Anuncios

Protestas de agricultores aumentan la presión al nuevo premier francés

PARÍS (AP) — Los agricultores bloquearon nuevamente largos tramos de las principales autopistas de Francia el viernes, utilizando sus tractores para frenar el tráfico y presionar al gobierno para que ceda a sus reclamos de facilitar y volver más rentable la producción de alimentos.

Su movilización por mayores ingresos, menos burocracia y menores costos, así como protección contra las importaciones baratas, se está convirtiendo en una crisis para el gobierno, Recuerda las manifestaciones de los chalecos amarillos en 2018-2019 contra la injusticia económica que remecieron el primer período de la presidencia de Emmanuel Macron y golpearon su popularidad.

Esta vez, la entereza del flamante primer ministro de Macron, Gabriel Attal, con apenas dos semanas en funciones, enfrenta una dura prueba, cuando él espera mitigar las protestas con medidas que anunció durante una visita a un criadero de ganado vacuno la tarde del viernes. Estas incluyen “simplificar drásticamente” ciertos protocolos técnicos “a partir de hoy”. Algunas medidas reducirán 14 normas a una, dijo Attal.

Además, anunció la eliminación progresiva de los impuestos sobre el combustible diésel para los vehículos agrarios.

El primer ministro, vestido de traje y corbata, y leyendo de apuntes apoyados sobre un fardo de heno, dijo que el gobierno ha resuelto “colocar la agricultura sobre todo”, palabras que repitió varias veces. En una aparente concesión a la ultraderecha, dijo que la “orden del día” es “proteger nuestra herencia e identidad” porque la agricultura define “quienes somos”.

“Debemos abrir un nuevo capítulo, cambiar la mentalidad... en primer lugar la del Estado”, señaló antes de dirigirse a una de las primeras barricadas de los agricultores para su primer encuentro directo con ellos.

Frente al gobierno se alza la movilización bien organizada y hábil con los medios de comunicación de los campesinos resueltos. Con sus tractores y a veces con barreras erigidas con fardos de heno han estado bloqueando y frenando el tráfico en las vías principales. Además, han echado olorosos desechos agrarios en las puertas de las oficinas del gobierno. Estas incluyen reducir drásticamente

La empresa operadora de las autopistas, Vinci Autoroutes, informó que dos vías habitualmente muy transitadas en el sur de Francia y hacia España, la A7 y A9, estuvieron bloqueadas en tramos de hasta 400 kilómetros (250 millas). Los bloqueos interrumpieron el tránsito en una decena de rutas, de acuerdo con Vinci. Los tractores también cerraron algunos de los principales accesos a París.

En términos más generales, los disturbios en Francia también son sintomáticos del descontento en los centros agrícolas de toda la Unión Europea. El influyente y fuertemente subsidiado sector se está convirtiendo en un tema polémico antes de las elecciones al Parlamento Europeo en junio. Los partidos populistas y de ultraderecha esperan sacar provecho del descontento rural contra los acuerdos de libre comercio, los costos onerosos que han empeorado por la guerra de Rusia en Ucrania y otras quejas.

__

El videoperiodista de The Associated Press Nicolas Garriga en Auvernaux, Francia, contribuyó a este despacho.