"En riesgo de quedarse sin transporte si no suben tarifas"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- Concesionarios del transporte público de pasajeros en la Ciudad de México dijeron estar "en quiebra" porque los gobiernos de izquierda —del PRD y ahora Morena— no han autorizado la actualización de sus tarifas. Y urgieron a incrementar el precio del pasaje, el subsidio gubernamental generalizado o una combinación de ambos porque, de lo contrario, la Ciudad está en riesgo de quedar sin transporte.

"Si tomáramos como referencia la tarifa de 1.50 pesos que teníamos en 1997, desde que el PRD fue gobierno, y ahora que lo es Morena, existe un rezago de 12.05 pesos con respecto del costo de la gasolina para microbuses y vagonetas. Pero si nos vamos a los autobuses que consumen diesel, el rezago crece a 12.61 pesos", indicó Nicolás Vázquez Figueroa, vocero de la Fuerza Amplia de Transportistas (FAT).

En conferencia, Vázquez Figueroa explicó que, de acuerdo con el último estudio técnico que realizaron en 2019, el costo del pasaje en microbuses y vagonetas ha incrementado sólo cuatro pesos en los últimos 24 años, mientras el litro de gasolina subió 16.05 pesos. En el caso de los autobuses, la tarifa aumentó cinco pesos y el precio del diesel, 19.11 pesos.

Ajustada a la inflación, entre 1997 y 2019,la tarifa debería ser de al menos 13.15 pesos, dijo.

"Lo que nos indica que el año pasado los prestadores del transporte concesionados subsidiamos cada viaje con 7.65 pesos, pero hoy esa cifra alcanza prácticamente los 8.50", agregó.

El vocero de la FAT señaló que, en el caso de los autobuses y metrobuses que consumen diesel, "la tarifa debería tener un costo de 16.77 pesos, por lo que existe un rezago de 10.27 pesos y podría llegar hasta los 12.61", calculó.

Subsidiar 8.50 y 12.61 pesos de cada pasaje, dijo, es lo que está llevando a la ruina a los concesionarios, pues ha provocado que dejen de tener capacidad económica para el sostenimiento de las unidades: mantenimiento, combustible, refacciones, salarios de los conductores y costos indirectos como pagos de derechos y seguros, así como el costo de los vehículos para quienes realizan cambios de unidades bajo el esquema de hombre-camión.

Dentro del esquema hombre-camión, añadió, en las empresas del transporte que se formaron a través de los corredores y el Metrobús "la situación es aún más catastrófica", pues las obligaciones fiscales y de seguridad social tienen a prácticamente todas las empresas operando con números rojos.

Recordó que el propio Roberto Capuano, director general del Metrobús, reconoció que el sistema "está quebrado".

"Tan es así que él, la jefa de gobierno y el secretario de Movilidad han dicho que en los últimos tres años el gobierno de la Ciudad ha tenido que entregar tres mil 200 millones de pesos en subsidio", destacó.

Ante este panorama, insistió Vázquez Figueroa, los transportistas de la FAT reclaman un incremento a la tarifa del pasaje porque de lo contrario "esta ciudad se va a quedar sin transporte".

"Antes de que esto ocurra, les avisamos que sólo hay dos salidas a esta crisis: una es el incremento de la tarifa al menos de dos pesos y, dos, subsidio generalizado, como ya lo hace el gobierno con las empresas concesionarias del Metrobús", enfatizó.

Incluso, aseguró, "este incremento lo pueden pagar los ciudadanos porque la calidad de su salario es superior a los que vienen de la zona conurbada, que pagan arriba de los 12 pesos", observó.

Por su parte, José Luis Tenorio, integrante de la FAT, denunció que las mesas de diálogo "han resultado un verdadero fracaso" por la falta de compromiso de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y de colaboradores suyos, como el secretario de gobierno, Alfonso Suárez del Real, y de Movilidad, Andrés Lajous.

"Nos citan para que una directora de área nos lance una perorata sobre lo que debemos hacer acerca de trámites regulatorios y que eso nos va a llevar a poder dar un buen servicio, pero eso no resuelve nada. Este es un gobierno de engaños", acusó.