Anuncios

Mientras Ráfah se prepara para el asalto terrestre israelí, Biden empieza a hablar de alto el fuego

FOTO DE ARCHIVO: Palestinos caminando junto a los escombros de una casa destruida por un ataque israelí, en Ráfah

Por Steve Holland, Michelle Nichols, Humeyra Pamuk y David Brunnstrom

WASHINGTON, 21 feb (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lleva meses diciendo que desea una "pausa" en los combates entre Israel y Hamás en Gaza. Pero ahora que Israel se está preparándo para una ofensiva terrestre en Ráfah, su retórica está cambiando para hacer hincapié en la necesidad de un "alto el fuego temporal".

Parece una ligera diferencia retórica, pero acerca a Biden a muchas personas de todo el mundo y a los críticos de su propio Partido Demócrata que quieren un alto el fuego permanente en una guerra en la que han muerto casi 30.000 palestinos.

Estados Unidos ha vetado tres proyectos de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la guerra entre Israel y Hamás. Los dos vetos más recientes bloqueaban el texto que exigía un alto el fuego humanitario inmediato. Pero Washington ha propuesto ahora su propio proyecto de resolución en el que se consagra la palabra "alto el fuego".

El borrador pide un alto el fuego temporal en la guerra entre Israel y Hamás vinculado a la liberación de los rehenes en poder de Hamás y se opone a una gran ofensiva terrestre de su aliado Israel en Ráfah, según el texto al que tuvo acceso Reuters.

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, negó cualquier cambio intencionado en el lenguaje.

"Refleja lo que hemos estado haciendo todo el tiempo", declaró a la prensa el martes.

Hasta el borrador de la propuesta, Washington había evitado la palabra alto el fuego en relación con cualquier acción de la ONU en la guerra entre Israel y Hamás. El nuevo texto estadounidense está en consonancia con el lenguaje que Biden utilizó públicamente este mes sobre la situación.

"Estoy presionando mucho ahora para tratar este alto el fuego para los rehenes porque, como saben, he estado trabajando incansablemente en este acuerdo", dijo Biden a los periodistas en la Casa Blanca el 8 de febrero, mientras calificaba la respuesta de Israel en Gaza de "exagerada", su crítica más aguda hasta la fecha.

Ocho días después dijo que había mantenido extensas conversaciones con Netanyahu sobre el tema del alto el fuego.

"He defendido —y estoy muy convencido de ello— que tiene que haber un alto el fuego temporal para sacar a los prisioneros, para sacar a los rehenes. Y eso está en marcha. Sigo confiando en que se pueda conseguir", declaró Biden el 16 de febrero.

Esto contrasta con su mención de una "pausa" cuando se negoció un acuerdo anterior sobre los rehenes en noviembre.

"Me gustaría que la pausa se prolongara mientras siguieran saliendo prisioneros", dijo el 26 de noviembre.

Las autoridades estadounidenses dijeron que el cambio de lenguaje de Biden no tiene nada que ver con las críticas que ha recibido.

Más bien, dijeron, refleja los intensos esfuerzos para negociar un acuerdo entre Israel y Hamás para detener los combates durante seis u ocho semanas a cambio de la liberación de los rehenes retenidos en Gaza y acelerar la entrega de ayuda humanitaria a los civiles.

En la Casa Blanca se piensa que si los combates pueden detenerse durante ese tiempo, podría producirse un alto el fuego aún más prolongado. Pero una ofensiva israelí prevista en Ráfah, la ciudad del sur de Gaza donde se han refugiado más de un millón de palestinos, complicaría los esfuerzos para detener los combates.

Altos cargos estadounidenses insisten en que Biden no está pidiendo un alto el fuego permanente, un reflejo de su intuición de que Israel tiene derecho a defenderse después de que combatientes de Hamás mataran, según el recuento israelí, a 1.200 personas en el sur de Israel el 7 de octubre.

Aaron David Miller, investigador principal de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y experto en Oriente Próximo, afirmó que el cambio de retórica de Biden no reflejaba un cambio importante, pero sí la preocupación de la Administración por una posible ofensiva en Ráfah.

TEMORES ÁRABE-AMERICANOS

Biden se ha enfrentado a críticas implacables por parte de los árabe-estadounidenses, muchos de los cuales han acudido en gran número a los actos presidenciales para protestar por su apoyo a Israel y exigir un alto el fuego.

Los árabe-estadounidenses del disputado estado de Michigan han prometido no apoyarle en las elecciones presidenciales de noviembre, lo que podría poner en peligro su victoria en ese estado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, aseguró ante los periodistas en el Air Force One mientras Biden viajaba a California el martes que Biden había utilizado el término "alto el fuego" ya en noviembre.

Al parecer, se refería a un acto de recaudación de fondos celebrado el 1 de noviembre, cuando un alborotador exigió un alto el fuego. Biden respondió: "Creo que necesitamos una pausa. Una pausa significa dar tiempo para sacar a los presos" Y añadió: "Soy el tipo que convenció a Bibi de que pidiera un alto el fuego para dejar salir a los prisioneros" La Casa Blanca aclaró posteriormente que Biden se refería a los rehenes —no prisioneros— retenidos por Hamás.

Jean-Pierre dijo el martes: "No hay ningún cambio en la política de Estados Unidos, obviamente. Somos firmes en eso".

El enviado de Estados Unidos a Oriente Próximo, Brett McGurk, viajará a la región esta semana para seguir negociando un acuerdo sobre los rehenes. Altos cargos estadounidenses afirman que les gustaría llegar a un acuerdo antes del comienzo del mes sagrado musulmán del Ramadán, el 10 de marzo.

Las conversaciones entre los jefes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Egipto e Israel y el primer ministro qatarí para lograr una pausa en la guerra de Israel en Gaza, que dura ya cuatro meses, terminaron sin avances hace una semana.

"Todavía faltan más de dos semanas para el Ramadán", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Matt Miller, en una sesión informativa diaria. "Nos gustaría conseguir esa pausa humanitaria antes de que empiece el Ramadán. Nos gustaría conseguirla antes del fin de semana. Como he dicho, nos gustaría conseguirla lo antes posible".

(Información de Steve Holland, Michelle Nichols, Humeyra Pamuk y David Brunnstrom; información adicional de Trevor Hunnicutt a bordo del Air Force One; editado por Heather Timmons y Sonali Paul; editado en español por Javi West Larrañaga)