Anuncios

Son Rompe Pera hace punk con marimba

SON ROMPE PERA (AP)
SON ROMPE PERA (AP)

Los integrantes de Son Rompe Pera tienen muchos tatuajes en los brazos, se visten de negro y en el escenario interpretan con la potencia de una banda de rock tradicional, pero en su agrupación la estrella es la marimba propia de la música folclórica mexicana.

La banda fue fundada por los hermanos Gama Ruiz, Allan “Mongo” el mayor, de 34 años, Jesús “Kacho” el hermano de en medio de 32, y José Angel “Kilos” el menor, de 27.

No estudiaron música formalmente, se forjaron tocando desde muy temprana edad. Su padre era percusionista, trabajaba en bares y así tuvieron su primer contacto con la música.

Cuando aún eran niños, su padre dejó el horario nocturno y comenzaron a ayudarle tocando la marimba en las calles de Naucalpan, en el Estado de México, donde todavía viven algunos de ellos y donde se encuentra la calle de Chimborazo (el nombre de un volcán de Ecuador), de donde tomaron el título para su segundo álbum.

En la banda, Mongo y Kacho cantan y tocan la marimba. Kilos toca las percusiones y hace coros. La completan el bajista Ricardo “Ritchie” López y el baterista Raúl Albarrán.

La inspiración punk les llegó por un tío que tenía un álbum de este género y el rock, por la escena de patinetas en el Estado de Mexico. También entraron en contacto con rockabilly y psychobilly por sus amigos.

“Pero en ese tiempo que andábamos en esas ondas no queríamos que supieran que nosotros tocábamos la marimba”, dijo Mongo.

“Por pertenecer a un grupo social”, agregó Kacho. “Yo creo que en esos tiempos no estaba tan abierta la onda de la cumbia; ahora la cumbia yo creo que es universal, creo que a cualquiera al que le gusta el rock y el metal le late (gusta) la cumbia”.

Su fallecido padre nació en Veracruz, pero creció en Naucalpan, que se encuentra en la zona conurbada de la Ciudad de México y realmente no es una región donde la marimba sea tradicional. Con el tiempo pudieron viajar a sitios como el estado de Chiapas, en la frontera sur de México, donde hay parques y museos dedicados al instrumento.

“Nos empezamos a sumergir mucho”, dijo Kacho. “Ya cuando fuimos a Chiapas es otra onda, es muy diferente la cultura de la marimba... Nos contaban que tienes que estudiar una carrera, aprender a tocar la marimba y saber hacerlas”.

El territorio de la marimba, un instrumento traído a América por los esclavos africanos, no es exclusivo de México, se extiende por Guatemala, Colombia, Panamá y Costa Rica. Mongo lamentó que en la actualidad se ven menos músicos tocando el instrumento de percusión de madera en las calles.

“Cuando nosotros aprendimos a tocar encontramos muchos amigos que tocaban en la calle”, Mongo. “Ahorita ya es bien difícil, desde que empezó la cuestión pandémica, mucha gente que tocaba la marimba se regresó a sus pueblos, se perdió un poquito”.

Cuando murió su padre dejaron por un tiempo la música, pero hace cinco años retomaron con fuerza y comenzaron a cantar más. Su primer álbum, “Batuco” de 2020, es un homenaje con versiones de las canciones favoritas de su padre.

"Chimborazo”, lanzado el viernes, es su segundo álbum y a excepción de una canción de Los Curramberos De Guayabal (“Toño y el demonio”), todos son temas originales.

Es “algo como un logro para nosotros”, dijo Kacho.

“Y también para la marimba, porque ya no se hacen en estos tiempos, ya no hay canciones originales de marimba”, agregó Mongo.

“Toño y el demonio”, de los Curramberos, los cautivó. Aunque desconocían de qué artista se trataba o el nombre del tema, gracias al productor de su álbum pudieron rastrearla e incluirla en su propia versión.

El álbum fusiona cumbia, punk y psicodelia, en temas como “Selva negra”, que habla de distintos tipos de selvas, la del Amazonas o la de asfalto como Nueva York.

“Nos gusta mucho la cumbia peruana, fue como hacer una rola (canción) basada en eso, pero combinado con la marimba”, dijo Mongo.

Otro de los temas que seguramente llamarán la atención de los oyentes es “Cumbia is the New Punk”.

“Más que nada es la actitud”, dijo Mongo. “El tema habla de alguien que va a ir a un concierto y se la va a pasar chido (agradable). Va en la calle y lo ven feo por su manera de vestir. Igual a nosotros nos ha pasado porque igual hemos tenido etapas de vestirnos bien extravagantes”.

También tienen una “Cumbia pa tu madre”, que interpretan con la banda chilena Anarkia Tropikal.

“Es una cumbia estilo Perú, Chile y México”, dijo Kacho. “La letra habla de aguantar, de resistir... Esta canción es como para todos, cumbia pa’ tu madre, para ti”.

El título de “F.O.O.S” viene de un apodo anterior de Kacho, a quien le decían Fozzie, como el oso de los Muppets. Su video más reciente es el de “Chucha”, un tema del álbum surgido de un sueño de Mongo.

“En ese sueño soñé dos veces... En la primera parte, soñé que estaba con mis amigos de Chile, con La (banda) Foripondio, nada más decían chucha”, dijo. “Y de ese sueño me acuerdo que llegué a mi casa, me dormí, desperté y había un chingo (un montón) de aliens en la calle y la gente estaba bien loca, gritaba, yo quería decir una palabra y solamente decía chucha, bien desesperado”.

Trataron de que el álbum sonara como lo hace la banda en sus conciertos, que incluyen presentaciones en festivales donde suelen hacer bailar a la multitud, como en el Vive Latino y el Cervantino, en los que se han presentado, por lo que grabaron en bloque.

La agrupación también se ha presentado en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos y están por emprender una gira estadounidense que incluye fechas en el festival SXSW de Texas el 16 y 17 de marzo. Tras esto, tendrán su debut en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México el 22 de abril. En el verano volverán a Europa.

“La marimba es un instrumento con el que puedes hacer cualquier cosa, su sonido es único”, dijo Kacho. “Todo eso se lo debemos a la gente de África que vino a las costas ... La marimba es la que nos ha llevado a infinidad de lados, es un instrumento que respetamos y que vamos a estar tocando hasta que nos muramos”.