Anuncios

Qatar 2022: Takuma Asano, el japonés que le dio la estocada final a Alemania con un gol imposible

Takuma Asano marcó el gol con el que Japón venció a Alemania. (Foto: ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP via Getty Images)
Takuma Asano marcó el gol con el que Japón venció a Alemania. (Foto: ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP via Getty Images)

Takuma Asano no fue titular en el primer juego de su país en Qatar 2022, tuvo que ver la actividad del juego inaugural contra Alemania desde el banquillo. Pero no importó, en algún momento llegó su oportunidad y no la desaprovechó. Salió "de la oscuridad" y fue el autor del 2 a 1 con el que Japón derrotó a la Selección Alemana.

Asano es un atacante de 28 años y se desempeña en el VfL Bochum de la Bundesliga. Algo sabía de los defensores germanos. Su experiencia en dicha liga, muy seguramente, le permitió conocer cómo lastimar a la zaga teutona. No es el 9 alto y corpulento, apenas rebasa el 1.73 de estatura, es más bien un atacante veloz y explosivo que se puede desempeñar ya sea en el centro o tirado a algún costado.

Dichas características fueron la clave de su gol. Entró de cambio al minuto 57 por Daizen Maieda, quien poco pudo hacer contra Antonio Rüdiger. Takuma tocó el césped y se le vio participativo hasta que llegó el momento dorado.

Ni el achique de Neuer pudo evitar el gol de Asano. (Foto: Claudio Villa/Getty Images)
Ni el achique de Neuer pudo evitar el gol de Asano. (Foto: Claudio Villa/Getty Images)

Japón ya había empatado a 1 gol pero faltaba la estocada final. Asano aprovechó los espacios que se generaron cuando Alemania se asustó y buscó recuperar la victoria. Una vez aventajado, bajó el esférico “del cielo” y se soltó a correr por la banda hacia el área, ni la marca de Nico Schlotterbeck lo pudo frenar. Arribó la zona más peligrosa y se enfrentó a Manuel Neuer. Este achicó pero no lo suficientemente bien, Asano clavó su disparo al primer poste y se consagró en el escenario en el que todos sueñan.

Takuma Asato marcó un gol imposible para el imaginario colectivo. Nadie firmaba que un japonés mandaría a los alemanes al vestidor con una derrota encima. No se sabe qué ocurrirá cuando Japón se mida a Costa Rica en la segunda fecha de fase de grupos; si él será el delantero titular o se aprovechará su capacidad revulsiva. Lo que sí es una certeza es que ya escribió su nombre en la historia.

Su experiencia con el Bochum le permitió saber las debilidades de la zaga alemana. (Foto: Alex Grimm/Getty Images)
Su experiencia con el Bochum le permitió saber las debilidades de la zaga alemana. (Foto: Alex Grimm/Getty Images)

El delantero de 28 años se formó en la liga de su país y brilló rápidamente. Fue nombrado novato del año en 2015 por sus actuaciones con Sanfrecce Hiroshima. Eso lo catapultó a las miradas internacionales y el Arsenal lo fichó en 2016.

Pero sin las oportunidades suficientes tuvo que buscar cabida en otros equipos. La Bundesliga lo arropó. Stuttgart y el Hannover 96 fueron sus hogares durante las sesiones que concedió el Arsenal. Allí obtuvo la experiencia necesaria para ser el “verdugo” de Alemania.

Sí, en su momento se esperaba más de Asano. La Premier Legue auguraba un gran futuro para él, pero no pudo encontrar los caminos que le abrieran la puerta de la élite global.

¿Pero qué importa? Hoy es héroe del fútbol nacional e internacional. Hoy se convirtió en esa leyenda que nadie olvidará, el artífice de la victoria contra una selección cuatro veces campeona. Si, no se consolidó como figura, pero para qué hacerlo cuando en el momento realmente importante sí apareció.

A diferencia de él, las superestrellas teutonas, aquellas que presumen estar en los mejores clubes, fueron fantasmas, no marcaron la diferencia y en el marcador se vio reflejada su "ausencia".

Nadie olvidará su nombre, ni los japoneses, ni los mismos alemanes, quienes sufrieron otro descalabro en su debut mundialista. Takuma Asato, el hombre del gol imposible, será recordado siempre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El implacable juicio de los mexicanos con el Tri tras su empate con Polonia. No perdonaron a nadie