Anuncios

Ricardo Gareca aterriza en Chile para reanimar a una selección en apuros

SANTIAGO (AP) — Chile se persigna a la varita de Ricardo Gareca para reanimar a su alicaída selección, ahora mismo fuera de los puestos de clasificación de Sudamérica para el próximo Mundial.

Tras un exitoso paso en Perú, el argentino de 65 años fue confirmado el jueves como el nuevo entrenador de la “Roja”, un puesto que estaba vacante desde noviembre.

“Para mi es de una gran responsabilidad y un gran honor estar al frente de la selección" chilena, afirmó Gareca en sus primeras palabras ante la prensa, afirmando que se trataba de un rival que “he enfrentado y he padecido” muchas veces y que al país le unían numerosos recuerdos en su carrera.

La federación chilena oficializó el nombramiento un poco antes por medio de un mensaje en las redes sociales, con un cartel de “Bienvenido” que confirmó así una versión que circulaba desde hace varios días y una decisión que se venía fraguando durante semanas.

“Chile siempre ha sido una selección difícil de enfrentar”, muy competitiva y éste será “un desafío muy importante en mi carrera deportiva”, añadió Gareca, quien afirmó que cuenta con grandes jugadores de enorme categoría.

Gareca dirigió a Perú hasta 2022. Su primer partido oficial al mando de Chile será precisamente contra la “Blanquirroja”, el 26 de junio en Arlington, Texas, por la fase de grupos de la Copa América. También enfrentarán a Argentina, defensores del título y reinantes campeones del mundo, así como el ganador del repechaje entre Canadá y Trinidad y Tobago.

Su primera presentación en el banquillo sería el 26 de marzo, cuando Chile enfrente a Francia en un partido amistoso en Marsella.

“Es el début ideal porque son dos grandes desafíos”, dijo el ya técnico de la Roja sobre los próximos partidos ya anunciados.

La siguiente doble fecha de las eliminatorias mundialistas será en septiembre. Gareca tendrá la difícil tarea de volver a conseguir la clasificación para un mundial, algo que no ha ocurrido en los dos últimos torneos, de Rusia 2008 y Qatar 2022. Los chilenos marchan en el octavo puesto con cinco puntos.

Me interesa “que todos tomemos conciencia de lo importante que es ir un Mundial”, para que se genere una unidad en todos los ámbitos, “necesitamos del apoyo de la gente” para lograr este objetivo, que “vuelva a creer en la selección”.

El problema de Chile es que no ha encontrado un recambio para su “Generación Dorada”, liderada por el delantero Alexis Sánchez y el volante Arturo Vidal, artífices de la conquista del título de la Copa América en 2015 y 2016. Tanto Sánchez como Vidal rebasan los 35 años.

Gareca afirmó que apostará por una selección “que tenga una identidad y que sea fácil de distinguir” por lo que se ve dentro del campo de juego, con entrega, y la “actitud” que siempre ha tenido Chile en terreno. Citó como sus referentes a grandes técnicos chilenos como Manuel Pellegrini, actualmente en el club español Betis.

Debido a la expansión de 32 a 48 participantes en el Mundial de 2026, Sudamérica tiene a disposición seis boletos directos. El equipo que finalice en la séptima posición — ahora mismo Paraguay con cinco unidades — jugará un repechaje ante un rival de otra confederación en marzo de 2026.

Después de más de tres décadas de ausencia en los mundiales, Gareca condujo a Perú al torneo de 2018 y se acercó a conseguirlo para Qatar pero cayó ante Australia en el repechaje intercontinental.

El último trabajo de Gareca como entrenador fue en el Vélez Sarsfield argentino, del que estuvo a cargo en 12 partidos, y apenas logró una victoria en junio de 2023.

Finalizan así semanas de largas negociaciones para concretar la llegada del argentino. Según informaciones de la prensa chilena, cobraría un salario de 3 millones de dólares por un contrato que terminaría con las eliminatorias y se renovaría automáticamente si se logra la clasificación al Mundial de 2026 que se jugará en Estados Unidos, México y Canadá.

Gareca fue siempre una de las opciones que barajó la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) cuando el también argentino Eduardo Berizzo, el anterior seleccionador dimitió en noviembre tras poco más de cinco meses en el cargo.

El “Tigre” también había sonado como candidato a seleccionador con anterioridad, pero el acuerdo no pudo concretarse.