Anuncios

Región panameña duramente golpeada por las protestas antiminería festeja el fallo judicial

David (Panamá), 28 nov (EFE).- La provincia de Chiriquí, ubicada en la frontera con Costa Rica y la más golpeada por la protestas antiminería en Panamá, festejó este martes con marchas y caravanas el fallo del Supremo panameño que marcará el cierre de una gran mina de cobre en el país explotada por una filial de la canadiense First Quantum Minerals (FQM).

A los chiricanos les tomó por sorpresa la noticia tempranera del veredicto de la Corte Suprema que declaró "inconstitucional" la Ley 406 de 2023, que aprobaba el contrato entre el Estado y Minera Panamá, filial de FQM, festejándolo además porque así se desactivaban los bloqueos a la vía Panamericana que los mantuvieron aislados y desabastecidos.

Con el retorno al movimiento usual, miles salieron a las calles en una caravana que cubrió varios kilómetros con banderas panameñas en sus autos, a la vez que grupos organizados, sociedad civil, sindicatos y ambientalistas recorrían en una marcha las principales calles en distintos puntos de esta región del país.

No solo en David, capital de Chiriquí, sino en las principales cabeceras de distritos, muchos con lágrimas y otros con fervor, coreaban que el sacrificio había valido la pena.

"Lloramos, nos alegramos y gritamos por el triunfo que logró el país, el triunfo que logró la población (de la etnia indígena) Ngäbe Buglé que ha estado 24/7 en 38 días" manifestándose en contra de la minería, dijo a EFE Evangelisto Miranda Montezuma.

Montezuma, presidente del Consejo General Ngäbe Buglé y dirigente del movimiento contra la minería en la localidad de Horconcito, en Chiriquí, añadió que este martes lo vivió como "un día de verdad, un momento que sinceramente no cabe en mi pecho (por) esa alegría de conocer el resultado de la Corte Suprema de Justicia".

A su vez, agotada y quemada por el sol, Dalia Morales, una de las dirigentes de las organizaciones de educadores y vestida con una enagua de los pueblos originarios Ngäbe Buglé, advirtió a EFE que se mantendrán vigilantes y que "de no acatarse el fallo van a volver a las calles".

Morales manifestó que celebran este fallo de inconstitucionalidad como un "logro del sacrificio, esfuerzo y la sangre derramada de tres mártires de la clase obrera panameña", y que por ello, dijo, "vestimos esta enagua que representa la dignidad del pueblo Ngäbe Buglé".

Milagros Pinzón, profesora universitaria de Historia, recordó la importancia de que el fallo se diera este 28 de noviembre, una fecha en la que se conmemora los 202 años de la independencia de Panamá de España, por lo cual, dijo, salió a las calles de David para celebrar el dictamen de la Corte Suprema.

"Fue muy emotivo, no pude contener las lágrimas, sobre todo recordando a los maestros que fallecieron en Chame, al maestro que falleció en Horconcitos (...) dieron su sangre por esta lucha" en rechazo al polémico y cuestionado contrato minero, afirmó.

Daysi Concepción, otra chiricana, se arrodilló y agradeció a Dios por el resultado.

Reactivación del movimiento de carga

Con las emotivas celebraciones por el dictamen de la Corte Suprema, se sumó también la llegada de los primeros camiones de carga internacional al cordón fronterizo con Costa Rica de Paso Canoas, que buscaban salir del país, con conductores cansados de permanecer más de 30 días en el bloqueo de la vía Panamericana.

También más de 400 camiones procedentes de Centroamérica que estaban en los recintos aduaneros de Paso Canoas avanzaron hacia la capital panameña, mientras otros se dirigían con destino a los países Centroamericanos con millonarias mercancías.

Según los últimos informes a los que tuvo acceso EFE esta tarde, unos 87 vehículos articulados cruzaron la frontera de Paso Canoas hacia Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, de ellos 28 con destino a El Salvador y 27 a Guatemala.

Se espera que con el fallo del Supremo se ponga fin a la crisis desatada por la aprobación exprés del contrato ley por el Parlamento y el Gobierno, con saldo de cuatro muertos, un paro de docente que dejó sin clases en el último mes a cerca de 800.000 estudiantes, y un descalabro económico por los bloqueos.

(c) Agencia EFE