Proyecto Runasur: el plan de Evo Morales para unificar movimientos indígenas de la región y crear una “América Plurinacional”

El expresidente boliviano Evo Morales saluda rodeado de simpatizantes en su ciudad natal Orinoca, Bolivia, el 10 de noviembre de 2020, luego de su regreso de la Argentina
El expresidente boliviano Evo Morales saluda rodeado de simpatizantes en su ciudad natal Orinoca, Bolivia, el 10 de noviembre de 2020, luego de su regreso de la Argentina

Luego de renunciar forzosamente al poder hace tres años por intentar la reelección de manera ilegal como presidente en Bolivia, Evo Morales se comprometió a expandir su proyecto geopolítico Runasur -una organización que articula movimientos sociales para “articular una América plurinacional”- por diversos países de América Latina. Uno de ellos es Perú, donde, durante la presidencia de Pedro Castillo, frecuentó el país reiteradas veces.

Sin embargo, el panorama cambió con el nuevo Gobierno de Dina Boluarte, que cuestionó la participación de Evo Morales en reuniones con grupos opositores en la región sureña de Puno, y lo acusó de estar ligado a las protestas que se están llevando a cabo contra su gobierno, razón por la cual le prohibió ingresar a Perú hasta nuevo aviso. Las críticas crecen ante iniciativas secesionistas de algunos colectivos que plantean que el sur peruano se separe como Estado independiente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Es factible una división en el sur de Perú o es simplemente una denuncia de las autoridades peruanas?

Esta semana, el primer ministro peruano, Alberto Otárola, dio un discurso de dos horas en el Congreso en el que acusó a Evo Morales de “amenazar al país y a la paz” y rechazó su proyecto político en el país: “El Perú es uno y seguirá siendo uno de sur a norte y de oriente a occidente”, anunció.

La canciller peruana, Ana Gervasi, en una comisión del Congreso a la que fue citada el lunes por las actividades de Morales en el sur del Perú, dijo: “[La cancillería] no tolera iniciativa alguna que pueda poner en peligro nuestra soberanía e independencia, la integridad de nuestro territorio, la seguridad nacional, la dignidad nacional, el sistema democrático o la plena vigencia de los derechos humanos y libertades fundamentales”.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, es recibido por simpatizantes en la carretera entre Uyuni y Oruro, Bolivia, el 10 de noviembre de 2020, luego de su regreso de la Argentina
El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, es recibido por simpatizantes en la carretera entre Uyuni y Oruro, Bolivia, el 10 de noviembre de 2020, luego de su regreso de la Argentina

Juan Negri, politólogo de la carrera de Ciencias Políticas y Estudios Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella, dijo a LA NACIÓN que la secesión “es muy poco factible. Aún si Evo Morales quisiera hacer algo así, sería improbable que tenga éxito porque “en América Latina hay una muy baja tradición de movimientos secesionistas”.

Pareciera ser más una acusación de las autoridades peruanas para justificar las medidas que están tomando en contra de él. Encontrar a un enemigo como Evo es una salida fácil”, agregó Negri.

Según la perspectiva del politólogo, “las autoridades peruanas hacen referencia al decálogo del Runasur como si en este estuviera incluida la posibilidad de este tipo de movimientos, pero lo cierto es que el decálogo no dice nada de eso en particular. Sí habla de la soberanía de los Estados, de la autodeterminación y el antiimperialismo, pero en ningún momento hace referencia específica a la posibilidad de separación”.

En la misma línea opinó una mujer aymara -quien comparte el mismo origen con el exmandatario boliviano- que trabaja en el rubro de turismo en el centro de Puno: “No estamos de acuerdo con el proyecto Runasur que propone el expresidente boliviano porque está muy lejos de la cultura y del pensamiento peruano” dijo a LA NACION. A la vez, agregó que Evo Morales no ha sido visto en la región sureña de Puno: “Los puneños no sabemos si Evo entra o sale de Perú. Por aquí no lo hemos visto. Nadie habla de Evo. No nos interesamos por él. Él tiene su país, que vaya a hacer sus cosas ahí. No tiene que meter sus narices en Puno”.

¿Qué es la Runasur?

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, anunció en 2021 el nacimiento de la Runasur, una instancia que se suma a proyectos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), con el objetivo de “articular una América Plurinacional”, la cual establece su sede central en Bolivia y busca adherir a los 12 países de la región.

El 26 de abril del 2021 el expresidente de Bolivia anunció el nacimiento de la Runasur, una instancia que se suma a proyectos con el objetivo de "articular una América Plurinacional"
El 26 de abril del 2021 el expresidente de Bolivia anunció el nacimiento de la Runasur, una instancia que se suma a proyectos con el objetivo de "articular una América Plurinacional"

Según el decálogo del Runasur, la propuesta consiste en “unir a movimientos indígenas y sociales de la región; luchar para una verdadera liberación de América mediante una América Plurinacional de los pueblos para los pueblos, no compatible con el capitalismo, el imperialismo ni el colonialismo”.

Negri afirmó que la influencia en el sur es para fomentar una manera de construcción política del presidente boliviano: “Obviamente que hay un discurso de Morales que tiene que ver con su construcción política; su liderazgo en Bolivia surge desde los movimientos sociales. Entonces tiene una visión de abajo para arriba, de motorizar la activación popular desde abajo y genuinamente ve en eso una herramienta poderosa de praxis política y la está obviamente utilizando en el sur de Perú”, agregó Negri.

Morales, que presidió Bolivia entre 2006 y 2019, ha tenido una presencia activa en la política peruana desde que el exmandatario izquierdista Pedro Castillo llegó al poder en julio de 2021 hasta su destitución el pasado 7 de diciembre, luego de un fallido autogolpe.

Sin embargo, ha criticado fuertemente a Dina Boluarte. La nueva presidenta enfrenta intensas protestas que han dejado 46 muertos por choques con la policía y otros seis fallecidos en accidentes vinculados a bloqueos de carreteras.

“Estamos observando detenidamente no solamente la actitud del señor Morales, sino de quienes trabajan con él en el sur de Perú (...) que en los últimos meses y días han estado muy activos propiciando una situación de crisis y casos en el país”, dijo el primer ministro, Alberto Otárola.