Anuncios

El Reino Unido requiere impulso económico. ¿La coronación lo brindará?

¿Acercas tu silla? Las empresas británicas esperan que el ambiente festivo dure un tiempo. (Sandra Mickiewicz/The New York Times)
¿Acercas tu silla? Las empresas británicas esperan que el ambiente festivo dure un tiempo. (Sandra Mickiewicz/The New York Times)

Un despliegue de Union Jacks ondea en Regent Street, en el centro de Londres. (Sandra Mickiewicz/The New York Times)

Dawn Anchor, que administra un pub en el pueblo de Kings Worthy, a unos 100 kilómetros al suroeste de Londres, tiene todo lo que necesita: montones de banderines rojos, blancos y azules, minibanderas y una figura de cartón a tamaño natural del rey Carlos III.

La coronación este fin de semana del nuevo monarca de Reino Unido ha sido un regalo para su establecimiento, uno de los pocos pubs de Reino Unido oportunamente llamado The King Charles.

Al igual que muchos empresarios que atraviesan el bache económico de Reino Unido, Anchor espera que la coronación traiga la alegría (y las ventas) que tanto necesita.

En The King Charles, las celebraciones comenzarán el viernes, con una jornada de 17 horas en la que se servirá desde el desayuno hasta la cena, pasando por el té vespertino. Fuller’s Coronation King’s Ale, una edición especial amarga de la cerveza, se servirá de barril y es probable que contribuya a los más de 8 millones de litros adicionales que se espera se sirvan en todo el país durante los tres días del fin de semana, según la Asociación Británica de Cervezas y Pubs.

Los festejos en los pubs van más allá del tradicional pasatiempo británico de beber. También están previstos concursos de pasteles, exhibiciones caninas, paseos en carruaje, cantos corales y otras actuaciones musicales.

“Espero un gran aumento” de clientes, afirma Anchor. Pero lo más importante, dijo, es que el fin de semana es una oportunidad para “mostrar lo que hacemos” y atraer a la gente para que siga viniendo una vez que se retire el banderín de la coronación.

“Se trata de lo que la gente pueda hacer después”, dijo.

Al país, —empresas y hogares por igual—, le vendría bien un respiro. Durante gran parte del año pasado, la economía británica estuvo estancada. Su tasa de inflación es la más alta de Europa occidental, los precios de los alimentos son un 20 por ciento más altos que hace un año y los hogares sienten la dura presión de una profunda crisis del costo de la vida.

La factura de energía de The King Charles se ha duplicado y el costo de los alimentos se ha disparado. Aumentar el número de clientes, por ejemplo con comidas a precios reducidos en días tranquilos, ha sido la única forma que ha tenido el pub de luchar contra el aumento de los costos. El negocio ha ido bien, dice Anchor, pero los esfuerzos por atraer a la gente al pub no pueden dar tregua. El fin de semana de la coronación es una oportunidad imperdible.

El sector de la hostelería, en particular, se beneficiará de este fin de semana, que incluye una fiesta nacional el lunes. UKHospitality, un grupo del sector, calcula que las empresas ingresarán 350 millones de libras (437 millones de dólares) adicionales, ya que los hoteles se llenarán y los pubs tendrán permitido estar abiertos hasta más tarde. Las empresas esperan que la coronación estimule la confianza de los consumidores, pero es poco probable que las celebraciones cambien radicalmente la economía británica.

“El impacto global será probablemente muy pequeño: podría ser positivo o podría ser negativo”, afirma Stephen Millard, subdirector del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social.

Los feriados nacionales tienden a reducir la producción económica porque las oficinas, fábricas y muchos otros lugares de trabajo cierran durante el día, aunque aumente la actividad turística y hostelera. El fin de semana del Jubileo de Platino de junio del año pasado, en el que se celebraron los 70 años en el trono de la reina Isabel II y se incluyó un día festivo adicional, tuvo escaso efecto en los datos trimestrales de crecimiento económico.

“El panorama general va a ser de crecimiento muy lento este año, no creo que eso vaya a cambiar, con coronación o sin ella”, añadió Millard. El Reino Unido podría evitar una recesión este año, ya que la economía va ligeramente mejor de lo esperado, pero lo que la economía necesita es una rápida desaceleración de la inflación y un aumento de la inversión pública en sectores críticos como la salud, la educación y las infraestructuras, dijo.

Pero la coronación podría mejorar la confianza, dijo Millard. “A la economía le vendría bien un pequeño empujón”.

También se esperaba que la última coronación, en 1953, trajera cierto alivio. La economía aún se estaba recuperando de la Segunda Guerra Mundial. Hubo celebraciones familiares, incluyendo procesiones y fiestas callejeras. El racionamiento de azúcar seguía vigente, aunque se suavizó ligeramente para que la gente pudiera disfrutar de las celebraciones, según la página web del Parlamento británico.

Setenta años después, los pasteles y otras delicias son clave para las celebraciones. Los minoristas de alimentación venden pasteles, galletas y otros artículos con motivo de la coronación. El Centre for Retail Research calcula que se gastarán más de 130 millones de libras en comida y artículos de fiesta, así como otros 245 millones de libras en recuerdos y otros artículos de memorabilia. Las ventas supondrían una gran ayuda para los minoristas, ya que durante la mayor parte de los dos últimos años el volumen de ventas ha ido descendiendo, puesto que los altos precios obligaron a la gente a recortar gastos.

Aun así, no se espera que el fin de semana de la coronación sea tan grande como el del Jubileo de Platino, según Kate Nicholls, directora ejecutiva de UKHospitality. Pero mayo trae otros dos días festivos y el Festival de Eurovisión, este año con sede en Liverpool, y viene seguido rápidamente por las finales de la Copa FA, el popular torneo de fútbol.

“Hay algo para todo el mundo y esperamos poder empezar a recuperar el impulso y la confianza de los consumidores”, afirmó Nicholls.

“Ha sido un camino largo y lento hacia la recuperación” desde la pandemia, dijo, señalando el aumento de las facturas de energía y otros costos, así como los problemas de personal.

Brigit’s Bakery, en el centro de Londres, está aprovechando el aumento del turismo. Ha decorado con motivos de la coronación uno de sus autobuses de dos pisos en los que se sirve el té de la tarde. Tres veces al día, durante aproximadamente un mes, el autobús de la coronación pasará por las principales atracciones turísticas de Londres, como una valla publicitaria en movimiento.

La coronación “está trayendo una enorme inyección de dinero para los negocios del centro de Londres, y nosotros podemos recibir algunos de esos beneficios”, afirma Mehran Sahabi, director de operaciones de la pastelería.

Será un impulso bienvenido, ya que la panadería ha visto cómo se disparaba el precio de sus productos básicos, es decir, la harina y la mantequilla.

Para los turistas con bolsillos más abultados, el Hotel Cafe Royal ofrece un paquete que incluye una visita privada a la Torre de Londres y la contemplación de las Joyas de la Corona fuera del horario de apertura. Precio inicial: 12.995 libras.

La excursión ha sido preparada por Linda Hugo, que lleva años diseñando experiencias exclusivas de temática relacionada con la realeza. Desde que fundó su empresa, Beyond Curated, en 2019, ha tenido que dirigir su negocio durante confinamientos pandémicos. Espera que la coronación sea el inicio de un aumento del negocio y del turismo para todo el año; ya está ideando nuevos temas inspirados en los intereses del rey, como la botánica.

“El comienzo del año ha sido un poco más tranquilo de lo que esperaba”, dice Hugo. “Aunque ahora está repuntando significativamente, creo que quizá todavía no estamos viendo mucha emoción a nivel internacional en torno a la coronación como esperábamos”.

Espera que algunas personas quieran evitar las multitudes y visiten Londres después de las festividades.

En el pub The King Charles, en Kings Worthy, también se espera que esto sea solo el principio. Los visitantes del pub este fin de semana serán recibidos con carteles que anuncian los próximos eventos, entre ellos representaciones al aire libre de Romeo y Julieta.

“Este es el comienzo del verano para nosotros”, dijo Anchor.

Eshe Nelson es periodista en Londres, donde escribe sobre empresas, economía británica y finanzas.

c. 2023 The New York Times Company