El restaurante Crocante de Kissimmee llevará su concepto de comida boricua más elevada a Orlando

·2  min de lectura

Por los pasados dos años el restaurante Crocante Rotisserie Kitchen en Kissimmee ha sido un bastión para algunas de las porchettas más bellamente cocinadas del metro. El próximo mes, dice el chef/propietario Yamuel Bigio, él y su equipo ofrecerán ese cerdo, junto con un menú ampliado de clásicos puertorriqueños, a un vecindario completamente nuevo en 4311 E. Colonial Drive en Orlando.

Si bien el concepto informal rápido permanecerá en la ubicación de Kissimmee, el nuevo Crocante será de servicio completo y barra completa, y se encuentra en medio de una remodelación completa del antiguo espacio Fuddruckers.

Los clientes pueden esperar una experiencia elevada pero orientada a la familia con “muchos clásicos que normalmente comerías en casa, en la casa de tu abuela o en un muy buen restaurante en Puerto Rico. Si hago bistec encebollado, quiero que sea lo mejor que puedas conseguir”.

Bigio tenía mucha experiencia en restaurantes antes de mudarse a los Estados Unidos continentales, “pero solo conocía la industria en Puerto Rico, así que fui un poco cauteloso”, explica. “Quería comenzar más pequeño e ir desde allí”.

Ahora, con la construcción en pleno apogeo, Bigio y su equipo están listos para traer grandes y nuevas ideas a Orlando. Con espacio para 210 y un logotipo modificado que resalta la silueta de la isla, Bigio pretende convertirlo en “un lugar donde las personas que se han mudado aquí desde su hogar, así como otras personas menos familiarizadas, puedan encontrar platos bellamente ejecutados en un espacio dedicado a muy buena comida puertorriqueña.”

También podrán cocinarlo en casa.

Los planes para el nuevo Crocante incluyen un pequeño mercado de carnes donde los clientes encontrarán “porchettas, chorizos, chicarrones, sofritos, salsas y hasta cortes de carne listos para cocinar para aquellos que quieran llevar el producto a casa”. Un menú de catering también permitirá ordenar con anticipación productos cocinados.

“Estamos muy entusiasmados con el crecimiento”, dice Bigio, quien aprecia el sólido negocio que le han brindado sus clientes con sede en Kissimmee, en particular para eventos.

“Tenemos una clientela sólida y excelente aquí y esperamos mantener el concepto original mientras crece el restaurante con más opciones, pero manteniéndonos fieles a los sabores de Puerto Rico”, dice Bigio. “Eso es lo que quiero hacer: preparar platillos clásicos desde casa y compartirlos en un espacio con un ambiente muy agradable... Quiero que sea un pedacito de Puerto Rico en Orlando”.

Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por la periodista y crítica de comida Amy Drew Thompson.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.