Anuncios

Roma, una ciudad imposible para las personas con discapacidad

Roma, 2 dic (EFE).- A pesar de ser una de las ciudades más visitadas del mundo, Roma está "plagada de barreras arquitectónicas" que la convierten en un lugar "invivible" para personas con movilidad reducida, explica a EFE Lorenzo Torto, que ha llevado su crítica contra Italia hasta el Parlamento Europeo.

Desde la particularidad de las baldosas de la ciudad, los célebres ‘sanpietrini’, a la ingente cantidad de obras, la mayoría con motivo del Jubileo que se celebrará en 2025, la calles de Roma se tornan un auténtico ‘vía crucis’ para las personas con discapacidad.

Torto es un activista de 35 años sentado en silla de ruedas desde su nacimiento. Empujado siempre por su madre, María, señala que esta ciudad, e Italia en general, son lugares "insolidarios" para las personas como él.

"En Roma es imposible desplazarse de manera autónoma en silla de ruedas", subraya Torto, que piensa que “no se puede aceptar que en 2023 existan barreras arquitectónicas en un país como Italia”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (ISTAT), más de 3 millones o el 5,2 % de la población italiana presenta algún tipo de discapacidad que le impide desenvolverse con normalidad en su vida cotidiana.

Una "barrera cultural"

La orografía de la ciudad de Roma es especialmente particular. La gran cantidad de monumentos que posee, así como los materiales de los que están hechas sus calles y aceras suponen la principal dificultad para personas que se mueven en sillas de ruedas.

Esta dificultad afecta a todos los ámbitos de su vida, desde el acceso a un puesto de trabajo hasta formar una familia o tener vida social, y se convierte en una "barrera cultural" para este colectivo que mañana, 3 de diciembre, celebra el Día Internacional y Europeo de las personas Discapacidad.

Las familias se convierten en las que "soportan el peso" de trasladarlos a cualquier lugar, lo que habitualmente complica su incorporación al mercado laboral, como es el caso de Torto, que no ha podido acceder en su vida a un puesto de trabajo, "como tantos discapacitados", lamenta.

En la ley de presupuestos de 2023 del actual Gobierno que preside Giorgia Meloni se contempla un aumento de las subvenciones para personas con movilidad reducida, pero, a juicio de Torto, "continúa siendo insuficiente para las familias".

"El Estado se olvida de su responsabilidad"

Este joven ha hecho de su dificultad el motor para impulsar una lucha por la eliminación de las barreras arquitectónicas en Italia que le ha llevado incluso a Bruselas.

Allí, el pasado 24 de octubre, compareció en una comisión del Parlamento Europeo en la que instó al Estado italiano a "cumplir" lo estipulado la directiva 882/2019 de la Unión Europea (UE), que habla de la "accesibilidad universal de todos los ciudadanos europeos".

Italia "no ha hecho nada" para que sus ciudades sean más accesibles y "se enfrenta a la apertura de un expediente disciplinario" por parte de la UE, sostiene el activista.

"Estamos frente a un Estado miembro que se olvida de su responsabilidad, porque formar parte de la Unión Europea significa abrazar los valores fundamentales", explica.

El papel de las ciudades en este tema tampoco es fácil: desde el Ayuntamiento de Roma insisten que se está "trabajando duro para hacer que la capital de Italia sea completamente accesible".

"Seguramente, el objetivo es mucho más complejo en una ciudad monumental como Roma que muchas otras ciudades más modernas", señala a EFE el concejal de Movilidad de Roma, Eugenio Patanè.

Según Patanè, "todos los nuevos diseños, a partir de las obras programadas para el Jubileo, no contienen barreras arquitectónicas y favorecen la accesibilidad para todos los usuarios".

Actualmente el Ayuntamiento trabaja, entre otras medidas, en un plan de renovación de ascensores en las estaciones de metro y ha activado un "servicio adicional" para garantizar el transporte al trabajo o las citas médicos que usan ya 2.000 ciudadanos de la capital, donde, según asociaciones locales, viven 200.000 discapacitados.

"Cambiar la mentalidad"

A pesar de la cantidad de variables que influyen en que una ciudad se pueda convertir en más accesible para las personas con discapacidad, para Torto el cambio debe comenzar por "la propia sociedad".

"Debemos cambiar la mentalidad. Tenemos que ser más valientes y determinados para decir que esta situación no puede continuar", sentencia.

El papel social es clave para que los gobiernos y los ayuntamientos, a los que Lorenzo 'amnistía' porque "no tienen toda la responsabilidad", actúen para generar un "cambio real".

"Es imposible seguir así cuando no se puede tener una vida social por culpa de las barreras arquitectónicas", concluye.

Miguel Salvatierra

(c) Agencia EFE