Roberto Lavagna: "Una devaluación es siempre la admisión de una derrota, pero a veces es inevitable"

LA NACION
·3  min de lectura

Roberto Lavagna se mostró preocupado por el estancamiento de la economía argentina y pidió impulsar cambios estructurales para enfrentar la etapa pospandemia.

"La Argentina lleva diez años de estancamiento. No hay en el mundo economías del tamaño y la complejidad de la Argentina con un récord tan negativo en crecimiento. Eso se dio con un gobierno populista y con uno conservador. Ahí hay algo más de fondo. Resulta que gobiernos con ideologías distintas y políticas distintas terminan en lo mismo", aseguró el referente de Consenso Federal, en diálogo con el canal Net TV.

Lavagna dijo que el "problema básico" del país es que el "estancamiento económico que empieza a tener características estructurales, con un fenomenal avance del empleo público". "La discusión pasa por ahí. Lo monetario y fiscal tiene una relevancia importante, pero el tema es de fondo. Excede a Alberto Fernández y al gobierno anterior", sostuvo.

"País fallido"

Y alertó que la Argentina está siendo catalogada en el exterior como un "país fallido". "En el mundo califican a la Argentina como un país fallido. No al estilo de México, que se lo considera así sobre todo por razones políticas y el narco. Acá no es ese el problema, sino el absoluto estancamiento económico y no está claro cómo se sale. Si no se enfrentan ciertas cuestiones estructurales, no se sale", señaló.

Para Lavagna, "sería trágico que la discusión sobre el futuro argentino se ordene" por los pedidos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la negociación con el Gobierno por la deuda. "Se tiene que ordenar por lo que seamos capaces de hacer, podamos comprender qué pasó durante estos diez años para llegar a esta situación de estancamiento", expresó el extitular del Palacio de Hacienda.

El rearmado de la "tercera vía": Roberto Lavagna y los socialistas quieren sostener a Consenso Federal en 2021"Devaluación"

Consultado sobre la negativa del Gobierno a devaluar para achicar la brecha cambiaria, Lavagna se mostró cauto. "No me quiero meter en eso, es un tema delicado", dijo. Pero advirtió: "Una devaluación es siempre la admisión de una derrota, no necesariamente del gobierno de turno, pero a veces es inevitable. Una cirugía generalmente no es buena, pero a veces es lo único que se puede hacer para salvar algo. Tal vez haya que interpretarlo en ese sentido".

Enseguida, Lavagna remarcó:"No es lo mismo una devaluación realizada en medio de una política proinversiones, pro-creación de empleos, con nuevo régimen laboral. Cuando se pone en ese contexto, la devaluación puede tener efectos positivos importantes. Ahora si se devalúa nada más y va a precios, no ganó nada".

El excandidato presidencial de Consenso Federal, que suele asesorar a Fernández cuando lo consulta, contó que ya no habla con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Otras definiciones

"Enfrentar el tema del trabajo empieza a enfrentar el tema de la jubilación; exige el tema de la inversión, ahí aparecen cuestiones impositivas; y todo el tema educativo, ciencia y tecnología. Esas son los tres patas fundamentales para volver a poner en marcha al país""En el tema del trabajo hay temas estructurales como el régimen laboral y el sistema jubilatorio, totalmente quebrado. Las dos fórmulas, la del gobierno anterior y esta, implican pérdidas para los jubilados""El 50% de los trabajadores está fuera del mercado formal. Uno de los grandes secretos de la salida en 2002 es que se crearon puestos de trabajo""La Argentina necesita un Deng Xiaoping, quien viene de la mano de Mao. Entonces, dos personas en extremos completamente opuestos, incluso Xiaoping había estado en semiprisión, se ponen de acuerdo y uno ejecuta el cambio"