Primeras pistas en el asesinato-suicidio en que murió la CEO del Hospital Coral Gables

Handout

El hallazgo el día antes del Día de Acción de Gracias resultó algo devastador: la presidenta ejecutiva del Hospital Coral Gables encontrada muerta de un disparo a manos de su esposo, quien luego se quitó la vida.

Dos días más tarde, sigue sin saberse qué provocó exactamente que Antonio Mazzorana, de 62 años, matara a María Cristina Jiménez, de 61 años, y luego se suicidara en la casa en el vecindario de Schenley Park, cerca de Coral Gables, donde vivían.

Hasta el momento, los investigadores la Policía de Miami-Dade no han dado a conocer un posible motivo. Según archivos judiciales, Mazzorana no tenía antecedentes de incidentes domésticos.

Sin embargo, varias fuentes policiales dijeron que Mazzorana podría estar padeciendo problemas de salud mental y que, recientemente había dejado entrever la posibilidad de suicidarse.

El incidente ha dejado pasmados a los que conocieron a la pareja, que llevaba décadas juntos.

Jiménez era abuela y en una ocasión dijo en una entrevista que le gustaba cocinar en sus horas libres. Comenzó trabajando de interna en el hospital y con el tiempo fue subiendo de la posición de flebotomista hasta convertirse en su principal ejecutiva en 2017.

Rebeca Sosa, ex comisionada de Miami-Dade que forma parte de la Junta Directiva del Hospital de Coral Gables, describió a Jiménez como una persona generosa con su tiempo y una jefa muy popular. “Todo el mundo la quería”, dijo Sosa. “Cualquiera podía llamar a Cristina para que ayudara a alguien, porque siempre estaba dispuesta a hacerlo”.

Los cadáveres se descubrieron el miércoles, después que la hija adulta de Jiménez no pudo comunicarse con su madre durante dos días. La hija fue a la casa de Jiménez y Mazzorana, ubicada en la cuadra de los 5700 de la SW 34 St. poco antes del mediodía. Los automóviles de ambos estaban en la cochera. Cuando nadie abrió la puerta, la hija llamó a la Policía.

El viernes, el Herald llamó a la hija de Jiménez, pero no quiso hablar con la prensa.

Patrulleros de Miami-Dade entraron en la vivienda y hallaron los cuerpos sin vida en el dormitorio principal. Se cree que Jiménez fue baleada cuando dormía, dijeron varias fuentes policiales, que posteriormente agregaron que Mazzorana dejó una nota de suicidio en la cocina donde detallaba el motivo.

Según las fuentes, Mazzorana enfrentaba el desempleo después de diciembre, y le había hecho algunos comentarios llenos de angustia a familiares. También estaba preocupado por la posibilidad de tener cáncer, aunque no se le había diagnosticado, dijeron las fuentes.

Exactamente cuál era el trabajo de Mazzorana es algo que no se sabe con certeza, si bien archivos estatales indican que era directivo de una compañía llamada AMF Healthcare Partners, LLC. Su hermano, el Dr. Iván Mazzorana, le declaró a WFOR-CBS4 que “el contrato de trabajo que tenía se había terminado”, pero no creía que tuviera ninguna dificultad financiera.

La pareja estaba en trámites para mudarse de la casa donde ocurrió la tragedia a otra, recientemente construida.

Si usted o alguien que conozca está pensando en hacerse daño, puede llamar gratuitamente a la Línea Nacional de Prevención de un Suicidio, al teléfono 800-273-TALK (8255). Los operadores atienden las llamadas las 24 horas, los siete días de la semana.

Traducción de Jorge Posada