Anuncios

REPORTE ESPECIAL-Un tanque israelí mató al periodista de Reuters Issam Abdallah en Líbano

Por Maya Gebeily, Anthony Deutsch y David Clarke

BEIRUT/LA HAYA, 7 dic (Reuters) - Un tanque israelí mató a un periodista de Reuters e hirió a seis reporteros en Líbano el 13 de octubre al disparar dos proyectiles en rápida sucesión desde Israel mientras los periodistas filmaban un bombardeo transfronterizo, según una investigación de Reuters.

Los dos impactos causaron la muerte del periodista gráfico de Reuters Issam Abdallah, de 37 años, e hirieron gravemente a la fotógrafa de Agence France-Presse (AFP) Christina Assi, de 28 años, a poco más de un kilómetro de la frontera israelí, cerca de la localidad libanesa de Alma Al-Chaab.

Reuters habló con más de 30 responsables gubernamentales y de seguridad, expertos militares, investigadores forenses, abogados, médicos y testigos para reconstruir un relato detallado del incidente.

La agencia de noticias revisó horas de imágenes de vídeo de ocho medios de comunicación que se encontraban en la zona en ese momento y cientos de fotografías de antes y después del ataque, incluidas imágenes de satélite de alta resolución.

Como parte de su investigación, Reuters también recogió y obtuvo pruebas de la escena, incluida metralla en el suelo e incrustada en un automóvil de Reuters, tres chalecos antibalas, una cámara, un trípode y un gran trozo de metal.

La Organización Neerlandesa de Investigación Científica Aplicada (TNO, por sus siglas en neerlandés), un instituto de investigación independiente que prueba y analiza municiones y armas para clientes como el Ministerio de Defensa neerlandés, examinó el material para Reuters en sus laboratorios de La Haya.

Las principales conclusiones de TNO fueron que el gran trozo de metal era el estabilizador vertical de un proyectil de tanque de 120 mm disparado por un cañón de tanque de ánima lisa situado a 1,34 kilómetros de los reporteros, al otro lado de la frontera libanesa.

Reuters presentó a las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) sus conclusiones, según las cuales los proyectiles de tanque habían sido disparados desde Israel, y planteó preguntas adicionales detalladas, entre ellas si las tropas israelíes sabían que estaban disparando contra periodistas.

El teniente coronel Richard Hecht, portavoz internacional de las IDF, dijo: "No atacamos a periodistas". No hizo más comentarios.

El grupo de siete reporteros de AFP, Al Jazeera y Reuters llevaban chalecos antibalas y cascos azules, la mayoría con la palabra en inglés "PRESS" ("prensa") escrita en letras blancas. Ese día había periodistas de al menos otros siete medios de comunicación en Alma Al-Chaab y sus alrededores.

"Las pruebas que tenemos ahora, y que hemos publicado hoy, demuestran que la tripulación de un tanque israelí mató a nuestro colega Issam Abdallah", dijo la redactora jefe de Reuters, Alessandra Galloni.

"Condenamos el asesinato de Issam. Pedimos a Israel que explique cómo pudo ocurrir y que haga rendir cuentas a los responsables de su muerte y de las heridas causadas a Christina Assi, de AFP, a nuestros colegas Thaier Al-Sudani y Maher Nazeh, y a los otros tres periodistas", agregó. "Issam era un periodista brillante y apasionado, muy querido en Reuters".

"INEXPLICABLE E INACEPTABLE"

AFP dijo que las pruebas reunidas por Reuters confirmaban su propio análisis del incidente.

"Es absolutamente esencial que Israel dé una explicación clara de lo sucedido. Atacar a un grupo de periodistas que estaban claramente identificados como medios de comunicación es inexplicable e inaceptable", dijo el director de noticias globales de AFP, Phil Chetwynd.

El director de comunicación internacional de Al Jazeera, Ihtisham Hibatullah, dijo: "La investigación de Reuters sobre el ataque del 13 de octubre pone de relieve la alarmante pauta de Israel de atacar deliberadamente a periodistas en un intento de silenciar al mensajero".

El Derecho Internacional Humanitario prohíbe los ataques contra periodistas, ya que los medios de comunicación gozan de toda la protección que se concede a los civiles y no pueden considerarse objetivos militares.

En los días posteriores al ataque, el ejército israelí dijo que estaba revisando lo ocurrido, pero no ha hecho pública ninguna conclusión.

La experta en derecho penal internacional Carolyn Edgerton, que ha trabajado en casos de crímenes de guerra en los Balcanes, dijo que filmar posiciones de tanques israelíes en la frontera podría haberse considerado una amenaza para el ejército israelí, si se consideraba que esa información "tenía valor de objetivo para las fuerzas en Líbano".

Sin embargo, en sus respuestas escritas a las preguntas de Reuters, afirmó que dos proyectiles consecutivos contra un grupo de periodistas claramente identificados "constituyen una clara violación del derecho internacional humanitario y pueden equivaler también al crimen de guerra de atacar a civiles".

Atacar directamente a civiles u objetos civiles está estrictamente prohibido por las leyes de los conflictos armados, como los Convenios de Ginebra de 1949, ratificados por todos los Estados miembros de la ONU. Ni Israel, ni Líbano, son signatarios de la Corte Penal Internacional, cuyos 124 Estados miembros aceptan su jurisdicción en el enjuiciamiento de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio.

LOS PROYECTILES IMPACTARON CON 37 SEGUNDOS DE DIFERENCIA

El ataque fue el primero de dos asaltos mortales en el espacio de seis semanas contra reporteros en Líbano que cubrían los enfrentamientos entre el ejército israelí y milicianos de Hezbolá apoyados por Irán a lo largo de la frontera, tras el ataque del 7 de octubre de Hamás contra Israel.

Dos periodistas de la cadena libanesa Al Mayadeen murieron el 21 de noviembre en un ataque mientras filmaban cerca de la frontera con Israel. Al Mayadeen culpó a las IDF de sus muertes. El ejército israelí dijo en un comunicado que se trataba de una zona peligrosa debido a las "hostilidades activas".

Desde que comenzó la guerra de Gaza, las fuerzas israelíes y Hezbolá han intercambiado disparos casi a diario a través de la frontera, conocida como la Línea Azul de la ONU, porque se demarcó para marcar el punto hasta el que las fuerzas israelíes se retiraron del sur de Líbano en 2000.

El 13 de octubre, las informaciones sobre combatientes armados que intentaban infiltrarse en Israel desde Líbano y los posteriores bombardeos transfronterizos atrajeron a periodistas de al menos 10 organizaciones de noticias libanesas y extranjeras —entre ellas la emisora italiana Rai, el diario alemán Die Welt y Associated Press— a la zona de Alma Al-Chaab y sus alrededores.

Un equipo de tres personas de Reuters se dirigió, junto con dos colegas de AFP, a un lugar situado al este del pueblo donde Al Jazeera había estado retransmitiendo en directo la frontera ese mismo día.

Una vez instalados, Reuters comenzó a transmitir imágenes en directo a sus clientes de televisión de todo el mundo a las 17:16 hora local (1516 GMT), con el sonido de los bombardeos ocasionales que interrumpían la toma constante de humo que se elevaba desde detrás de una cresta boscosa al sur.

Después de 45 minutos de emisión, entre el zumbido incesante de los drones y un helicóptero israelí patrullando en lo alto del cielo, el equipo de Reuters giró la cámara para enfocar un puesto militar israelí a poco más de dos kilómetros de distancia, en Hanita, y filmó un tanque disparando un proyectil desde allí hacia el sur del Líbano.

Los equipos de AFP y Al Jazeera también estaban retransmitiendo en directo y movieron sus cámaras al mismo tiempo para mostrar también el puesto israelí de Hanita.

Menos de 90 segundos después, el primero de los dos proyectiles de tanque disparados desde otro puesto de avanzada impactó contra Abdallah y el muro bajo en el que estaba apoyado, matándolo en el acto e interrumpiendo la transmisión en directo de Reuters.

Los trípodes que sujetaban las cámaras de AFP y Al Jazeera se encontraban a unos metros de distancia y siguieron retransmitiendo, captando nubes de polvo que se levantaban tras ellos y los gritos de Assi, de AFP, que había sido alcanzada en las piernas por la metralla.

Treinta y siete segundos más tarde, un segundo proyectil se estrelló contra el automóvil de Al Jazeera, lo incendió, dejó sin señal a AFP y derribó la cámara de Al Jazeera, dejándola filmando nubes en lo alto del cielo y captando las maldiciones y los gritos de los periodistas heridos.

"¿Por qué nos atacaron? ¿Por qué no dispararon un tiro de advertencia? Si no quieren que hagamos fotos, disparen un tiro de advertencia. ¿Por qué atacarnos de repente, sin previo aviso, y luego intentar acabar con nosotros con el segundo ataque?", dijo el periodista de Reuters Al-Sudani, de 47 años, fotógrafo con sede en Bagdad.

ESTABILIZADOR VERTICAL

Las conclusiones a las que llegaron los científicos de TNO se basaban en tres pruebas cruciales: la aleta de cola o estabilizador vertical de aluminio del proyectil obtenido por Reuters; un vídeo inédito proporcionado por la emisora italiana Rai que mostraba el punto de lanzamiento del segundo proyectil y el proyectil en vuelo; y el audio del disparo y el impacto de ambos proyectiles tomado de la emisión en directo de Al Jazeera.

Las fotografías y el vídeo tomados por Al-Sudani y Nazeh, cámara de Reuters, en los minutos posteriores al ataque muestran el estabilizador vertical en el suelo, cerca del cuerpo de Abdallah, en un campo situado detrás del muro bajo alcanzado por el primer proyectil.

TNO dijo que una imagen satelital del 12 de octubre y una foto tomada por Abdallah poco antes del ataque no muestran signos de impactos de munición anteriores, como cráteres, escombros o marcas de quemaduras, por lo que determinó que el estabilizador vertical estaba relacionada con el ataque.

Los análisis de laboratorio revelaron la presencia de estroncio y magnesio en una pequeña cavidad del estabilizador vertical, elementos que son compuestos trazadores típicos, según TNO. Un trazador es una carga pirotécnica que se quema durante el vuelo de un proyectil para indicar hacia dónde se dirige.

"En base a sus características, la gran pieza metálica recuperada en el lugar del incidente se identifica como un conjunto del estabilizador vertical de una munición de tanque de 120 mm con trazador que se disparó con un cañón de tanque de ánima lisa de 120 mm", dijo TNO.

Las brigadas blindadas desplegadas en el norte de Israel por las IDF están equipadas con carros de combate Merkava que tienen cañones lisos de 120 mm, dijo Nick Reynolds, investigador del Royal United Services Institute de Londres.

No hay constancia de que Hezbolá utilice tanques de combate con armas de 120 mm, según tres expertos militares. El ejército libanés dijo a Reuters que el mayor calibre de sus tanques es de 105 mm y que no tenía tanques estacionados junto a la frontera con Israel.

"Creo que la estrategia militar de Israel consiste en matar periodistas para que maten la verdad", dijo el ministro de Información libanés, Ziad Makary.

Makary ha declarado que, tras la investigación de Reuters, el Gobierno está considerando la posibilidad de presentar un caso sobre las violaciones israelíes, incluido el asesinato de Abdallah, ante un tribunal internacional. No especificó qué tribunal, pero reconoció que la CPI no era una opción, ya que Líbano no era signatario.

Makary afirmó que el asesinato de periodistas en Gaza y Líbano es una prueba de que Israel ataca deliberadamente al personal de los medios de comunicación.

Al día siguiente del ataque, las fuerzas de seguridad libanesas afirmaron haber realizado una evaluación técnica en el lugar, que implicaba a Israel. El ejército y los servicios de inteligencia militar libaneses no respondieron a las peticiones de información sobre la evaluación técnica.

Amnistía Internacional afirmó el jueves que los ataques israelíes fueron probablemente un asalto directo contra civiles que debe investigarse como crimen de guerra.

En una declaración separada, Human Rights Watch dijo que los dos ataques israelíes fueron "un ataque aparentemente deliberado contra civiles y, por tanto, un crimen de guerra".

ARMA HUMEANTE

TNO analizó las grabaciones de audio de ambos ataques de la emisión en directo de Al Jazeera junto con el vídeo y el audio de las imágenes de Rai para geolocalizar el punto de disparo de las balas.

Los periodistas de Rai estaban filmando el bombardeo transfronterizo del 13 de octubre desde Alma Al-Chaab cuando oyeron el primer ataque y giraron la cámara hacia el sonido de la explosión.

Las imágenes muestran nubes de polvo que se levantan detrás de los árboles donde impactó el primer proyectil y algo de humo a la derecha del lugar donde se disparó.

A continuación, la cámara captó el segundo impacto, en el que se ve cómo la bala se dispara desde la misma zona, donde el humo sigue flotando en el aire, y cómo partes del automóvil de Al Jazeera vuelan por encima de los árboles tras el impacto.

Utilizando el audio de Al Jazeera, TNO calculó el intervalo entre el sonido de los dos disparos y el ruido sordo de las ráfagas para determinar que el punto de disparo estaba a 1.343 metros de los reporteros. Las firmas sonoras de los impactos coincidían, lo que demostraba que ambos proyectiles habían sido disparados desde la misma posición.

Combinando su análisis acústico con las imágenes de Rai, la ubicación de la cámara de Rai y la ubicación de los reporteros, la TNO trianguló el punto de disparo con la coordenada 33°05'57.3 "N 35°12'44.3 "E, con un margen de error de 17 metros.

Según Google Maps, esa referencia cuadriculada se encuentra en una rampa de tierra en un puesto militar de Jordeikh, en territorio israelí, junto a la frontera. Expertos militares afirman que los tanques suben por esas rampas para disparar y luego retroceden por la pendiente para ponerse a cubierto.

"Mediante triangulación pudimos determinar el punto de disparo, que se encuentra justo detrás de la Línea Azul de la ONU", dijo Erik Kroon, investigador jefe de la TNO para el incidente del 13 de octubre.

Según TNO, basándose en las características de los estabilizadores verticales y en la velocidad media calculada del proyectil, de 932 metros por segundo, los proyectiles que alcanzaron a los periodistas eran dos M329 Anti-Personnel/Anti-Material, dos M339 High-Explosive, o una combinación de ambos.

Ambos proyectiles son fabricados por Elbit Systems, con sede en Haifa, que no respondió a las peticiones de comentarios.

Otro análisis de fotografías de fragmentos de proyectiles realizado para Reuters por el Center for Information Resilience, organización internacional con sede en Londres que investiga posibles violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra, también concluyó que procedían de un proyectil de tanque de 120 mm fabricado por Elbit Systems.

TNO dijo que su análisis fue realizado por siete empleados de su Departamento de Materiales Energéticos y revisado por un científico senior y un científico principal.

TNO proporcionó a Reuters un resumen de 10 páginas de sus principales conclusiones hasta el momento y entregará un informe final a principios de 2024.

A PLENA VISTA

Reuters dio luz verde a los reporteros para que acudieran a las afueras de Alma Al-Chaab porque, antes del 13 de octubre, la zona no había sufrido ninguna escalada significativa y no se consideraba de alto riesgo.

"Issam no se encontraba en una zona de combate activo cuando fue alcanzado. Él y sus colegas estaban junto a periodistas de otros medios de comunicación, en una zona alejada del conflicto activo", dijo Reuters en un comunicado.

El equipo de Reuters no alertó de su presencia a los actores armados de esa zona de Líbano —el ejército libanés, Hezbolá y las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU— ni al ejército israelí, ni ninguna de las partes había solicitado dicha notificación.

"No es práctica habitual informar a las partes armadas sobre la localización exacta de nuestros reporteros. Sin embargo, el ejército libanés exigió a los periodistas que pidieran permiso para trabajar en el sur de Líbano, por lo que se les había informado de los nombres de nuestros periodistas que operaban en la zona en general", dijo la agencia de noticias.

El cámara de Reuters Nazeh, de 53 años, que trabaja en Bagdad, dijo que eligieron el lugar porque estaba en la cima de una colina, en una zona abierta sin árboles ni edificios que pudieran ocultar a los reporteros de los puestos militares israelíes cercanos.

Nazeh dijo que se sintieron relativamente seguros porque estaban claramente identificados como periodistas y a la vista de los militares israelíes, tanto en tierra como en el aire.

"Mi valoración es que estábamos en el lugar más seguro posible. Estábamos muy cómodos, sentados, filmando y riendo y no nos sentíamos en peligro porque nunca habríamos esperado que atacaran a periodistas", dijo Nazeh.

El videoperiodista de AFP Dylan Collins, de 35 años, que fue alcanzado por la metralla del segundo ataque, se mostró de acuerdo.

"No estábamos escondidos bajo los árboles, ni nada parecido. Éramos claramente siete periodistas bien identificados, con chalecos de prensa y cascos, con un automóvil que ponía 'TV', de pie en una zona abierta frente a un emplazamiento militar israelí, a unos dos kilómetros o kilómetro y medio de nosotros, al oeste y al este, con múltiples torres de vigilancia", dijo Collins.

"Sabían que estábamos allí desde hacía más de una hora".

La primera persona que llegó al lugar de los hechos tras el atentado fue Ali Ahmed Rabah, del canal de televisión qatarí Al Araby, que había estado filmando en las inmediaciones junto con la Lebanese Broadcasting Corporation International.

Al Araby filmó el momento inmediatamente posterior, mientras los aturdidos reporteros trataban de asimilar lo sucedido y se daban cuenta de que Assi estaba gravemente herida y Abdallah muerto.

"No podemos traer de vuelta a Issam. Issam se ha ido", dijo Nazeh, periodista de Reuters. "Pero nos oye, nos ve y espera que hagamos algo por él. Nada material. Pero que expongamos al mundo quién le atacó, quién le mató".

(Reporte de Maya Gebeily en Beirut y Alma Al-Chaab, Anthony Deutsch en La Haya y David Clarke en Londres; reporte adicional de Laila Bassam, Tom Perry y Emilie Madi en Beirut, James Mackenzie en Jerusalén, George Sargent, Eleanor Whalley y Simon Gardner en Londres, Milan Pavicic en Gdansk, Riham Alkousaa en Berlín, Haider Kadhim en Bagdad y Simon Scarr en Singapur; producción de vídeo de Johnny Cotton en Bruselas y Lucy Ha en Londres; escrito por David Clarke; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)