Las razones por las que el príncipe Eduardo se niega a estrecharle la mano al público

·1  min de lectura

Eduardo y Sophie salieron del palacio de Buckingham sin previo aviso para deleite de la multitud, que no tardó en celebrar la llegada de la pareja y extender sus manos para poder ofrecerles debidamente el pésame. Eduardo se negó a estrechar manos, al tiempo que hablaba animadamente con los presentes sobre el legado de su madre y la admiración que le profesa toda la nación. Esa negativa a tocar directamente al público contrastó notablemente con su carácter cercano y sencillo, por lo que no faltaron las personas que le preguntaron sin miramientos sobre las razones de su llamativa decisión.