Anuncios

"Recaptura callará voces de que hay relación gobierno con narco"

CIUDAD DE MÉXICO, enero 5 (EL UNIVERSAL).- La posible recaptura de Ovidio Guzmán, hijo del "Chapo" Guzmán, ocurrida la mañana de este jueves en Sinaloa, acallará los rumores en torno a que el actual gobierno mantiene un pacto con lideres de cárteles de las drogas, asegura el especialista en seguridad y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Édgar Ortiz Arellano.

"Esta aprehensión beneficia al Presidente de la República ante los rumores que desde hace años están latentes entre la opinión pública en el sentido de que existe un pacto con el cártel de Sinaloa, que encabezaba Ovidio. Y eso a todas luces, demeritaba la legitimidad y gobernabilidad del Ejecutivo federal", asegura.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el especialista menciona que con la recaptura del presunto delincuente "estos rumores se acallarán o por lo menos disminuirán, dándole mayor credibilidad al Presidente al fincar la idea de que se está trabajando para generar paz y seguridad en el país".

El especialista considera que esa recaptura debe ser el impulso para enfrentar a otros grupos delincuenciales que operan en territorio nacional y que operan con altos niveles de impunidad.

"El haber aprehendido a Ovidio es una señal positiva tanto para la sociedad mexicana como para el extranjero. Había fuertes suspicacias sobre posibles vínculos de este gobierno con el crimen organizado Pero así se debería hacer en otros estados con otros criminales que tienen asoladas a regiones enteras del país", dice.

Para ejemplificar, Ortiz Arellano menciona a Guanajuato, en el que se encuentran varios "líderes huachicoleros: en Michoacán, donde los cárteles han extendido sus operaciones criminales a diferentes ramas que afectan la productividad del país y me refiero al caso de Tamaulipas, donde sigue la presencia constante del crimen organizado.

"Incluso la Ciudad de México, en la que se sabe con precisión la operación de grupos criminales vinculados al narcotráfico. Si se aplicara esta contundencia y firmeza del actual gobierno en todas estas regiones, sin lugar a dudas mandaría una señal positiva y esperanzadora, pero sobre todo resolvería en buena parte el problema de violencia que vivimos hoy en día".

Ortiz Arellano reconoce que la recaptura de Ovidio es un acierto para el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque asegura que este golpe al cártel de Sinaloa se inserta en una estrategia mediática que incide con la X Cumbre de Líderes de América del Norte y con las elecciones que se realizarán este año en Coahuila y el Estado de México.

"En política no existen las casualidades y ese hecho se inserta en la reunión de López Obrador con sus homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, y con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y en los comicios que vienen en dos bastiones importantes para el PRI, como son el Estado de México y Coahuila, y que sin lugar a duda son el preámbulo para las elecciones del 2024.

"Entonces, pareciera que esa recaptura fue calculada no en términos de seguridad, sino en términos de carácter político", sostiene.