La reina Máxima sufre dos grandes pérdidas en medio de la crisis de la corona

·2  min de lectura
Máxima de Holanda: "Se están haciendo cambios regulatorios muy importantes en la Argentina"
Javier Gonzalez Toledo

La última semana puede considerarse entre las más difíciles que le tocaron vivir a Máxima Zorreguieta desde que se convirtió en reina de Holanda. En plena superación de la crisis disparada por las vacaciones de su familia en Grecia en el marco de la pandemia de coronavirus, la argentina perdió a dos de sus mejores aliadas. Se trata de sus fieles colaboradoras Lady Lieke Gaarlandt van Voorst van Beest y Gabriella Sancisi, que dejarán de prestar servicios a la corona.

Reina Máxima: por qué tambalea el cuento de hadas de la argentina en Holanda

El adiós de Lady Lieke Gaarlandt después de casi tres décadas

El primer golpe para la esposa del rey Guillermo fue la noticia de que su dama de honor la abandonaba. Días atrás, se supo que Lady Lieke Gaarlandt van Voorst van Beest, la persona en quien la argentina supo depositar toda su confianza, dejará su puesto en la corte. Tras 28 años de trabajo y habiéndose convertido en una pieza clave para la preparación de Máxima como reina, Lady Lieke Gaarlandt van Voorst van Beest se retirará a principios de mayo.

La mujer de 74 años, es la persona que más tiempo permaneció en servicio, tras ser contratada por la reina Beatriz en 1993. En ese entonces, Gaarlandt era profesora de francés y, cuando se produjo el cambio de trono en 2013, el Guillermo la designó asistente de Máxima.

Los difíciles días que vive Máxima de Holanda, luego de que Lady Lieke Gaarlandt van Voorst van Beest y Gabriella Sancisi comuniquen su renuncia a sus labores para la realeza holandesa
Captura Instagram / koninklijkhuis


Los difíciles días que vive Máxima de Holanda, luego de que Lady Lieke Gaarlandt van Voorst van Beest y Gabriella Sancisi comuniquen su renuncia a sus labores para la realeza holandesa (Captura Instagram / koninklijkhuis/)

Pero Gaarlandt no fue cualquier dama de honor, sino la encargada de supervisar a todo el equipo que trabaja para la reina consorte, y se ganó su confianza. Máxima aprendió con ella el protocolo de la corona y todo lo que debía saber sobre la cultura y la historia holandesas.

La pérdida de Gabriella Sancisi, su mano derecha

El segundo golpe para Máxima es la pérdida de Sancisi. Una semana después de conocer la renuncia de Gaarlandt, Gabriella, que fue su mayor confidente desde marzo de 2014, también comunicó que abandonará sus responsabilidades como secretaria privada de Máxima. Es que la mujer acaba de ser designada como embajadora de Holanda en Eslovaquia por el ministro de Relaciones Exteriores, Stef Blok.

El sentido mensaje de la reina Máxima para despedir al príncipe Felipe: “Inolvidable”

Sancisi ingresó al Ministerio de Asuntos Exteriores en 1997 y tiene un currículum brillante. Mucho antes de convertirse en la mano derecha de Máxima, la mujer trabajó en el Consulado General de Nueva York, en la Dirección de Europa Occidental y Central y fue secretaria privada del Secretario de Estado de Asuntos Europeos y del Ministro de Asuntos Exteriores. Para Zorreguieta fue un sostén clave, en particular en sus responsabilidades como reina dentro de las Naciones Unidas.