R. Kelly condenado por cargos de pornografía infantil

·5  min de lectura

Un jurado federal en Chicago condenó el miércoles al cantante de R&B R. Kelly por cargos de pornografía infantil por hacer videos de él mismo abusando sexualmente de su ahijada, que entonces tenía 14 años, hace décadas, pero lo absolvió de los cargos de conspiración para obstruir la justicia en su caso del condado de Cook de 2002.

Después de unas 11 horas de deliberación, el jurado encontró a Kelly, de 55 años, culpable de tres de los primeros cuatro cargos de la acusación, que acusaba al cantante de explotación sexual de “Jane” con el fin de producir pornografía infantil. Esos cargos conllevan un mínimo de 10 años de prisión.

El otrora superestrella, vestido con un traje azul, corbata y gafas negras, miró al frente y no tuvo una reacción perceptible a la decisión del jurado. A pesar de su condena por los cargos más graves, su abogada, Jennifer Bonjean, levantó el puño y frotó la espalda de Kelly mientras se leían algunos de los veredictos de “no culpable”.

Kelly y sus dos coacusados, Milton “June” Brown y Derrel McDavid, también fueron absueltos de los cargos de conspiración para recibir pornografía infantil. Kelly y McDavid también fueron absueltos de los cargos de conspiración para obstruir a la justicia en el caso de Kelly en el condado de Cook en 2002.

Kelly fue declarado culpable de tres de cinco cargos relacionados con la seducción de un menor.

Kelly y McDavid también fueron absueltos de los cargos de recibir pornografía infantil y conspirar para recibir pornografía infantil.

Cuando fue declarado no culpable del último de los cargos en su contra, McDavid se puso de pie y lanzó ambos puños hacia el techo. Luego abrazó a Kelly antes de salir de la habitación.

El miércoles temprano, el jurado había enviado una serie de notas al juez, incluida una que informaba al tribunal que estaban indecisos sobre dos cargos contra dos acusados.

El veredicto se produce 14 años después de la infame absolución de Kelly por cargos similares en el condado de Cook, que se basaron en un solo video de Kelly supuestamente abusando de Jane en la sala de hidromasaje de su antigua casa en West George Street a fines de la década de 1990.

Los fiscales han dicho que Jane mintió al gran jurado estatal que investigó esa cinta, alegando que ella no era la niña representada y que ella y Kelly nunca habían tenido una relación sexual. Su ausencia en el juicio de 2008 fue el factor determinante en la decisión del jurado de no ser culpable.

Los fiscales en el caso actual de Kelly han alegado que su silencio no fue un accidente, sino el resultado de una conspiración criminal de un año por parte de Kelly y sus coacusados para evitar que Jane y otras víctimas menores cooperen con las fuerzas del orden público y para comprar y encubrir videos sexuales incriminatorios que Kelly había hecho.

Después de mantener una relación con Kelly durante años, Jane comenzó a cooperar hace tres años con una investigación federal iniciada después de la emisión de la serie documental de Lifetime de 2019 “Surviving R. Kelly”.

Kelly fue acusado en julio de 2019 de producir y recibir pornografía infantil, atraer a menores para tener relaciones sexuales y obstrucción de la justicia. También fueron acusados su ex gerente comercial, Derrel McDavid, y el ex empleado Milton “June” Brown, quienes fueron acusados de ayudar a encubrir la conducta sexual inapropiada de Kelly.

Durante el juicio de cinco semanas, al jurado se le mostraron clips de tres videos separados que supuestamente mostraban a Kelly abusando de Jane, incluida la misma cinta de su juicio en el condado de Cook, así como otra en la que le indicó que se refiriera repetidamente a sus genitales de “14 años”.

El mes pasado, Jane testificó por primera vez que no solo era ella en las cintas de video, sino que Kelly había abusado sexualmente de ella en “innumerables” ocasiones cuando era menor de edad, en su estudio de grabación, su casa, en los autobuses de gira y en habitaciones de hoteles.

Cuando se le preguntó en el estrado de los testigos por qué, después de dos décadas de silencio, finalmente decidió presentarse y hablar, Jane dijo: “Me cansé de vivir con las mentiras (de Kelly)”.

En su argumento final el martes, la abogada de Kelly, Jennifer Bonjean, habló extensamente sobre la relación de Kelly con Jane y su familia, que continuó mucho más allá de su presunto abuso cuando era menor y, según Bonjean, fue aprobada por sus padres.

“Es una realidad inconveniente para el gobierno”, dijo Bonjean. “Las vidas son complejas y, a pesar de todos los golpes de puño y la indignación, esa familia tomó una decisión con la que tenían que vivir en ese momento”.

Los padres de Jane mintieron al gran jurado sobre su relación sexual con el cantante porque “no les importaba”, dijo Bonjean. “Ella tenía 17 años y no les importaba... Lo aprobaron”.

Bonjean señaló que cuando salía “Surviving R. Kelly”, Jane se acercó repetidamente a Kelly, pero él nunca trató de influir en ella de ninguna manera. “Cambió su número de teléfono”, dijo. “Él se queda en silencio sobre ella. Esta es la persona más desinteresada en obstruir que he visto”.

Sin embargo, en refutación, la fiscal federal adjunta Jeannice Appenteng dijo que la evidencia era clara de que Kelly era un depredador sexual en serie y que sus coacusados tomaron la decisión de ayudarlo a ocultarlo para mantener su carrera intacta y seguir llenándose los bolsillos.

“Lo que R. Kelly quería era tener sexo con chicas jóvenes”, dijo Appenteng. “Y lo que querían las personas a su alrededor... querían ayudar a su jefe, incluso ayudarlo a salirse con la suya”.

Appenteng también instó al jurado a prestar especial atención al testimonio de Jane y las cintas de video de su abuso.

“Viste cómo (Kelly) estaba usando su cuerpo, volteándola, lanzándola como si fuera una muñeca de trapo”, dice Appenteng. “De eso se trata este caso”.

El veredicto marcó la segunda condena penal de Kelly en el último año. En septiembre de 2021, un jurado federal en Brooklyn lo encontró culpable de conspiración para extorsionar y otros ocho cargos que alegaban que el cantante usó su organización para atraer y atrapar a niñas, niños y mujeres jóvenes para satisfacer sus deseos depredadores sexuales.

Fue sentenciado en junio a 30 años en una prisión federal por la jueza federal de distrito Ann Donnelly.

-Traducción por José Luis Sánchez Pando/TCA