Putin acude a unos ejercicios militares en el este ruso en plena confrontación con Occidente

·4  min de lectura

Moscú, 6 sep (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, inspeccionó este martes en el Lejano Oriente ruso los ejercicios militares Vostok-2022, que se producen en el séptimo mes de la intervención bélica en Ucrania y tienen lugar con un despliegue muy inferior al de la edición anterior de hace cuatro años.

En unas imágenes difundidas por el Kremlin, se puede ver al mandatario ruso observando las maniobras con unos prismáticos en un centro de mando del campo de entrenamiento Serguéievski, en la provincia oriental rusa de Primorie.

Junto con Putin se encontraban en el lugar el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, y el jefe del Estado Mayor General, Valeri Guerásimov, con los que el líder ruso celebró también una reunión a puertas cerradas.

Como resultado de las operaciones ensayadas en las maniobras, "el enemigo fue derrotado", indicó el Ministerio de Defensa acerca de la última fase del simulacro, observada por el presidente ruso.

QUINCE PAÍSES

En las maniobras Vostok-2022 (Oriente-2022) junto con efectivos de Rusia participan los contingentes militares de otros catorce países.

Se trata del mayor número de países participantes en toda la historia de estos ejercicios, que comenzaron a celebrarse en 2003.

En total, en los ejercicios, que se desarrollan en siete polígonos y en los mares de Japón y de Ojotsk, toman parte más de 50.000 militares, 5.000 unidades de armamento pesado, 140 aviones y 60 buques.

Entre el personal militar implicado en las maniobras hay más de 2.000 militares de Argelia, Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Birmania, China, la India, Kazajistán, Kirguistán, Laos, Mongolia, Nicaragua, Siria y Tayikistán.

Con todo, fuentes oficiales castrenses no han especificado el número de las tropas que ha enviado a Rusia cada uno de estos países.

A la vez, la cantidad de los observadores en los "juegos de guerra" supera a las 170 personas, que representan a más de 35 países, según el Ministerio de Defensa ruso.

Entre ellos se encuentran más de 70 agregados militares de países foráneos, precisó el departamento castrense.

PULSO CON JAPÓN

Los Vostok-2022 elevaron la tensión entre Moscú y Tokio, muy crítico con la campaña militar rusa en Ucrania, al celebrarse parte de las maniobras en las islas Kuriles, reclamadas por Japón.

"Durante mucho tiempo en esa región no había maniobras, pero la actitud hostil de Japón hacia Rusia contribuye al aumento de la tensión en el Lejano Oriente", considera el experto militar ruso Borís Yulin.

Según el analista, cuyas palabras recoge el periódico "Izvestia", los ejercicios en las Kuriles, en los que participan también militares chinos, tienen un doble objetivo.

Por una parte, comprueban la capacidad de combate de las tropas, y por otra, mandan "una señal política", dice.

En este sentido, mencionó como "señal constante de presión" las maniobras anuales que celebraban cerca de Corea del Norte los contingentes de EEUU y Corea del Sur.

"Ahora Rusia, China y Corea del Norte están de un lado, y Japón, Corea del Sur, Taiwán y EEUU, del otro", opinó.

En la primera edición de los Vostok de 2003 los militares japoneses llegaron a asistir en calidad de participantes en las maniobras, que contaron también con EEUU, China y Corea del Norte en calidad de observadores.

EN PLENA CAMPAÑA EN EL DONBÁS

La presente edición de las maniobras tiene lugar en plena intervención militar rusa en Ucrania, que cumple hoy 195 días.

Antes de viajar al Extremo Oriente ruso, Putin escuchó un nuevo informe del Ministerio de Defensa sobre la marcha de la campaña militar, que, según las estadísticas oficiales, tiene el apoyo del gran parte de la población.

El mandatario ruso aseguró que los residentes en el este ucraniano que luchan del lado ruso "combaten mejor" que muchos militares profesionales rusos.

Putin también volvió a culpar del conflicto a las autoridades ucranianas, "que tomaron el poder por la fuerza en 2014" y "lanzaron acciones de combate en el Donbás".

Según expertos locales, con la celebración de los Vostok-2022, Moscú pretende demostrar que puede compaginar las acciones ofensivas en el Donbás con maniobras militares en otros lugares, refutando las declaraciones de que sufre escasez de efectivos y equipos.

MENOR ENVERGADURA QUE EN 2018

Sin embargo, los Vostok-2022 cuentan únicamente con una sexta parte de los militares que tomaron parte en los mismos hace cuatro años.

Y es que en Vostok-2018 llegaron a movilizarse más de 300.000 militares, lo que convirtió esos ejercicios en la mayor exhibición de fuerza por parte de Rusia desde los tiempos de la Guerra Fría.

Al igual que la actual edición, los Vostok-2018 fueron supervisados por Putin, que acudió en aquella ocasión al polígono militar de Tsogul, en una zona fronteriza con China y Mongolia.

(c) Agencia EFE