Lo del Real Madrid en este inicio de temporada no es normal ¿Qué ha pasado en realidad?

·4  min de lectura
Manu Fernandez/AP

Lo del Real Madrid esta temporada no es muy normal. No solo no pierde, es que ni siquiera empata y su actuación se va pareciendo a esa frase de Gary Lineker: “el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania”, solo cambiando Alemania por el Madrid.

En la liga española los blancos van líderes con 18 puntos tras ganar los seis partidos que han disputado, el último 2-0 ante un grande como el Atlético de Madrid fuera de casa.

Lleva 17 goles a favor (casi a tres por partido) y seis en contra, lo cual muestra su solvencia, pese a que en los últimos choques no ha podido contar con su goleador Karin Benzema.

Tal vez le ha ayudado lo cercano que está el Barça, que marcha segundo con 16 unidades, luego de cinco triunfos y un empate. La llegada del ariete Robert Lewandowski sin dudas ha potenciado el once azulgrana que ya lleva 18 dianas, pero más que eso brilla una defensa que solo ha permitido un gol, el del empate en su debut ante el Rayo.

Lo curioso es que en LaLiga ya se sabe que tanto Madrid como Barcelona pueden patinar ante cualquiera y para mantener una marcha perfecta es necesario, además de jugar muy bien, estar muy concentrado y hasta tener un poco de suerte para evitar un accidente, principalmente en la carretera.

Si no hay uno de estos accidentes llegarán así al Clásico el próximo 16 de octubre, es decir dentro de tres fechas, y algo podría cambiar. El Madrid enfrentará primero a Osasuna y Getafe (fuera); mientras el Barça va contra Mallorca (fuera) y Celta esperando que ambos consigan los seis puntos ante del duelo crucial en el Santiago Bernabéu.

Por si fuera poco en la Champions los blancos, muy bien dirigidos por Carlo Ancelotti, también han cambiado los partidos por victorias con dos triunfos 3-0 ante Celtics y 2-0 ante el Leipzig. Con ello son líderes del Grupo F con 6 puntos ( 5 goles a favor y ninguno en contra).

Si a esto se le suma la Supercopa de Europa ganada 2-0 al Eintracht de Frankfurt, el Madrid lleva este curso 9-0-0 en uno de los mejores arranques de su historia, si no el mejor.

Todavía falta mucha liga y la Champions apenas está en la fase de grupos, pero no hay duda que el once blanco pinta bien y es candidato a todo. Ya conseguirlo es otra cosa y repetir el doblete en liga y Champions es sumamente complicado.

Lo interesante es que el Madrid solo hizo dos fichajes: el defensa Antonio Rudiger y el mediocentro Aurelien Tchouameni y además dejó ir a Casemiro, Isco Alarcón, Gareth Bale y Marcelo. No le importó que no llegase Kylian Mbappé y ni siquiera se preocupó por traer un sustituto de Benzema.

Todo esto pudiera pasarle factura, pero de momento va muy bien y Ancelotti va manejando el barco de maravilla haciendo rotaciones y dándole minutos a todos, los cuales han respondido mostrando un excelente nivel.

Vinicius, polémica aparte, se ha echado el equipo arriba, Fede Valverde cada día es más grande y Rodrygo respondiendo en el lugar de Benzema. Hasta Marco Ascencio se ha sumado a la fiesta madridista en ataque.

Cristiano Ronaldo no piensa en el retiro tras el Mundial

Tchouameni ha hecho olvidar a Casemiro y hasta le está superando, Tony Kroos y Luka Modric no envejecen; mientras que Eduardo Camavinga y Dani Ceballos son dos suplentes de lujo, al igual que Rudiger, Nacho Fernández y Lucas Vázquez.

Dani Carvajal, Militao, David Alaba y Ferland Mendy forman un sólido muro defensivo junto a un verdadero gigante como Thibaut Courtois para cuidar la puerta.

La razón no es solo el buen ambiente, el compromiso y tener una buena plantilla, sino que es un equipo que se adapta a la situación, que sabe ganar y manejar los tiempos del partido. Es un equipo que maneja todos los registros, toque, defensa, contragolpe, y a los jugadores no les quema el balón y cuando atacan van con todo.

Si bien para el Madrid parece sencillo ganar, en realidad no lo es y a este nivel tiene mucho mérito el llevar nueve victorias consecutivas. Al César lo que es del César.