Psaki dice que trató de restablecer el “respeto y la integridad” al papel de portavoz de la Casa Blanca

·2  min de lectura

La Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló que se había prometido a sí misma no “emocionarse” en su última comparecencia tras el atril de la Sala de Prensa James Brady, pero esa promesa no duró mucho cuando luchó por contener el llanto justo antes de responder a las preguntas de los periodistas por 244ª y última vez.

Psaki, que al parecer se retira para desempeñar un papel en la cadena de noticias por cable MSNBC, dio las gracias al presidente Joe Biden y a la primera dama Jill Biden por haberle concedido el honor de ser la principal portavoz de la Casa Blanca durante los primeros 15 meses del mandato de Biden.

Recordando su primera reunión con Biden después de las elecciones de 2020, comentó que hablaron de “la importancia de devolver la integridad, el respeto y el civismo a la Casa Blanca” al relacionarse con la prensa.

“Espero haber seguido el ejemplo de integridad y gracia que han puesto para todos nosotros y que ponen para todos nosotros cada día y estoy increíblemente agradecida con ellos”, expresó.

Los comentarios parecían un reproche tácito a tres de sus cuatro predecesores de la era Trump -Sean Spicer, Sarah Huckabee Sanders y Kayleigh McEnany-, que a menudo utilizaban las tradicionales ruedas de prensa televisadas para denigrar a la prensa y atacar a reporteros individuales. La cuarta, Stephanie Grisham, no celebró ni una sola rueda de prensa durante su mandato, que duró desde julio de 2019 hasta abril de 2020.

Aunque Biden ha concedido entrevistas y ha celebrado conferencias de prensa solo en contadas ocasiones, las reuniones informativas de la Casa Blanca -que habían desaparecido al final del mandato de Trump- volvieron bajo la dirección de Psaki y se han celebrado casi todos los días de la semana desde que Biden juró su cargo el 20 de enero de 2021.

Psaki también agradeció a sus colegas de la oficina de prensa de la Casa Blanca y los elogió como “increíblemente duros, inteligentes, trabajadores, y muy, muy buenos seres humanos” y “muy buenos servidores públicos”.

“La gente siempre me pregunta... si Washington está podrido... si todo el mundo es corrupto aquí”, mencionó. “Habiendo hecho este trabajo, creo que es absolutamente lo contrario, porque he trabajado y me he comprometido con todas estas increíbles personas en toda la administración y este increíble equipo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.