Anuncios

Renuncia presidenta de Hungría en medio de escándalo por abuso sexual

BUDAPEST (AP) — La presidenta conservadora de Hungría renunció el sábado en medio de la indignación pública provocada por el indulto que concedió a un hombre condenado como cómplice en una causa de abuso sexual de menores, una decisión que le provocó un escándalo político sin precedentes al gobierno nacionalista.

Katalin Novák, de 46 años, anunció en un mensaje televisado el sábado que dejaría el cargo que ejercía desde 2022.

La revelación hace poco más de una semana del indulto presidencial que concedió en abril de 2023 a un hombre condenado por ocultar una serie de abusos sexuales a menores en un hogar estatal para huérfanos provocó indignación generalizada.

“Emití un indulto que causó desconcierto e inquietud a mucha gente”, dijo Novak el sábado. “Cometí un error”.

La renuncia de Novák se produjo como un inusual episodio de agitación política para el partido nacionalista, Fidesz, que gobierna con una mayoría constitucional desde 2010. Bajo el liderazgo del primer ministro populista Viktor Orbán, Fidesz ha sido acusado de desmantelar las instituciones democráticas y manipular el sistema electoral y los medios de comunicación a su favor.

Novák, aliada de Orbán y ex vicepresidenta de Fidesz, se desempeñó como ministra de Familias hasta su nombramiento a la presidencia. Ha defendido abiertamente los valores familiares tradicionales y la protección de los niños.

Fue la primera mujer presidenta en la historia de Hungría y la persona más joven en ocupar el cargo.

El hombre en cuestión fue condenado a más de tres años de prisión en 2018 por ayudar a encubrir los abusos sexuales del director de la institución, condenado a ocho años por abusar de al menos 10 niños entre 2004 y 2016.

Novak, quien emitió el indulto junto con otras dos docenas en ocasión de la visita del papa Francisco en abril de 2023, negó en principio haber actuado de manera incorrecta y rechazó los reclamos de una explicación formal.

Todos los partidos opositores reclamaron la renuncia de Novak, y el más grande inició un proceso por violación de la ética en el Parlamento.

El jueves, una legisladora de la Coalición Democrática entregó una carta a los representantes de la Iglesia Católica en Hungría para que la transmitan al papa Francisco, según la cual Novak “sirvió al pecado” al otorgar el indulto en ocasión de la visita del pontífice.

La legisladora Olga Kálmán dijo que el indulto limpió el prontuario del ex vicedirector del asilo, permitiéndole volver a trabajar con niños.

“Este indulto significa que, de ahora en adelante, no tiene prontuario criminal ni se le prohíbe practicar su vocación. A partir del indulto, puede volver a trabajar en un hogar para huérfanos”, dijo Kálmán a The Associated Press.

También estuvo implicada Judit Varga, otra figura clave de Fidesz que era ministra de Justicia en ese momento y respaldó el indulto. Se esperaba que Varga encabezara la lista de candidatos del Fidesz al Parlamento Europeo cuando se celebren elecciones este verano.

Pero en una publicación de Facebook el sábado, Varga anunció que asumiría la responsabilidad política y se retiraría de la vida pública.