Rohinyás inmortalizados por ellos mismos para conmemorar el Día del Refugiado

·3  min de lectura

Dacca, 20 jun (EFE).- Mohammad Jalil, un refugiado rohinyá centenario que tuvo que abandonar Birmania (Myanmar) hasta en tres ocasiones para huir de la persecución que sufre su etnia, es uno de los protagonistas de la exposición fotográfica que se inauguró este lunes en Bangladesh para conmemorar el Día Mundial del Refugiado.

Bajo el nombre "Somos Rohinyás", la muestra presentada en formato físico y virtual revela el dolor que ha sufrido esta perseguida minoría a lo largo de los años, sobre todo por la represión por parte de los militares birmanos, que llevó a cientos de miles de refugiados a huir al vecino Bangladesh en varias olas migratorias.

Gran parte de las 50 imágenes que la componen fueron tomadas por refugiados rohinyás instruidos por el fotógrafo e investigador español David Palazón, comisario de la exhibición que trabaja desde 2019 como curador del Centro de Memoria Cultural Rohinyá en Dacca.

"Esta experiencia tuvo un profundo efecto en mí, llevándome a conexiones de por vida con muchos fotógrafos y artistas rohinyás con talento", dijo Palazón a Efe vía telefónica desde España.

De esa unión surgió este proyecto pensado para el Día Mundial del Refugiado, que se celebra hoy, y que contó con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Embajada de España en Dacca o la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

"Mi objetivo como curador que trabaja con la comunidad rohinyá siempre ha sido honrar la fuerza, la resistencia y la resiliencia del pueblo rohinyá", sostuvo el fotógrafo español.

EXPOSICIÓN

La exposición física estará disponible hasta el 7 de julio, mientras que la versión virtual se prolongará hasta finales de noviembre a través de la página web de la Revista Rohingyatographer, creada por Palazón junto con una decena de fotógrafos rohinyás.

En ella, se muestra las instantáneas de los distintos refugiados por orden de edad, empezando por la pequeña Onayasa Khan, de tres meses, y finalizando con la de Jalil, de 102 años.

Precisamente Jalil es uno de los rohinyás de más edad en la actualidad en el campo de refugiados de Cox's Bazar, en el sureste de Bangladesh, al que se vio forzado a huir tras la persecución llevada a cabo por el Ejército birmano en 2017 contra esta minoría.

Antes ya se había visto obligado a abandonar su país en 1978 y en 1991 por las mismas circunstancias.

Mohammad Jamal, uno de los fotógrafos rohinyás que participó en la exposición aseguró que se sentía honrado de ver sus obras expuestas ante la comunidad bangladeshí e internacional.

"Nací en un campo de refugiados en Bangladesh en 1995. Cuando vi venir a miles de refugiados (en 2017) sentí que era importante documentar su situación, así que comencé a sacar fotografías con mi teléfono. Ahora algunas de mis instantáneas llegaron a esta exposición. Estoy feliz de que la gente pueda ver a los rohinyás a través de nuestra lente", dijo a EFE.

Además de las imágenes de los rohinyás, la exposición cuenta con algunas fotografías de refugiados durante la guerra de independencia bangladesí de Pakistán en 1971, para mostrar así la conexión existente entre ambas comunidades, señaló a Efe otra comisaria de la muestra, Amena Khatun.

Bangladesh acoge cerca de un millón de refugiados rohinyás huidos de la vecina Birmania. Entre ellos, unos 774.000 que escaparon al país durante la ola de violencia del ejército birmano en 2017, una operación que la ONU calificó de limpieza étnica y posible genocidio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.