 2015 en lo que entonces era 21st Century Fox. Después de que Disney adquiriera la mayor parte de los activos de Fox, Lachlan se impuso a su hermano menor, el más progresista James Murdoch, de 50 años, y se convirtió en consejero delegado y presidente de la empresa adelgazada.

En ese puesto, Lachlan fue descrito a veces como una figura distante que pasa mucho tiempo en Australia, lejos de las empresas que supervisa. Pero hizo algunos movimientos empresariales notables por su cuenta. En 2020, por ejemplo, encabezó la adquisición por Fox de Tubi, apoyada por anunciantes, por US$ 440 millones. En 2023, el valor de Tubi había crecido tanto que Fox rechazó una oferta de compra de US$ 2.000 millones.

Dicho esto, cuando la intriga de la sucesión en el imperio Murdoch surge en la conversación, la atención nunca se centra en activos como Tubi, y casi siempre sobre las ramificaciones políticas. El activo más notable de Murdoch es el canal de derechas Fox News, que desató sobre el mundo torrentes de propaganda deshonesta y peligrosa, gran parte de ella recientemente al servicio del desprestigiado expresidente Donald Trump, que intenta recuperar el poder.

En privado, Lachlan, de quien se dice que tiene opiniones más conservadoras que su padre, denunció en duros términos algunos de los comportamientos de Trump. Personas familiarizadas con sus comentarios privados dijeron a CNN el año pasado que Lachlan criticó libremente al expresidente, habiendo llegado incluso a decir que creía que si Trump se presentaba a presidente sería malo para EE.UU..

Pero Lachlan, cuya cadena Fox News se abstuvo de criticar abiertamente al favorito del Partido Republicano, nunca hizo tales comentarios en público. Lachlan habló en términos generales sobre los tiempos peligrosos en los que vivimos. Este martes por la noche, pronunció un discurso en la cena del 75 aniversario de la Asociación Estadounidense de Australia, en el que reconoció una época de "realineamiento generacional" y afirmó que "navegar por esta" difícil época "requerirá una visión clara, gran valentía y voluntad política". Pero, cuando ha hecho falta, no ha demostrado personalmente la fuerza de voluntad necesaria para enfrentarse a algunas de las fuerzas siniestras que causan estragos en el mundo libre.

ANÁLISIS | Con el acuerdo histórico entre Fox y Dominion por difamación, Rupert Murdoch está pagando el precio de las mentiras electorales de Trump La sugerencia de Murdoch a Facebook 1:03

En cambio, en uno de los grandes temas de nuestro tiempo, los ataques a los cimientos mismos del sistema democrático de Estados Unidos, Lachlan y su padre no sólo no plantaron cara a los poderes amenazadores, sino que desempeñaron un papel activo en la elevación de sus venenosas mentiras. Lachlan y Rupert permitieron que la desinformación electoral se apoderara de sus emisiones —y Lachlan, en particular, defendió después públicamente la cobertura electoral del canal en 2020— a pesar de que las mentiras que la saturaron le habían costado a su empresa la mayor parte de US$ 1.000 millones en acuerdos legales a raíz del caso Dominion Voting Systems.

Ahora que su padre se hace a un lado y Lachlan asume el trono, no hay que esperar que los medios de comunicación adquieran un tono diferente bajo su liderazgo. El propio Lachlan prometió a los inversores a principios de este año que no habría "ningún cambio" en la estrategia de Fox News, aunque hay que señalar que fue antes del anuncio de que Rupert cedería la corona.

Sin embargo, la esperada sucesión plantea la cuestión de si Lachlan ocupará algún día el puesto de rey de los republicanos que su padre había ocupado durante décadas. Jim Rutenberg, reportero de The New York Times que durante años ha informado ampliamente sobre la familia Murdoch, señaló este miércoles a CNN que con Rupert, "se ve a los principales candidatos republicanos venir a la Avenida de las Américas y besar el anillo e intentar calentarle". Y añadió: "¿Será Lachlan esa persona?".

Rutenberg dijo que estará muy atento a qué efecto tendrá, si es que tiene alguno, la transición de Rupert al estatus de presidente emérito.

"Mi principal interés está en dos cosas", dijo Rutenberg a CNN. "Murdoch sigue indicando que va a seguir estando muy involucrado. Entonces, ¿hasta qué punto se trata de un traspaso total del testigo si Murdoch sigue asistiendo a reuniones y aportando como el magnate de los medios de comunicación más famoso que jamás haya existido?".

"Y en segundo lugar", continuó Rutenberg, "si se trata de un verdadero relevo, ¿pasará Lachlan a desempeñar el papel que su padre ha tenido en los medios de comunicación y la política estadounidenses durante al menos dos generaciones? Rupert se convirtió en una presencia omnipresente en la política estadounidense a mediados de los años setenta. ¿Dará Lachlan un paso al frente y será una figura, una persona notable, o mantendrá su postura actual, que en realidad es la de alguien que se queda atrás y no le gusta estar en primera fila?".