Roma-Condesa, el emblemático barrio mexicano que un terremoto intentó aniquilar

Foto: Cuartoscuro

Por Héctor Osoriolugo

El brusco temblor del 19 de septiembre de 2017, en cuanto a la capital mexicana cobró y sigue cobrando vidas, además de las humanas: la vida comercial, la vida nocturna, la del turismo.

En particular se teme por la vida comercial y cultural, no se diga la habitacional y la laboral, en el corredor Roma-Condesa.

Se trata de dos colonias –aunque oficialmente son más de dos- que nacieron en el siglo XX y ya desde el XIX con espléndidos ejemplos de distintas arquitecturas por donde se volteara; y no solo de art nouveau ni art decó como comúnmente se cree.

La zona da por sí sola para días enteros de turismo por su riqueza de opciones, aunque parece como si los de fuera la visitaran más que nada para comer y beber.

Para los de dentro es el cumplimiento de una aspiración: ya que no alcanza para vivir en las Lomas entonces aquí, que además es bien divertido. Y sí, el ambiente no tiene la hostilidad ni el ajetreo de muchas otras zonas concurridas de la ciudad.

Foto: Cuartoscuro

Atractiva no de apenas

Si bien en el último tramo del siglo XX la zona vivió un boom al convertirse en favorita de medio mundo, su singularidad viene de mucho antes…

… Por ejemplo:

En los últimos días del porfiriato fue construido aquí un hipódromo que funcionó dos décadas y media, con las pausas de la revolución. Hoy el espacio, que conservó la forma oval, es ocupado por la conversión a la calle Ámsterdam que conocemos, rompiendo la traza geométrica tradicional. ¿Resultado?: un logro urbanístico, una hermosa calle de pequeñas glorietas y pasos arbolados.

Por aquellos mismos años nació, ahora en la Roma, el templo de La Sagrada Familia, célebre porque guarda los restos del Padre Pro, fusilado durante la guerra cristera. Frente a ella, por cierto, está la Casa Universitaria del Libro, bellísima casona digna de contemplarse. Muchos transeúntes lo hacen, pues a unos pasos está el Metro Insurgentes, pero es importante admirarla por dentro. Y a menos de 200 metros de ahí se encuentra la plaza Río de Janeiro, rodeada por bellas y hasta misteriosas construcciones, como “La Casa de las Brujas”. Es decir, en un
tramo bien corto 3 monumentos emblemáticos de la Roma.

Roma y Condesa cultas

No todo es comer y beber en la Condesa, por sus calles caminaron a diario entrañables personajes de la cultura. Es injusto no recordar aquí a todos, mas por ejemplo baste decir que disfrutaban esas caminatas, quizá hasta esbozando
poemas, dos premio Cervantes: José Emilio Pacheco y Juan Gelman. Muchos años antes, el primero de ellos, de la mano de sus hijas niñas, hacía alto en el camino frente a alguna casona con historia para platicarles lo que se sabía –o que solo él sabía- de aquella casa.

La Roma no se queda atrás: en los años postreros del porfiriato, un elegante abogado camina por su avenida Jalisco -hoy tristemente célebre bajo su nombre de Álvaro Obregón-. Alto, vestido de negro, con un mundo a sus pies, quien
inesperadamente habría de morir a sus 33 años: el poeta nacional Ramón López Velarde.

Un punto de referencia de las letras en habla española, Octavio Paz, no vivió en la Condesa, pero dos más sí: Pacheco y Alfonso Reyes. De este último, está abierta al público la “Capilla Alfonsina” en la casa que fue suya, con su abundante y selectísima biblioteca.

El temblor del 19 de septiembre

La zona ha sufrido singularmente el impacto de dos temblores en dos 19 de septiembre -1985 y este año-. El embate afectó más que nada edificios de oficinas y departamentos, provocando una merma en el valor inmobiliario; vecinos y
visitantes del corredor Roma-Condesa conviven ahora con severas afectaciones en diversos puntos.

La pregunta sería si se levantará la zona por completo y cuándo, para volver, una vez más, a su irresistible encanto de siempre.

Foto: Cuartoscuro

Apunte final

Muertes dejó a su paso el ominoso temblor del nuevo 19 de septiembre en México. Las humanas irreparables, y las materiales quién sabe; pero el espíritu de los capitalinos se mantuvo vivo y más fortalecido que nunca.

… Falta que el gobierno en lo que le toca lo eche a perder.

Curiosidades

-Aunque es la orgullosa catedral de la gastronomía, la Condesa no contiene entre sus restaurantes a ninguno de los considerados 5 mejores establecimientos del género en la CdMx.

-El hipódromo de la Condesa sirvió en sus tiempos, además de lo que su nombre expresaba, para carreras ¡de autos!

-La autoridad a quien corresponde la Roma y la Condesa, Ricardo Monreal, se retiró en diciembre “(…) a escribir, a leer y a dormir mucho”.

-En los años 80, la hoy rectora de la Universidad Londres, Gabriela de la Vega, organizó a antiguos vecinos de la colonia Condesa para entregar un reconocimiento como vecino distinguido a José Emilio Pacheco (cuya lectura frecuento yo desde los 10 años de edad). A la hora de las palabras al homenajeado, los asistentes corearon: “¡Que hable Héctor!” (por un instante pensé que se referían al que esto escribe; tonto de mí): se levantó, y tomó la palabra, Héctor Aguilar Camín.

hectorosoriolugo2013@yahoo.com.mx