Anuncios

Revelan estructura de extorsiones en el Centro de la Ciudad

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 4 (EL UNIVERSAL).- Las investigaciones de detectives de la Policía de Investigación (PDI) derivadas de la extorsión al dueño del bar Kashbah en la colonia Obrera arrojaron por lo menos cinco cuentas bancarias a través de las cuales los delincuentes hacían creer a la víctima que eran integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En los trabajos de inteligencia realizados por los detectives y que quedaron asentados en la carpeta de investigación CI-FIDDS/E/UI-2C/D/00342/03-2021, un grupo de sujetos conformó una estructura criminal con seis integrantes para poder extorsionar locales del Centro de la Ciudad bajo el nombre de un cártel transnacional, aunque no pertenecían a esa organización.

Entre las cuentas se halló una con razón social Pennzoil-Quaker State, y es que el líder de este grupo era chofer de la esposa de un directivo de dicha empresa, según el expediente citado.

La operación de esos sujetos va del periodo 2019-2021, en donde realizaron diferentes movimientos bancarios de los pagos que las víctimas hacían.

El pasado martes, la PDI detuvo a Arturo Trejo, líder de esta banda y chofer de la esposa del directivo de la empresa, quienes no sabían las operaciones delictivas de su trabajador.

Los análisis realizados por la PDI refieren que Arturo Trejo, quien fue ubicado en Toluca, Estado de México, coordinaba las operaciones, por lo que le fue cumplida una orden de aprehensión. Durante su arresto, el hombre de 58 años de edad dijo ser chófer de una de la esposa de un directivo de la empresa mencionada.

El lunes, el imputado fue vinculado a proceso por un juez de Control y le fue impuesta la prisión preventiva oficiosa, por lo que permanecerá en el Reclusorio Oriente.

Según la investigación por la que se conoció toda la operación de esta banda, el dueño del bar Kashbah recibió una llamada de un sujeto que se identificó como comandante del Cártel Jalisco en 2019.

El extorsionador le exigió 50 mil pesos para no matarlo y brindarle protección a su negocio. El propietario hizo el depósito; sin embargo, las amenazas continuaron, lo que lo llevó a realizar distintos depósitos hasta que sumó un total de 700 mil pesos a principios de 2021.