Anuncios

Los rebeldes de Myanmar logran más territorio mientras las tropas chinas hacen maniobras fronterizas

FOTO DE ARCHIVO: Miembros voluntarios de las fuerzas insurgentes Karenni caminando en Moe Bye, en el estado de Kayah

27 nov (Reuters) - Los rebeldes de las minorías étnicas que luchan contra la junta militar de Myanmar declararon que se habían apoderado de un puesto comercial clave en la frontera septentrional, al otro lado de la frontera, donde el ejército chino estaba realizando maniobras para mejorar la preparación para el combate y la respuesta de emergencia.

Un mes de intensos combates entre el ejército gobernante de Myanmar y una alianza de insurgentes de minorías étnicas ha desplazado a decenas de miles de personas en la región fronteriza, según las Naciones Unidas, y en Pekín crece la preocupación por la inestabilidad y la afluencia de refugiados.

La rebelión ha supuesto el mayor desafío en el campo de batalla para el bien equipado ejército de Myanmar desde que tomó el poder en un golpe de Estado en 2021.

Envalentonadas por la ofensiva en el norte, las milicias prodemocráticas han aumentado los ataques contra las fuerzas de seguridad en otras partes del país.

La "Alianza de los Tres Hermanos", como se autodenominan los insurgentes, dijo haber conquistado varias ciudades y el paso fronterizo de Kyin-San-Kyawt, una de las cinco principales zonas comerciales del municipio de Muse, frente a China.

A finales de la semana pasada, en la misma zona, un convoy de camiones de mercancías fue incendiado en lo que la junta calificó de "atentado terrorista". Los rebeldes negaron su responsabilidad.

La alianza se declaró dispuesta a llevar su operación al siguiente nivel el lunes, tras haber lanzado ataques coordinados un mes antes para recuperar territorio de la junta y contrarrestar los ataques aéreos y bombardeos del ejército.

"A través de operaciones conjuntas, las fuerzas revolucionarias se han apoderado de los puestos avanzados y las colinas estratégicas de la junta militar (desde donde) bombardeaban a los civiles, sacrificando su sangre, su sudor e incluso sus vidas", afirmó en un comunicado.

SEGURIDAD FRONTERIZA

El ejército de Myanmar se ha comprometido a restablecer el orden y ha afirmado que se está coordinando con China para mantener la estabilidad.

Las fuerzas chinas iniciaron el fin de semana unos ejercicios de combate que se prolongarán hasta el martes y que, según los medios de comunicación estatales, pretenden "poner a prueba la rápida maniobrabilidad de las tropas del teatro de operaciones", su capacidad de combate y su preparación para asegurar la frontera con Myanmar.

El medio Kachin News Group publicó el lunes un vídeo de lo que, según dijo, eran miles de personas en motocicletas huyendo de la ciudad de Laukkaing, en el estado de Shan, por temor a una intensificación de los combates.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU declaró la semana pasada que 335.000 personas habían sido desplazadas por los combates desde la ofensiva rebelde coordinada, y que formaban parte de los 2 millones de personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares desde el golpe de Estado de 2021.

(Información de Reuters; información adicional de Albee Zhang en Pekín; redactado por Martin Petty; editado por Simon Cameron-Moore; editado en español por Javi West Larrañaga)