“Ranchos de lujo”: por qué los multimillonarios de Estados Unidos ahora miran al Oeste para sus inversiones

·9  min de lectura
The Diamond G Ranch, en Wyoming, a la venta por 71 millones de dólares
The Diamond G Ranch, en Wyoming, a la venta por 71 millones de dólares - Créditos: @Hallhall.com

DUBOIS, Wyoming.- En un tranquilo tramo de la hermosa carretera del Oeste, el inmobiliario rural Jim Taylor conduce su todoterreno cubierto de polvo mientras destaca los atractivos de esta región de escasa gente, abundante ganado y algunas de las parcelas más caras del país.

“Yo vendí ese rancho”, dice, señalando al norte. Unos kilómetros más tarde, Taylor señala hacia el sur, hacia una valla que se extiende interminablemente en la distancia. “Ese rancho también. En realidad, lo vendí dos veces”.

Y así durante tres días, cruzando la divisoria continental a través de Wyoming, Idaho y la Montana natal de Taylor, donde los multimillonarios gastan millones en la vida rústica. En esta tarde sin nubes, se dirige a una nueva propiedad, el Rancho Diamond G, una de las pocas propiedades de su calibre disponibles en un mercado febril.

Hay que recorrer 16 kilómetros por una carretera privada para llegar a la casa principal, situada en 2000 hectáreas de tierra, con un granero, casas de huéspedes y la residencia del administrador. La propiedad es un valle verde repleto de vida salvaje bajo un trío de espectaculares picos de 3000 metros. Precio de venta: 71 millones de dólares.

El rancho Waggoner, en Texas
El rancho Waggoner, en Texas - Créditos: @chassmiddleton.com

Estados Unidos sigue siendo uno de los últimos países en los que tantas personas poseen franjas colosales de tierra, algunas de las cuales controlan extensiones mayores que Delaware. El Oeste, un punto de referencia en la historia del país, tiene un atractivo duradero para los barones de la tierra modernos.

Es el lugar en el que la noción de excepcionalidad americana y de masculinidad pionera se bruñen en el mito, las películas, la televisión, la adquisición de tierras, los lamentos de la música country y mucha publicidad de camiones. Un deslumbrante rancho se ha convertido en un oasis de fin de semana para que los hombres ricos -y en su mayoría son hombres- hagan realidad sus sueños de vaquero.

Efecto pandemia

Los estadounidenses llevan mucho tiempo mirando al Oeste para enriquecer sus posesiones. Los Rockefeller acumularon enormes feudos de tierra y acabaron donando gran parte de sus posesiones al Servicio de Parques Nacionales. Pero la pandemia provocó un acaparamiento de tierras en el Oeste, con magnates que huyeron de las ciudades en busca de casas en el campo. La demanda sigue siendo alta. El reto es el inventario. En esta región de grandes extensiones, ahora es poco.

El país cuenta con 735 multimillonarios (según Forbes) y muchos cuasi-millonarios, y muchos de ellos están comprando. El propietario del The Washington Post, Jeff Bezos, ha acumulado 170.000 hectáreas en el lejano oeste de Texas en torno a su empresa de vuelos espaciales suborbitales Blue Origin, lo que lo convierte en el 24º mayor terrateniente del país.

El rancho IX, en Big Sandy, Montana
El rancho IX, en Big Sandy, Montana - Créditos: @Kenton Rowe

El mercado de los aviones privados está en auge, lo que facilita a los ricos viajar de uno de sus propiedades a las demás. A muchos de ellos les gusta recorrer las posibles propiedades en helicóptero, alquilado por 4600 dólares la hora. En esta Edad Dorada, los titanes quieren ensuciarse y llenarse de polvo y meterse hasta la cadera en un arroyo. Adquieren propiedades que requieren dos días para recorrerlas a caballo.

En 2007, los 100 mayores terratenientes privados poseían un total de 11 millones de hectáreas de propiedad. Catorce años después, controlan 17 millones de hectáreas, según el Land Report, la publicación sobre la propiedad privada de la tierra, lo que supone un aumento del 56%.

“Cuando la gente se hace rica, quiere una gran parcela”, dice el editor del informe, Eric O’Keefe. Estas grandes extensiones ayudan a diversificar las carteras cuando el mercado de valores se hunde, y son especialmente atractivas en Wyoming, donde no hay impuesto de sucesiones, donaciones, personal o de sociedades. Permiten a los propietarios satisfacer sus fantasías de la infancia, al tiempo que proporcionan inversiones a largo plazo.

La entrada al Diamond G Ranch, cuyo propietario actual es Stephen Gordon
La entrada al Diamond G Ranch, cuyo propietario actual es Stephen Gordon - Créditos: @Foto para The Washington Post de Louise Johns

Los ranchos son yates que realmente se revalorizan. Además, son más grandes. Hay un montón de inmobiliarias que estarán encantadas de venderte una isla, aunque rara vez conlleva esa intensa dosis de locura. Resulta que la empresa de Taylor tiene una isla de Montana en venta. El precio que pide: 72 millones de dólares.

Taylor es un inmobiliario rural legendario, con 50 años en el negocio que ayudó a reformar, como director de la firma Hall and Hall. El valor de la tierra estuvo durante mucho tiempo arraigado en las unidades de ganado, el negocio de la ganadería. Ahora, el ganado puede ser una idea tardía. Una extensión del Oeste consiste en disfrutar de un paraíso al aire libre, con vistas espectaculares que no se han visto afectadas por el desarrollo.

Alto, con una melena blanca despeinada, vestido con vaqueros desgastados y una camisa de cuadros, este corredor de 76 años tiene un currículum singular, ideal para atender a su clientela. Se crió en un rancho de 12.000 hectáreas y se educó en una escuela de una sola aula. Luego fue enviado a una secundaria del Este, St. Paul’s prep en New Hampshire, y más tarde asistió a Yale.

Taylor jugó algunas temporadas al polo y fue aprendiz durante un tiempo en la Bolsa de Nueva York; lo primero le gustaba mucho más que lo segundo. Su esposa, Anne, criada en Kenia, se especializa en viajes internacionales de lujo, al igual que sus dos hijas mayores.

El rancho Vermejo, de Ted Turner, en Nuevo México
El rancho Vermejo, de Ted Turner, en Nuevo México - Créditos: @Jen Judge

La primera gran operación de Taylor, que ayudó a transformar el mercado, fue en 1979 con Malcolm Forbes, un hombre de sangre azul de Jersey con ganas de vivir en el Oeste, que vendió 4500 hectáreas adyacentes al Parque Nacional de Yellowstone, en la época en que 7,2 millones de dólares eran una moneda seria para un rancho.

Taylor y su empresa cerraron una docena de tratos con Ted Turner, que acabó acumulando 800.000 hectáreas en cinco estados (además de la Argentina). Además de fundar la CNN y cortejar de forma impresionante a Jane Fonda, la compra de ranchos y la cría de bisontes se convirtieron en el legado de Turner en la mentalidad estadounidense.

Cliente de ensueño

Turner resultó ser un cliente de ensueño. “Desde luego, Ted nunca dejó que el precio se interpusiera en el camino de nada”, dice Taylor. Otros famosos siguieron su ejemplo, comprando ranchos por todo el Oeste: Bruce Willis y Demi Moore, David Letterman, Tom Brokaw, Michael Keaton, Kanye West, John Mayer y el difunto Peter Fonda, además de un nutrido grupo de los 400 de Forbes.

La competencia resultó ser un valioso acelerador. “John Malone culpa a Ted Turner de haberlo metido en el negocio de los ranchos”, dice O’Keefe. El antiguo rey del cable es el segundo mayor terrateniente privado del país, con 900.000 hectáreas en una fundación familiar de conservación.

“Les decimos a los compradores: ‘Tu amigo tiene 3000 hectáreas, así que sabemos que no puedes comprar menos que eso’”, dice Greg Fay, de la inmobiliaria Fay Ranches. “Es una broma divertida, pero parece que funciona”.

El Flying D Ranch, de Ted Turner
El Flying D Ranch, de Ted Turner

Algunos propietarios acumulan una colección de ranchos para satisfacer necesidades estacionales de la misma manera que otras personas adquieren chaquetas: un rancho de caza de codornices en Georgia para el invierno, un rancho en Montana para la primavera y el verano. Dice Fay de sus clientes: “No son subdivisores. Son agregadores”.

En 2016, Hall and Hall representó a Stan Kroenke, propietario de los Rams de Los Ángeles y del Arsenal F.C., en su compra de 725 millones de dólares del histórico rancho Waggoner, en el norte de Texas. El Land Report lo coronó como “El trato del siglo”. Dice Taylor: “Nunca pensé que tendría otro año así”.

Y, sin embargo, lo hizo. La pandemia de coronavirus hizo que los ricos buscaran espacios abiertos de primera calidad y se dirigieran a las colinas, concretamente a las Rocosas.

En 2020, la empresa de Taylor completó 1000 millones de dólares en ventas, a pesar de algunos meses muertos durante la erupción inicial de la pandemia. ¿El año pasado? Mejor. Los ingresos se duplicaron con creces, e incluyeron la gestión de ambas partes de la venta de 200 millones de dólares del Rancho Beaverhead de Koch Industries a Rupert Murdoch, 138.000 hectáreas en cascada sobre tres cordilleras en el suroeste de Montana.

“La última mitad de 2020 y todo 2021 ha sido el mercado inmobiliario más fuerte que cualquiera de nosotros ha experimentado”, señala el sitio web de la firma.

El empresario inmobiliario Jim Taylor lleva 50 años en el negocio
El empresario inmobiliario Jim Taylor lleva 50 años en el negocio - Créditos: @Foto para The Washington Post de Louise Johns

“Pasaban demasiadas cosas todo el tiempo”, dice Tim Murphy, socio de Taylor, que representó a Murdoch. “Un rancho es algo vivo. Se necesitan años para entenderlo. Pueden pasar años para verlo todo”.

Hall and Hall tiene 19 oficinas y 25 socios, todos ellos hombres. Las comisiones se reparten entre los socios. Sus vendedores estiman que un comprador invertirá hasta el 10% de su patrimonio en un rancho. En todo momento, saben quién está buscando y lo que puede pagar de forma realista.

La mayoría de los candidatos son estadounidenses, pero los agentes consiguen algún que otro comprador extranjero. En muchos otros países, suele haber una escasez de terrenos privados en venta debido a la geografía, la densidad o el control gubernamental. Intente conseguir una gran parcela para un retiro de fin de semana en Bélgica.

Para los compradores que se pasan la vida haciendo tratos y atendiendo llamadas, estar de vacaciones significa alejarse de todo. Aquí, el infierno es vislumbrar a otras personas, incluso a otros magnates. Muchas casas están diseñadas para la familia, no para los invitados.

Además, les gusta tener un excelente servicio de telefonía móvil -para seguir haciendo esos tratos- y una propiedad a menos de 90 minutos de los aeropuertos de Jackson Hole (Wyoming) o Bozeman (Montana), por ejemplo. Los sueños de aislamiento rústico tienen un límite.

Karen Heller