Anuncios

Querétaro quiere salir del fondo de la Liga MX a costa de San Luis

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 10 (EL UNIVERSAL).- Se acerca la mitad del torneo Apertura 2022 y la jornada 8 será inaugurada por dos equipos que no tienen grandes cosas que escribir a casa durante el certamen corriente, los Gallos Blancos que reciben al Atlético de San Luis en la cancha del estadio La Corregidora de Querétaro.

Los Tuneros vienen de perder ante Necaxa en la jornada anterior y acumulan seis partidos sin ganar en el certamen, sumando 7 unidades de 21 posibles por lo que al estar en la decimoquinta posición, la gestión del entrenador Andre Jardine podría encontrarse en peligro si no comienzan a sumar de tres a la brevedad.

A pesar del buen desempeño que han mostrado por momentos, los Colchoneros potosinos son el segundo peor ataque del campeonato con solamente 5 goles conseguidos, sin embargo, al jugar como visitantes su futbol mejora pues han logrado tres empates y su único triunfo cuando están de gira recibiendo sólo 2 de las 7 anotaciones que absorbido en toda la temporada.

Mientras tanto los Gallos de Querétaro también han tenido una competencia de gatos negros, pues se presentan con dos derrotas al hilo, ante Tigres y Atlas, y son junto con Chivas son los únicos equipos que no ha ganado en el Apertura 2022, encontrándose en el fondo de la tabla general con raquíticos dos puntos.

Del mismo modo, Querétaro es la defensa más endeble pues han aceptado 15 goles en contra por sólo 6 a favor, lo que acentúa su precaria situación pues, con el veto de su estadio, el conjunto emplumado se ha convertido en una de las aduanas más sencillas del futbol mexicano pues con dos derrotas y un empate La Corregidora es casi un cheque al portador para cualquier equipo que se presente en el inmueble.

No obstante, desde que ambos equipos compiten en la primera división se han enfrentado seis veces con saldo favorable para Gallos 3 triunfos, dos descalabros y un empate por lo que este jueves en punto de las 21:00 horas Querétaro y San Luis tienen la oportunidad de usar al otro como escalón para salir del fondo del balompié mexicano.