Rebeldes de Tigré apoyan un proceso de paz en Etiopía auspiciado por la UA

·2  min de lectura

Adís Abeba, 11 sep (EFE).- Los rebeldes de la región etíope norteña de Tigré, en guerra con el Gobierno central de Etiopía desde 2020, se declararon hoy "preparados para participar en un proceso de paz bajo los auspicios de la Unión Africana (UA)".

En un comunicado, el Frente Popular de Liberación de Tigré (FPLT), partido que gobernaba la región antes del conflicto armado, se declaró también "listo para cumplir un cese de las hostilidades mutuamente acordado para crear una atmósfera conductiva".

EL FPLT espera un "proceso de paz creíble liderado por la UA que incluya "mediadores mutuamente aceptables" y "observadores internacionales que ayuden a construir confianza mutua entre las partes, instalar confianza en el proceso de paz y apoyar y supervisar la aplicación de compromisos".

También abogan por la intervención de "expertos internacionales para aportar la guía necesaria y el consejo sobre la integridad del proceso de paz".

"Estamos convencidos de que sólo a través de un diálogo pacífico podemos logra una solución duradera a este trágico conflicto", subrayaron los rebeldes, en una nota publicada con motivo de la celebración hoy del Año Nuevo etíope.

Tras el cese de las hostilidades, el FPLT señaló que el "siguiente paso es finalizar un alto el fuego negociado integral y un diálogo político inclusivo para resolver asuntos subyacentes al conflicto actual".

El llamado "Gobierno de Tigré" añadió que ha establecido un "equipo de negociación listo para desplegarse sin demora".

Hasta la fecha, los rebeldes habían sido reacios a participar en un proceso auspiciado por la AU por su desconfianza hacia el alto representante de la Unión Africana para el Cuerno de África, el expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo, a quien consideran próximo al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed.

La UA anunció este sábado la extensión del mandato de Obasanjo, el mediador que busca una solución al conflicto.

El comunicado se emitió en un momento de intensificación de los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional para impulsar un diálogo de paz, después de que el pasado 24 de agosto el Gobierno de Etiopía y los rebeldes tigrinos reanudaran las hostilidades y se culparan mutuamente de romper la tregua vigente.

La reanudación de las hostilidades marcó el fin de la "tregua humanitaria indefinida" declarada el pasado marzo por el Gobierno y el compromiso de los rebeldes a un "cese de las hostilidades".

También representó un mazazo para los intentos de iniciar conversaciones de paz entre el Ejecutivo que dirige Abiy y el FPLT.

La guerra empezó el 4 de noviembre de 2020, cuando Abiy ordenó una ofensiva contra el FPLT en respuesta a un ataque a una base militar federal y tras una escalada de tensiones políticas.

Miles de personas han muerto y unos dos millones han tenido que abandonar sus hogares debido a la violencia.

(c) Agencia EFE