Punta del Este renovada: las nuevas propuestas, los clásicos y lo que ya no está este verano

- Créditos: @Natalia Ayala
- Créditos: @Natalia Ayala

PUNTA DEL ESTE (Enviada especial).— La pandemia y el incendio del Punta Shopping meses atrás alteraron la dinámica y la geografía urbana de Punta del Este. El cambio demográfico de la ciudad balnearia, que en los últimos dos años sumó al menos 20.000 argentinos según datos de la Intendencia de Maldonado, se ve reflejado en todo el corredor esteño, desde Punta Ballena hasta José Ignacio.

Desde hace dos años, los cafés son propuestas que parecen haber llegado para quedarse, mientras que los paradores de playa se renovaron para ofrecer alternativas adecuadas en calidad y confort para los 365 días del año. Así, el masivo ingreso de argentinos devenidos en fernandinos (como se los conoce a quienes viven en San Fernando De Maldonado) se amalgama al proceso de transformación.

Con el desembarco de múltiples barcos cargados, el aterrizaje de aviones privados y comerciales en Laguna del Sauce y la llegada de muchos otros directamente en auto, la temporada comenzó súbitamente. Cuando el reloj marca la cuenta regresiva para la llega del Año Nuevo, los turistas descubren las novedades en el Este. Y la amplia oferta gastronómica marca la tendencia de propuestas.

Punta del Este y Punta Ballena

Sobre la playa Brava, una de las inauguraciones más comentadas fue el primer rooftop de Punta del Este: HUMA Rooftop Bar & Lounge. Con vista panorámica al mar, la propuesta del Grand Hotel incluye coctelería de autor, gastronomía internacional y un lujoso espacio dedicado a los amantes del sushi con una experiencia Omakase. Además, una agenda de DJs para todos los gustos.

Huma, el primer rooftop esteño abrió en el último piso de The Grand Hotel
Huma, el primer rooftop esteño abrió en el último piso de The Grand Hotel - Créditos: @Gentileza

El lugar en las alturas se trabajó con el estudio Pure Grey, de Nueva York y se abrió para recibir hasta 180 personas en un espacio de diseño vanguardista. “Promete convertirlo en uno de los lugares preferidos para disfrutar atardeceres y noches en el Este”, definen las autoridades del hotel.

Sobre playa La Mansa, se reforzó el despliegue de renovados y lujosos paradores sobre el mar. El hotel Enjoy volvió a lanzar su espacio en la Parada 3, Ovo Beach, en un evento celebratorio que reunió a cientos de personas. El espacio se encuentra en pleno proceso de readaptación, para convertirse así en una oferta abierta todos los días del año.

Uno de los lugares ya considerado un clásico por locales, el Parador Posto 5, se relanzó renovado también sobre la Playa Mansa. La propuesta presentó un nuevo balcón curvo más amplio, que aporta a los comensales mayor amplitud visual para disfrutar una carta variada con cocina internacional, sushi y tragos.

I'Marangatú, el restaurante y parador de la playa Mansa elegido por locales y turistas
I'Marangatú, el restaurante y parador de la playa Mansa elegido por locales y turistas

I’Marangatú, en la parada 7 y 1/2 de La Mansa, ya se consagró como uno de los paradores más tradicionales de Punta del Este. El restaurante es uno de los favoritos tanto de familias como de grupos de jóvenes. El restaurante —creación de Analía Suárez, quien también presidente la Cámara de Hoteles de Punta del Este— ofrece alquiler de sombrillas y reposeras, además de tener un servicio de comida hasta la orilla del mar. “Hicimos un sector nuevo con una modificación muy grande y nos convertimos en el primer parador sustentable” , indicó la dueña.

La mítica Gorlero, corazón de la Península, también es hogar de cambios. Esta semana el intendente de Maldonado, Enrique Antía, y el alcalde de Punta del Este, Javier Carballal, encabezaron el acto de inauguración de un nuevo edificio municipal ubicado en la exestación de servicio Ancap de la avenida. El proyecto demandó una inversión de casi un 1.200.000 dólares y tuvieron por finalidad transformar el emblemático edificio en un centro cívico para los vecinos.

Allí, según pudo saber LA NACION por fuentes oficiales, el lugar pasará a centralizar todas las actividades y dependencias del Municipio de Punta del Este en un mismo lugar.

Los Caracoles, un clásico que ya no está en Punta del Este
Los Caracoles, un clásico que ya no está en Punta del Este

En la Península, una de las grandes sorpresas fue una inmensa tienda de ropa deportiva ubicada en la esquina de las calles 20 y 18. Algunos turistas vieron con cierta nostalgia desaparecer el restaurante Los Caracoles, que desde los 70 acompañaba a los esteños. También se despidió al mítico Shopping Miguel, de la Península, uno de los más antiguos comercios del Este.

En Punta Ballena, que supo ser la zona de moda, los mágicos atardeceres tienen su renacer. La cafetería Checa, con platos dulce y salados; y Olaf, un parador para los veraneantes que eligen el Este a una velocidad más moderada y en paz. Las noches también son foco de encuentro, con el club de jazz y restaurante Medio y Medio, que otra vez vuelve a atraer artistas de todo el mundo con sesiones íntimas.

La Barra y Manantiales

En La Barra, el paisaje un tanto desolador que había dejado la pandemia se transformó este verano. El cierre del Punta Shopping sirvió de puntapié para reanimar la ruta 10 en una suerte de paseo de compras al aire libre. Así, la zona recuperó su estilo tan característico, con presencia de diseñadores locales y de marcas internacionales.

La fisonomía y vida comercial se recuperó a tal punto que por la tarde se vuelven a registrar largas filas de auto en busca de un espacio para estacionar después de cruzar el puente ondulado. Al paisaje de bares y restaurantes se sumó la fuerte presencia cafés con la llegada masiva de argentinos. Por las tardes, Alison, Borneo y Pez Negro son al menos tres de las propuestas que desbordan. El histórico Flo volvió a abrir sus puertas después de dos años de pandemia. Otros destacados: Mahalo Bowls y Pachu Café.

En el comienzo de la temporada ya se registró mucho movimiento en Punta del Este
En el comienzo de la temporada ya se registró mucho movimiento en Punta del Este - Créditos: @Natalia Ayala

En el camino Cerro Eguzquiza se llega a Fasano, donde el jet set y el público internacional disfruta el máximo lujo en medio del bosque. Hacia el camino de los Flamengos, resurgió Narbona, con sus eventos, almuerzos y un almacén de campo que atrae a la compra de sus productos.

Las tendencias no son solo gastronómicas. El regreso generalizado del paddle como deporte también llegó al Este. Meses atrás se dio la apertura de Acapulco, un club de paddle, tenis y pickleball en medio de La Barra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En Manantiales la suerte es similar, con fuerte presencia de turistas, que convierten virtualmente imposible conseguir una mesa en las principales propuestas gastronómicas. Mar de Verdes, un elegido asentado sobre la ruta 10, desborda de comensales atraídos por una carta con ingredientes nobles y propuesta sin rebusques.

Por su parte, el parador de Casamar llegó, además de sede para las fiestas del consagrado boliche Jet, como base para la casa de sushi nikkei Fabric.

Casamar, la propuesta renovada con Fabric en Manantiales
Casamar, la propuesta renovada con Fabric en Manantiales - Créditos: @Gentileza

José Ignacio y La Juanita

El pueblo de pescadores que en los últimos años se asentó como uno de los focos neurálgicos de argentinos en el Este, las propuestas crecen a pesar de tratarse de un lugar de poco más de 30 manzanas. Al clásico Parador La Huella, donde conseguir una reserva es virtualmente imposible hasta al menos el próximo 6 de enero, se sumaron otras propuestas para el verano.

La Huella, faro San Ignacio
La Huella, faro San Ignacio - Créditos: @Ricardo Figueredo

Osaka, una de las casas de sushi más reconocidas a nivel global por su origen en Lima y su aprobación en Buenos Aires, desembarcó a pocos pasos de la Playa Brava, en José Ignacio después de pasar el último verano en la Punta.

En La Juanita, Tres, un nuevo restaurante que llegó de la mano de tres socios argentinos, es una de las inauguraciones más comentadas. El proyecto de Félix Babini, Tomás Ballester y Lucas Werthein se destaca por una gran cocina a la vista y productos locales como protagonistas.

Tres, una de las propuestas más anticipadas de La Juanita, un proyecto de argentinos en el Este
Tres, una de las propuestas más anticipadas de La Juanita, un proyecto de argentinos en el Este - Créditos: @Gentileza

También en la zona, La Susana vuelve a imponerse como uno de los lugares más elegidos por habitués esteños. El proyecto del empresario noruego Alexander Vik (el restaurante lleva el nombre de su madre uruguaya) se consolida junto sus tres propuestas de estadía –Estancia Vik, en medio del campo; Playa Vik, en Laguna Garzón; y Bahía Vik, en pleno José Ignacio— que atrae principalmente a un público europeo y norteamericano.