Anuncios

Republicanos y demócratas se disputan un sector clave: el voto militar

El presidente Joe Biden en el George E. Wahlen Department of Veterans Affairs Medical Center, en Salt Lake City, el 10 de agosto de 2023. (Foto AP/Alex Brandon)

CHARLOTTE, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — Las señales en las carreteras dan la bienvenida a los conductores que ingresan a Carolina del Norte como el “estado de la nación más amigable con los militares”, y los veteranos aquí saben que son cortejados. Pero en un estado donde los avisos con tono militar se han vuelto comunes, los esfuerzos recientes de grupos progresistas para reducir lo que ha sido un distrito electoral confiablemente republicano enfrentan una prueba temprana el Supermartes.

Entre los 16 estados y un territorio que votaron en las primarias y caucus presidenciales de 2024 del martes se encuentran algunos con las tasas más altas de miembros en servicio activo y las mayores poblaciones de veteranos: Texas, California, Virginia y Carolina del Norte. Pero los veteranos de Carolina del Norte entrevistados en el período previo al día de votación más importante de la temporada primaria variaron en su opinión política, incluso si coincidieron en que su servicio militar influía en ella.

Ryan Rogers, quien luchó en Afganistán e Irak, dice que el gobierno del presidente Joe Biden manejó mal los ataques de agosto de 2021 contra el aeropuerto de Kabul que mataron al menos a 60 afganos y 13 soldados estadounidenses durante la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán. El votante independiente del este de Carolina del Norte, de tendencia derecha, teme que las explosiones mostraron una debilidad que podría poner en peligro a las tropas estadounidenses en el extranjero.

“No me importa de qué lado estés”, dijo. “Más vale que seas fuerte”.

Pero Ric Vandett, un veterano de Vietnam de 78 años de Hickory, no votará por Donald Trump. El votante independiente de tendencia izquierda dijo que no puede olvidar la negativa de Trump a reconocer su derrota en las elecciones de 2020 y lo culpa por el asalto al Capitolio en 6 de enero.

“Estuvimos muy cerca de una crisis constitucional enorme el 6 de enero”, declaró. “Me asusta que eso vuelva a suceder”.

Las recientes declaraciones de Trump han alimentado la sensación de los demócratas de que existe una entrada hacia los votantes con fuertes vínculos militares, incluso si esa brecha no ha surgido durante su camino hacia la nominación republicana.

Antes de las primarias republicanas de Carolina del Sur, Trump dijo que “alentaría” a Rusia “a hacer lo que se le dé la gana” contra los países de la OTAN que no cumplen con sus objetivos de gasto en defensa. También cuestionó por qué el esposo de su rival Nikki Haley no se unía a ella en la campaña electoral, a pesar de que Michael Haley estaba entonces desplegado en la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur.

Haley respondió que Trump “no sabe nada” sobre servir al país. Trump derrotó cómodamente a Haley en Carolina del Sur, al igual que en todas las primarias y caucus estatales hasta la fecha. La única victoria de ella se produjo el domingo en Washington, D.C.

Trump se benefició del voto militar en las elecciones generales de 2020. AP VoteCast, una encuesta nacional del electorado, encontró que alrededor de 6 de cada 10 veteranos militares dijeron que votaron por Trump en ese momento, al igual que poco más de la mitad de aquellos que tenían un veterano en el hogar.

Entre los votantes en las primarias republicanas de Carolina del Sur de este año, AP VoteCast encontró que cerca de dos tercios de los veteranos militares y las personas en hogares de veteranos votaron por Trump en lugar de Haley. No obstante, los grupos progresistas citan la política exterior poco ortodoxa de Trump y sus comentarios anteriores para argumentar que no es amigo de los estadounidenses uniformados. Cualquier variación importante del electorado más conservador de veteranos y familias de militares podría significar problemas para Trump en una revancha con Biden en noviembre.

Los demócratas tendrán que trabajar para conseguir ese apoyo, según Cal Cunningham, candidato de los demócratas de Carolina del Norte al Senado de Estados Unidos en 2020 y reservista del ejército que sirvió en Irak y Afganistán. Ganarse a esta comunidad es siempre un desafío, explicó Cunningham, porque las personas con experiencia militar tienden a valorar una cultura “jerárquica” más alineada con el Partido Republicano que la “igualitaria” de los demócratas.

Su capacidad para conseguirlo podría ayudar a determinar qué candidato recibirá los 16 votos electorales de Carolina del Norte este otoño.

“Va a ser parte de dónde se gana y se pierde la presidencia”, dijo Cunningham.

Common Defense, una organización progresista fundada en 2016 para involucrar a los veteranos como algo más que simple “utilería política”, protestó contra el mitin de Trump del fin de semana en Greensboro. El grupo argumentó que el “alarmante desprecio de Trump por los principios fundamentales de la democracia” va en contra de sus juramentos.

La campaña de Biden también ha intensificado los ataques por el historial de comentarios despectivos de Trump sobre las fuerzas armadas.

“Yo los llamo patriotas y héroes. Al único perdedor que veo es a Donald Trump”, dijo Biden, cuyo tono de enojo se reflejó en su gesto de agitar el dedo durante la cena de recaudación de fondos del Partido Demócrata de Carolina del Sur, en referencia a los informes de que su predecesor describió a los estadounidenses muertos en la Primera Guerra Mundial y enterrados en un cementerio francés como “perdedores” e “imbéciles”.

VoteVets, un comité de acción política liberal, planea una iniciativa de entre 10 y 15 millones de dólares dirigida a veteranos y familias de militares en estados clave en el campo de batalla electoral, según el cofundador Jon Soltz. Un anuncio de 60 segundos que invoca al expresidente Ronald Reagan para criticar a los republicanos por bloquear la ayuda a Ucrania pronto saldrá al aire, reportó Soltz.

Soltz, oficial del ejército estadounidense en la guerra de Irak, dijo que el Partido Republicano perdió su condición de “el partido de los militares” durante la era Trump. Cualquiera que afirme apoyar a los miembros del servicio militar “sencillamente no puede votar” por alguien que recibió una “cantidad ridícula" de exenciones para no prestar servicio y que “difama” a personas como el fallecido senador estadounidense John McCain, agregó.

Algunos veteranos que se oponen a Biden dicen que Trump ha defendido mejor las prioridades del país a pesar de comentarios anteriores. A Rogers, el veterano de Afganistán e Irak, no le gustó cuando Trump dijo que McCain “no fue un héroe de guerra”, pero sostiene que votará “por un Estados Unidos fuerte” y no “lo que sale de la boca del hombre”.

“He sido el hombre en el terreno”, dijo. “He perdido marines debido a decisiones”.

El Partido Republicano moderno se ha vuelto más escéptico de los enredos extranjeros. También lo han hecho muchos exmilitares, según John Byrnes, asesor sénior de un grupo de defensa conservador llamado Concerned Veterans for America (Veteranos Preocupados por Estados Unidos).

Ken Deery, un residente de Charlotte cuya carrera militar lo llevó de Missouri a Alemania en la década de 1980, dijo que buscaba defender el “estilo (de vida) estadounidense” contra la Unión Soviética. Ese sueño —propiedad de vivienda y educación asequibles, por ejemplo— no es posible en la actualidad, opinó.

“Tenemos guerras globales que inician por todas partes. Cualquiera de ellas podría convertirse en una guerra mundial”, agregó Deery, quien se describió a sí mismo como libertario. “Y todo eso durante la gestión de Biden”.

Los partidarios de Biden dicen que confían más en su gobierno para navegar las guerras en Rusia y Gaza que en Trump, quien como presidente desafió la tradición al buscar el favor del presidente ruso Vladímir Putin.

Los veteranos liberales también señalan la legislación de 2022 que amplió los servicios de atención médica a millones de personas que sirvieron en bases militares y que estuvieron expuestas a “pozos de quema” tóxicas, a quienes a menudo se les negaron sus reclamos por discapacidad. Considerada la mayor expansión de beneficios en tres décadas, la ley agregó la hipertensión a la lista de dolencias presuntamente causadas por la exposición a sustancias químicas utilizadas durante la Guerra de Vietnam.

Para Sandra Williams, quien pasó la mayor parte de sus cinco años en el ejército en Georgia, “significa mucho” que Biden haya puesto eso en primer plano. Dijo que la ley abrió servicios médicos para varios familiares suyos.

Williams planea respaldar a Biden y no cree que Trump se preocupe realmente por el interés del país. Dijo que Estados Unidos “casi se convirtió en el hazmerreír del mundo” y “perdimios nuestra credibilidad” bajo el mandato de Trump.

Lo que es seguro es que los veteranos tienden a votar. Según la Oficina del Censo, emitieron votos a tasas 8 puntos porcentuales más altas que las de los no veteranos en las últimas elecciones presidenciales.

Esos votos no deben darse por sentado, advirtió Allison Jaslow, directora general de Iraq and Afghanistan Veterans of America (Veteranos de Estados Unidos de Irak y Afganistán), una organización no partidista sin fines de lucro de veteranos. En una encuesta realizada a más de 2.500 miembros, la organización encontró que casi tres cuartas partes de los encuestados estaban insatisfechos con la forma en que la democracia se practica actualmente.

Jaslow opinó que los veteranos están muy comprometidos políticamente porque quieren que sus sacrificios “valgan la pena”. Agregó que algunos políticos afirman que están “a favor de las tropas”, pero no tienen “las agallas” para debatir plenamente lo que significa ir a la guerra.

“Creo que es justo que el veterano promedio sienta que nuestro servicio se dio por sentado”, dijo.

--

Pollard es miembro del cuerpo de The Associated Press/Report for America Statehouse News Initiative. Report for America es un programa de servicio nacional sin fines de lucro que coloca a periodistas en salas de redacción locales para informar sobre temas con poca cobertura.