Así es el lujoso yate de más de 5 millones de euros que Rafael Nadal recibió de cumpleaños

LA NACION

Rafael Nadal agradeció al mundo los saludos que recibió por su cumpleaños número 34. Una situación siempre especial para él, dado que cada año celebraba la fecha en plena competencia de Roland Garros. Claro, en 2020 la costumbre debió interrumpirse por la pandemia del coronavirus. Lo concreto es que el español, a 15 años de su primera conquista en Paris, se dio un lujo en sus tierras y recibió como regalo un lujoso yate valuado en 5,5 millones de euros.

El modelo de la embarcación es el 80 Sunreef Power. Cuenta con 23,95 metros de eslora, una manga máxima de 12 metros y una capacidad para 12 pasajeros. Atracó este fin de semana en el Club Náutico de Porto Cristo, Mallorca, en medio de una gran expectativa.

LEE también | Michael Jordan donará 100 millones a lucha contra el racismo

El catamarán cuenta con varios dormitorios para hasta doce personas, spa, piscina de hidromasaje y bar, según ha trascendido en publicaciones especializadas.

Una de las características del yate que más destaca es la suite principal, que incorpora una cama doble que da a la terraza de proa, un baño con ducha a ras de suelo, vestidor y escritorio. También dispone de una lancha auxiliar y motos de agua.

Tal como publican en España, Nadal y Mery Perelló -se casaron en octubre de 2019- ya les mostraron su nueva adquisición a Sebastián, el padre del tenista y a Maribel, su hermana, con la que ambos mantienen una excelente relación.

Según detallas los medios españoles, en agosto del año pasado la empresa pública del Govern, Ports de les Illes Balears, autorizó al Club Náutico de Porto Cristo a remodelar los amarres del puerto para que Nadal, número dos del mundo y ganador de 19 títulos Grand Slam, pudiera amarrar su nueva joya.

En las últimas semanas, Nadal tuvo mucha actividad en redes sociales y dejó varios pensamientos. Uno, acerca de los efectos del Covid-19 y cómo seguirá todo después de la pandemia: "No creo en la nueva normalidad. A mí me gusta la antigua normalidad, pero con adaptaciones. Aprendiendo de todo lo que ha ido sucediéndonos. El ser humano tiene una cosa buena, la gran capacidad de adaptación, pero también tiene una mala, una gran capacidad de olvido. A veces nos olvidamos de las cosas malas y de lo bien que estamos cuando estamos bien", dijo.

Además, se mostró pesimista acerca de una pronta vuelta del circuito: "Yo firmo estar listos para 2021. Ojalá. Me preocupa más el Abierto de Australia que lo que ocurra a finales de este año. El 2020 lo veo prácticamente perdido. Tengo la esperanza de poder empezar el próximo año. Ojalá que así sea", dijo. Por ahora, el jugador oriundo de Manacor se dedica a disfrutar de su nueva joya.