Renuncia un departamento de policía completo en Carolina del Norte por el ambiente de trabajo

·4  min de lectura

Todo el personal de un pequeño departamento de policía en Carolina del Norte renunció, citando el ambiente de trabajo creado por la delegada de la ciudad, lo que llevó a la ciudad a realizar una reunión de emergencia en respuesta al abandono masivo.

Josh Gibson, el exjefe de policía del Departamento de Policía de Kenly, cinco oficiales, la secretaria municipal y la secretaria de servicios públicos presentaron su renuncia con dos semanas de anticipación el miércoles en la tarde, informó CBS 17 por primera vez.

“Presenté mi renuncia junto con todo el departamento de policía, Sharon Evans y Christy Thomas ante la ciudad de Kenly después de 21 años de servicio”, escribió Gibson en una publicación pública de Facebook el miércoles en la noche.

“La nueva delegada ha creado un ambiente en el que no siento que podamos realizar nuestras funciones y servicios a la comunidad”, continuó la publicación. “No sé qué sigue para mí. Voy a dejar que el Señor guíe el camino. He querido mucho a esta comunidad... se ha convertido en una familia y representa un gran honor el servirles... Dios los bendiga a todos en Kenly”.

Todos los empleados de tiempo completo de la fuerza de Kenly mencionaron en sus avisos de renuncia que ya no podían realizar sus funciones debido al ambiente de trabajo creado por la delegada de la ciudad, Justine Jones.

“Todos nosotros estamos muy desconsolados por tener que llegar a esto”, dijo Gibson a CBS 17 después de enviar su aviso de renuncia.

Jones, quien fue nombrada delegada de la ciudad con una población de aproximadamente 2.400 personas en mayo por el ayuntamiento, después de que realizaron una búsqueda de candidatos a nivel nacional que arrojó 30 finalistas. Comenzó a trabajar en el puesto el 2 de junio.

En un comunicado que anunció el nombramiento de Jones en mayo, fue descrita como responsable de brindar servicios públicos “eficaz y eficientemente” en los gobiernos locales de Minnesota, Carolina del Sur y Carolina del Norte y de supervisar presupuestos que van desde US$5.000 a US$61 millones.

“Me siento honrada de que el ayuntamiento me haya confiado la responsabilidad de ser la próxima delegada de Kenly”, dijo Jones en un comunicado luego del nombramiento.

“La diversidad y el potencial dinámico de Kenly ofrecen desafíos intrigantes y un futuro prometedor de crecimiento y prosperidad del que estoy emocionada de formar parte”.

La ciudad anunció que se programaría una reunión de emergencia el viernes a las 7:00 pm para discutir el éxodo masivo del departamento de policía del pueblo.

En una entrevista con ABC 11, Gibson expresó cómo él y el resto de los miembros de la fuerza sentían que no tenían suficiente personal y que el estrés del trabajo estaba creando un ambiente tóxico.

“Fue mucho estrés para muchos de nosotros tratar de mantener y conservar la cobertura”, dijo Gibson. “Esto es desgarrador. La comunidad siempre nos ha apoyado muchísimo”.

Por lo general, el departamento tiene ocho oficiales en el personal, informó WRAL, pero recientemente solo ha estado operando con un personal de cinco.

El sheriff del condado de Johnston, Steve Bizzell, dijo a The News & Observer en una entrevista que su oficina se asegurará de que los residentes de Kenly estén protegidos, y señaló que esta es la primera vez que su oficina ha tenido que lidiar con un departamento de policía completo que presenta sus renuncias al mismo tiempo.

“La Junta de Comisionados [del condado] y yo estamos de acuerdo en que la prioridad número uno del gobierno es la seguridad pública”, dijo el alguacil Bizzell. “Vamos a estar allí para la gente de Kenly siempre que necesiten la aplicación de la ley”.

WRAL obtuvo las cartas de renuncia de algunos de los empleados que enviaron su aviso a la ciudad, muchos de los cuales coincidieron en las preocupaciones incluidas en la publicación de Facebook de Gibson.

“Disfruté mi tiempo trabajando en el Departamento de Policía de Kenly y tenía la intención de permanecer empleado en la ciudad”, escribió Darren Pate, uno de los oficiales que presentó su aviso esta semana, en una carta obtenida por WRAL. “Pero desafortunadamente se están tomando decisiones que me hacen cuestionar qué deparará el futuro para todos los empleados de la ciudad”.

The Independent se comunicó con Jones y la ciudad de Kenly en busca de comentarios sobre las renuncias, pero no recibió respuesta de inmediato.

The Post and Courier informó en mayo de 2016 que Jones, una mujer negra, había demandado previamente a su empleador, el condado de Richland en Carolina del Sur, alegando, en parte, que había sido despedida de su puesto por denunciar problemas dentro del programa de impuestos del transporte del condado.

Jones, quien fue empleada como gerente de investigación y subdirectora del condado, alegó en la demanda que enfrentó discriminación de género, racial y por discapacidad después de que fue despedida.

La demanda se presentó inicialmente en un tribunal estatal y luego pasó al Tribunal de Distrito de EE.UU. antes de ser desestimada voluntariamente. Los registros judiciales nunca revelaron por qué se desestimó el caso, según WRAL.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.