La reacción del Papa cuando una joven interrumpió su audiencia y se puso a jugar

LA NACION

CIUDAD DEL VATICANO.- La escena generó sorpresa en el sala Pablo VI. Una niña fue la protagonista de la audiencia de los miércoles de Francisco . Como es habitual, el Papa se dirigía a los fieles cuando apareció una chica que interrumpió su discurso y empezó a jugar frente a él. Se puso de rodillas, aplaudió e incluso se plantó delante del Pontífice, reclamando su atención. En ese momento Francisco advirtió que la pequeña tenía una discapacidad.

"Déjenla tranquila. Dios habla a través de los niños. Déjenla, déjenla", dijo inmediatamente Jorge Bergoglio, al dirigirse a quien trataba de tomarla para llevarla nuevamente a la platea. Sus palabras provocaron el aplauso generalizado de todos los presentes en el sala.

El Papa estaba explicando la nueva modalidad de relación entre los discípulos de Cristo fruto de la comunión de la comunidad cristiana, cuando la chica se acercó primero a un Guardia Suizo y, después, al propio Papa para estrecharle la mano. La niña se quedó corriendo y jugando delante de Francisco durante toda la catequesis.

En el momento del saludo a los fieles italianos, Francisco observó: "Solo quisiera comenzar haciendo una reflexión. Todos hemos visto esta pequeña tan bella, porque es bella, y víctima de una enfermedad, por lo que no sabe lo que hace. Les pregunto algo y cada uno responda en su corazón: '¿Recé por ella? Viéndola, ¿recé para que el Señor la cuide? ¿Recé por su familia?'".

"Siempre que veamos una persona que sufre debemos rezar. Y hacernos esta pregunta: '¿Recé por esta persona a la que vi sufrir?'", concluyó el Papa.

"Esta pobre niña es víctima de una enfermedad y no sabe lo que está haciendo", dijo Francisco al final de la audiencia, que duró más de una hora.

Agencia ANSA