Anuncios

Reseña: “Loss of Life” de MGMT es un regreso nostálgico y esperanzado

En esta imagen proporcionada por Mom+Pop, "Loss of Life" de MGMT. (Mom+Pop via AP)

Dicen que las tendencias regresan cíclicamente cada 20 años. Lo vimos recientemente en el renacimiento del estilo Y2K entre la Generación Z que volvieron a las fiestas después de la pandemia con minifaldas y camisetas de algodón diminutas. Ahora, a medida que nos adentramos en la década de 2020, es hora de que vuelva una estética que proliferó de 2006 a 2012.

Las señales están por todas partes: los jeans entubados están de regreso, los tocadiscos y las cámaras desechables están de moda, y MGMT está a punto de lanzar un nuevo álbum.

Al parecer la sordidez indie también está de vuelta.

MGMT, una banda de rock estadounidense formada por los cantantes Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser en 2002, es famosa por temas como “Kids” y “Time to Pretend” (la segunda recientemente incluida en el popular soundtrack de la película “Saltburn”). Sus letras despreocupadas y sintetizadores impulsaron una era de diversión, libertad, y elecciones de moda cuestionables, como sombreros de fieltro, trajes de baño rosados y abrigos de piel.

Su trabajo más reciente, “Loss of Life”, no es un regreso que recuerde a esos tiempos, sino que MGMT ha pasado por algunas fases diferentes desde entonces, como su álbum gótico “Little Dark Age”.

“Loss of Life”, su quinto álbum de estudio, ciertamente tiene un toque nostálgico, pero también hay algo nuevo: una ternura y esperanza que los oyentes no podrían esperar de un título que significa en inglés “pérdida de vida” o de una banda con antecedentes de falta de seriedad.

Pero es una locura lo que puede resultar de añadir un poco de guitarra acústica al synth-pop.

Y VanWyngarden y Goldwasser experimentan con algo más que la guitarra en “Loss of Life”. La canción “Dancing in Babylon”, que incluye el talento vocal de Christine and the Queens, es la primera colaboración con artistas externos en un álbum de MGMT, y “Loss Of Life (Part 2)”, el tema con el que abre el álbum incluye un sampleo de una lectura del poema galés anónimo del siglo XIII titulado “I Am Taliesin. I Sing Perfect Metre”.

Las letras conmovedoras sobre el amor de “Loss of Life” se yuxtaponen con temas sobre la pérdida a lo largo del álbum, como en “Phradie’s Song”, que tiene versos como “And every time the tears begin/The morning sun is there in your hands” (Y cada vez que comienzan las lágrimas / El sol de la mañana está allí en tus manos).

La canción que da título a “Loss of Life” es un tema algo espeluznante e introspectivo, respaldado con música electrónica. Es la estrella brillante y el gran final, resuelve el misterio detrás del tono esperanzador del álbum. Un magnífico interludio instrumental con toques triunfales de trompeta y cuerdas que se construye hasta la respuesta en los últimos cuatro versos.

“When the world is born and life is ending/Then you learn to love your loss of life/When that moment comes and life is over/Anyone can love” (Cuando el mundo nace y la vida se acaba / Entonces aprendes a amar tu pérdida de vida / Cuando llega ese momento y la vida se acaba / Cualquiera puede amar).