Anuncios

Al-Qaeda tiene un nuevo líder: vive en Irán y EE.UU. ofrece 10 millones de dólares por él

Saif al-Adel, el posible sucesor de Al-Zawahiri
Saif al-Adel, el posible sucesor de Al-Zawahiri - Créditos: @FBI

DUBAI.- Un informe de Inteligencia de Naciones Unidas dio a conocer que el grupo terrorista Al-Qaeda tiene un nuevo líder. Se trata del egipcio Saif al-Adel, exoficial del ejército egipcio y miembro de la Jihad Islámica Egipcia, buscado por Estados Unidos en relación con los atentados de 1998 contra sus embajadas en Tanzania y Kenia, considerado el “número dos” de la organización y actualmente residente en Irán.

Cuando las fuerzas estadounidenses mataron al sucesor de Bin Laden, Ayman al-Zawahiri, en Afganistán el año pasado, Adel fue considerado por muchos expertos como el probable próximo líder del grupo terrorista. Sin embargo, Al-Qaeda todavía no lo ha reconocido formalmente.

El documento de la ONU aclaró que “su liderazgo no puede ser declarado debido a la sensibilidad de Al-Qaeda a las preocupaciones de los talibán afganos de no reconocer la muerte de Zawahiri en Kabul y el hecho de la presencia de al Adel en la República Islámica de Irán”.

Uno de los terroristas más buscados por el FBI, el egipcio Saif al-Adel
Uno de los terroristas más buscados por el FBI, el egipcio Saif al-Adel

Muchos Estados miembros de la ONU sospechan que el “factor clave” del silencio de Al-Qaeda es la supuesta residencia de Adel desde hace tiempo en Irán, país de mayoría chiita (segunda rama del islam) dirigido por clérigos de esa misma rama. Esto lo llevaría probablemente a perder apoyo de una buena base de miembros que cuestionan su vínculo con el gobierno chiita.

La presunta presencia de Adel en Irán plantea “difíciles cuestiones teológicas y operativas” a Al-Qaeda, afirman los autores del informe.

En concreto, el texto señala que un Estado miembro, presumiblemente Irán, se opuso a la inclusión en el informe de una referencia a la presencia de Al-Adel en ese país, ya que Teherán ha negado en reiteradas ocasiones haber brindado apoyo al grupo terrorista y posiblemente debido a las sensibilidades políticas del régimen talibán de Afganistán.

Según el informe, los talibanes, que buscan cierta legitimidad internacional desde que retomaron el poder en 2021, probablemente quieren evitar la vergüenza de reconocer que dieron refugio al predecesor de Adel. El grupo había firmado previamente un acuerdo con Estados Unidos por el que se comprometía a no permitir que grupos terroristas con objetivos internacionales operasen fuera del territorio que controla.

Las autoridades estadounidenses habían ofrecido anteriormente una recompensa de 10 millones de dólares por información que condujera directamente a la “detención o condena” de Adel, ya que el FBI lo identificó como uno de sus terroristas más buscados y lo acusa de conspirar para asesinar a ciudadanos estadounidenses y destruir edificios de los Estados Unidos.

Miembro fundador de Al-Qaeda

Se cree que el presunto líder terrorista nació a principios de la década de 1960 y que lleva afincado en Irán desde 2002 o 2003, cuando pasó a la clandestinidad tras los atentados del 11 de septiembre, según escribió Ali Soufan, un exagente especial del FBI que rastreó a los agentes de Al-Qaeda y que investigó los atentados contra la embajada de 1998.

Adel fue retenido por las autoridades iraníes durante algunos años antes de un intercambio de prisioneros entre Teherán y Al-Qaeda del que se informó en 2015, pero su aparente permanencia allí es un signo de pragmatismo, escribió Soufan.

Fue miembro del ejército egipcio y luchó contra los soviéticos cuando invadieron Afganistán en 1979. También es miembro fundador de Al-Qaeda y fue leal a Osama bin Laden, el cerebro de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Fotografía de la casa donde presuntamente las fuerzas estadounidenses mataron al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, en la localidad de Abbotabad, cerca de Islamabad, Paquistán
Fotografía de la casa donde presuntamente las fuerzas estadounidenses mataron al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, en la localidad de Abbotabad, cerca de Islamabad, Paquistán

A diferencia de sus predecesores asesinados que mantuvieron un alto perfil con videos ardientes transmitidos por todo el mundo amenazando a Estados Unidos, los expertos dicen que Adel planeó ataques desde las sombras mientras ayudaba a convertir a Al-Qaeda en el grupo militante más mortífero del mundo.

Hay pocas fotos de él, pero la más notoria es una imagen muy seria en blanco y negro de su cara en la lista de los más buscados del FBI.

Más allá de las operaciones en África, sus campos de entrenamiento y su vínculo con el asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl en Pakistán en 2002, según investigadores estadounidenses, poco más se sabe sobre Adel.

Fiel aliado de Osama Bin Laden

Además, Soufan se dedicó a hacer un detallado perfil sobre Adel, publicado por el Centro de Lucha contra el Terrorismo, donde aclaró que el militante, cuyo nombre de guerra significa “espada de la justicia”, ha sido descrito como una figura astuta con cara de póquer. Su verdadero nombre es Mohamed Salahuddin Zeidan.

“Su temperamento también se ha vuelto notorio. Poseedor de una ‘lengua cáustica’, es capaz de amenazar con violencia contra cualquiera que le disguste, y se sabe que enfrenta la deslealtad con una fuerza rápida y despiadada”, escribió Soufan.

“Hacia los subordinados puede ser desdeñoso, incluso brutal, en el fragor del momento. Pero también ha sido conocido como una fuente de consejos paternales. En tiempos más felices, mostró talento para el fútbol y una inclinación por las bromas pesadas”, agregó.

Una vez que fue el principal guardaespaldas de Osama bin Laden y entrenador de militantes, los expertos en el movimiento jihadista dicen que Adel comenzó su larga y sangrienta carrera en 1981, cuando se sospechaba que estaba involucrado en el asesinato del presidente egipcio Anwar al-Sadat por parte de soldados islamistas durante un ataque militar en El Cairo que fue retransmitido por televisión.

¿Puede ser líder?

Adel, uno de los pocos miembros de la vieja guardia de Al-Qaeda que quedan, ha estado cerca del comando central durante décadas, según los expertos. Su tarea era brindar orientación estratégica a las franquicias remotas en el Medio Oriente, África y Asia que manejan sus propios asuntos diarios.

Sin embargo, algunos cuestionan si Adel puede convertirse en un administrador efectivo de la organización después de pasar la mayor parte de su carrera como agente y entrenador en campamentos militantes.

11/09/2019 Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaeda POLITICA INTERNACIONAL TWITTER
11/09/2019 Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaeda POLITICA INTERNACIONAL TWITTER

“Muchos expertos argumentan que tuvo un papel operativo importante en el pasado, pero que no está preparado para el liderazgo”, dijo Jerome Drevon, analista senior sobre Jihad y Conflicto Moderno en International Crisis Group, según la agencia Reuters.

“Sus habilidades son más adecuadas para la organización de operaciones armadas que para la administración de una amplia red de afiliados”, agregó.

Adel estableció campos de entrenamiento para la organización en Sudán, Pakistán y Afganistán en la década de 1990. También desempeñó un papel en la emboscada a helicópteros estadounidenses en Mogadishu, conocida como el incidente “Black Hawk Down” en 1993, en el que murieron 18 militares estadounidenses, dicen expertos en seguridad. Eso marcó el comienzo de la eventual retirada de una alianza entre EE. UU. y la ONU.

“Él (Adel) es una figura muy audaz, profesional y de sangre fría”, dijo Yoram Schweitzer, director del Programa sobre Terrorismo y Conflictos de Baja Intensidad en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv.

Agencia Reuters