Anuncios

Reseña: “Asteroid City” de Anderson es un argumento serio sobre hacer arte y contar la historia

Por LINDSEY BAHR (AP) — Wes Anderson vuelve a la esencia de las cosas en “Asteroid City”, una película sobre el dolor, la actuación, la narración, el cosmos y, bueno, todo. O, como dice un personaje, un dramaturgo interpretado por Edward Norton, cuando se le pregunta de qué trata su obra: “Se trata del infinito y no sé de qué más”.

Meticulosamente diseñada y coreografiada, con un elenco hermoso y estelar que lee las graciosas palabras de Anderson y de Roman Coppola, “Asteroid City” es muy, muy Wes Anderson. ¿No lo son todas sus películas? Pero “Asteroid City” también representa un regreso a la forma (o al menos a la forma que la mayoría de la gente prefería) después de que sus últimas dos películas, “Isle of Dogs” (“Isla de perros”) y “The French Dispatch” (“La Crónica Francesa”), dividieran incluso a sus discípulos. Les preocupaba, entre otras cosas, si el estilo y la forma finalmente habían usurpado su narración. Independientemente de si pensabas que eran divertidas, dolorosas o algo terrible en medio, había un desapego palpable en ambas películas. La emoción auténtica, cuando la hubo, fue tensa.

De esta manera, “Asteroid City” parece una respuesta a todo eso: un argumento serio y consciente sobre hacer arte, montar la obra, contar la historia, actuar incluso si usted (y su audiencia) no están completamente seguros de lo que están diciendo. Está envuelta en una presunción laboriosa y estilizada: una obra dentro de una obra que se está transmitiendo por una cadena de televisión (el programa de la década de 1950 “Playhouse 90″, según ha señalado la gente más mundana, es la referencia). Y debido a que es una obra de teatro, el oeste desértico estadounidense de mediados de siglo XX puede verse tan diseñado como Anderson quiere. No necesitaba una justificación. No obstante, es una desviación astuta, al igual que la idea de que nadie está realmente seguro de cuál es el punto, encarnada por Jason Schwartzman que interpreta a un actor que interpreta a un fotógrafo de guerra que acaba de enviudar, Augie Steenbeck, quien ha viajado al desierto con su hijo cerebrito, Woodrow (Jake Ryan) y sus trillizas de 6 años (realmente destacadas).

Vienen a Asteroid City, que tiene una población 87 habitantes, para la Convención Junior Stargazer, una competencia científica organizada por el gobierno en la que los niños genios muestran inventos (mochilas propulsoras, láseres, etc.) que luego pasan a ser propiedad del gobierno, como explica el general Grif Gibson interpretado por Jeffrey Wright. Es la posguerra en un Estados Unidos ansioso donde los científicos son una parte clave de la estrategia de defensa de la nación. A lo lejos, también se prueban bombas atómicas. ¿Había algo en el aire mientras se creaban las películas “Asteroid City”, “Oppenheimer” e incluso el documental “A Compassionate Spy”? Sin embargo, aquí, las nubes en forma de hongo no son terriblemente amenazantes. Son, a falta de una palabra mejor, adorables.

Esta convención Stargazer permite reunir un conjunto peculiar con tipos del gobierno (Fisher Stevens), los niños cerebritos (Grace Edwards, Sophia Lillis, Ethan Josh Lee, Aristou Meehan), sus padres (Scarlett Johansson, Liev Schreiber, Hope Davis, Steve Park), la científica principal (la doctora Hickenlooper interpretada por Tilda Swinton), un grupo escolar dirigido por Maya Hawke y algunos vaqueros con inclinaciones musicales (entre ellos, Rupert Friend) que acaban de perder su autobús. Los lugareños incluyen a Hank el mecánico (Matt Dillon) y el gerente del motel (Steve Carrell). Tom Hanks es Stanley Zak, el suegro de Augie y un rico jubilado de Palm Springs que lleva una pistola en sus pantalones a cuadros.

En el mundo de la obra que se representa, está el director (Adrien Brody), su futura exesposa (Hong Chau), el profesor de actuación de Lee Strasberg-y Saltzburg Keitel (Willem Dafoe), la actriz cuya escena se cortó (Margot Robbie), el presentador del programa de televisión (Bryan Cranston) y Jeff Goldblum como, bueno, ya verán. Como siempre, los nombres son una delicia. Y todos los actores hacen lo máximo con sus papeles, por pequeños que sean.

Pero si hay personajes con algo así como un arco para destacar, esos serían Schwartzman y Johansson, cuya discreta estrella de cine de los años 50, Midge Campbell, podría ser una de sus mejores actuaciones. Augie y Midge tienen un breve romance, en su mayoría emocional, en esa forma muy reprimida de Wes Anderson.

¿Es todo esto un poco confuso? No se desanime, creo que eso podría ser parte del punto. Tal vez. Probablemente. Y, en cualquier caso, funciona: “Asteroid City”, con su extenso elenco, hermosos tonos, chistes entre dientes, configuración de una caja dentro de otra caja, referencias que sólo las personas mayores de 80 años pueden entender y una banda sonora retro en realidad te hace sentir cosas, incluso si no pueden tener sentido por sí mismas.

“Sigue contando la historia”, como le dice Brody Schubert Green a su actor en busca de respuestas y motivaciones, es un consejo que podría interpretarse como un encogimiento de hombros. O tal vez en realidad lo es todo: “Asteroid City” es un caso bastante convincente.

“Asteroid City”, un estreno de Focus Features debuta en algunos cines el viernes y de manera comercial el 23 de junio, tiene una clasificación PG-13 (que advierte a los padres que podría ser inapropiada para menores de 13 años) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por cierto material sugestivo, personajes fumando y un breve desnudo gráfico. Duración: 104 minutos. Tres estrellas y media de cuatro.

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr.