Protestas parecen decaer en la capital chilena

EVA VERGARA
1 / 2

CHILE-DISTURBIOS

Un manifestante enmascarado posa para una foto durante una protesta contra el gobierno en Santiago de Chile el martes 5 de noviembre de 2019. (AP Foto/Esteban Felix)

SANTIAGO, Chile. (AP) — Las protestas sociales en Chile disminuían ostensiblemente en una céntrica plaza de la capital en la que menos de dos semanas atrás se congregaron 1,2 millones de personas para exigir mejoras sociales que iban desde alzas en salarios y pensiones hasta una nueva Constitución. En tanto, el ministro de Hacienda anunció un acuerdo con la oposición sobre impuestos a los más ricos.

Centenares de personas caminaban al martes por algunas pistas de la principal avenida de Santiago en un día en que en redes sociales se multiplicaban los llamados a una marcha de paraguas negros, sin embargo en la plazoleta se observan muy pocas sombrillas, y de colores.

La policía dispersó la protesta con gases lacrimógenos, mientras que algunos encapuchados se enfrentaron a los agentes.

Los manifestantes eran menos de los que se reunieron en la víspera para una protesta que concluyó en actos de violencia y una fuerte represión policial que ha sido característica en la última semana. El Intendente (gobernador) de Santiago, Felipe Guevara, estimó entre 2.000 y 2.500 asistentes.

Javiera Martínez, que trabaja y estudia a sus 23 años, dijo a The Associated Press que sigue protestando porque “las demandas no han sido escuchadas, no han querido escuchar el descontento social”.

Por su parte, Bastian Marín, ejecutivo comercial de 29 años, explicó la baja en el número de manifestantes porque “la gente tiene que trabajar, es difícil el mismo flujo de gente todos los días, de hecho ya está convocada una marcha para el viernes que va ser mucho más amplia”.

En Concepción, 500 kilómetros al sur de Santiago, encapuchados aprovecharon una manifestación para abrir las puertas de una sucursal bancaria, sacar los muebles a la calle e incendiarlos.

Las manifestaciones menores se replican en ciudades del norte y del sur.

Un alza en la tarifa del subterráneo detonó hace 19 días violentos saqueos, incendios y destrucción de la mayoría de las estaciones del metro, dando paso a multitudinarias protestas en todo el país. En respuesta, el gobierno del centroderechista presidente Sebastián Piñera ofreció un paquete de leves mejoras sociales --que deben ser aprobadas antes en el Congreso. Además, propuso a cambiar a ocho de sus 24 ministros y una reducción en los millonarios sueldos de los congresistas _ que van desde los 27.000 a los 44.000 dólares mensuales _ y un alza en los impuestos de quienes ganan más de 11.000 dólares al mes.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, dijo el martes en el Congreso que el crecimiento de Chile disminuirá un punto este año, hasta un rango de entre 2,0 y 2,5%.

Briones anunció además “un borrador de entendimiento” con la oposición para realizar “una modificación tributaria que recaude...de manera progresiva”, y otros cambios en favor de las pequeñas y medianas empresas, de los adultos mayores y para incentivar la inversión. No dio más detalles.

El senador opositor Carlos Montes señaló que el acuerdo significaría una recaudación tributaria de unos 1.000 millones de dólares provenientes de los sectores más ricos.

"Esto tiene que ver con los más ricos" e incluye un impuesto al patrimonio que se recaudarán por diversas vías, agregó Montes.

El senador opositor Ricardo Lagos Weber declaró que sólo faltan detalles técnicos para convertirse en un acuerdo definitivo.

Alfonso Swett, presidente de la poderosa Confederación de la Producción y el Comercio, dijo que “se está haciendo muy difícil trabajar las jornadas completas, básicamente los resultados que vamos a tener” en crecimiento de octubre y probablemente de noviembre, “tiene que ver básicamente no con un tema de inversión, (sino con) violencia, sustos, de problemas de transporte, de problemas de seguridad”.

La destrucción de estaciones del subterráneo, que opera parcialmente con 82 de sus 132 estaciones, dificulta el traslado a los trabajos de más de 2,4 millones de personas diarias, que no pueden ser absorbidas por autobuses del transporte público.

Otros afectados por la crisis son unos 800.000 peces a la espera de alimentos y 320 toneladas que se pudren, advirtió el grupo Salmón Chile, uno de varios que operan en el país sudamericano que produce el 25% de los salmones en el mundo. Dijo que barricadas en las calles que conducen a los criaderos impiden el acceso.

Scarlett Molt, secretaria regional de salud de Los Lagos, en el sur, dijo que con el correr de los días “aumenta el riesgo sanitario” si las empresas no se hacen cargo de los peces en descomposición.

Mientras parecieran decaer las protestas públicas, miles de personas participan en cabildos al conversar sobre sus necesidades y sobre un cambio de la Constitución legada por la dictadura de Augusto Pinochet, 1973-1990.

--------------

El periodista de The Associated Press, Marcos Sepúlveda, contribuyó con esta nota.