Tras protestas por acoso en el Conservatorio de Música, INBAL dialoga con estudiantes, pero no investiga denuncias

·6  min de lectura

Luego de que estudiantes del Conservatorio Nacional de Música (CNM) protestaron por presuntos actos de violencia sexual cometidos por el recién nombrado director, Patricio Méndez Garrido, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) informó que ha iniciado mesas de diálogo con la comunidad escolar, pero no ha investigado las denuncias.

Esto, según el Instituto, porque “no ha recibido formalmente ninguna de las denuncias manifestadas”.

Dos días antes de que el INBAL se pronunciara por primera vez sobre el tema, la colectiva Unidas CNM, —encargada de organizar el tendedero de denuncias dentro de la escuela el pasado 15 de agosto—, hizo público en redes sociales un informe realizado por la comunidad estudiantil a partir de los testimonios recabados en la protesta.

Además publicaron una carta dirigida a la subdirectora General de Educación e Investigación Artísticas, Mónica Hernández, solicitando que se investiguen las acusaciones y exista transparencia de los procesos contra los presuntos agresores.

Dicho informe detalla que fueron 32 las denuncias que se recibieron contra el ahora director y cuatro profesores, el 12 de agosto, por conductas como abuso sexual, discriminación, agresiones verbales, violencia digital, maltrato psicológico y abuso de poder. 

La mayoría de ellas señalaban como presunto agresor a Méndez Garrido.

Acoso en el Conservatorio

De acuerdo con el informe elaborado por Unidas CMN, el 63% de las denuncias por diversas conductas violentas fueron realizadas por mujeres, 16% por hombres y en el 21% de los casos no se especificó el sexo de las personas afectadas.

En cuanto a los presuntos agresores, el 23% fueron identificados como alumnos, 8% como exalumnos y el 69% como profesores.

Entre los señalamientos realizados contra el director, que corresponden al 34% de las que se hicieron en el tendedero, se encuentran los siguientes:

“Me enteré por otras alumnas que el maestro tenía relaciones sexuales dentro de los salones”.

“Tenía comunicación con este señor vía mensajes SMS, y se comportaba como un hombre inmaduro que busca conquistar de la forma más burda a una niña”.

“En el aula humilla a los alumnos, los discrimina y les dice siempre cosas muy hirientes, como que no sirven para esta carrera”.

Otro de los profesores, identificado como R.M,  fue señalado por actos como piropos o comentarios no solicitados acerca de la apariencia física de las alumnas, llamadas y mensajes de carácter sexo-afectivo no consensuados, así como afectaciones negativas a la situación escolar de las estudiantes que no aceptaran sus invitaciones y propuestas.

Además, un profesor identificado como R.R. fue denunciado por maltrato psicológico, y uno más, V.B., fue señalado de cometer violencia digital debido a que presuntamente envió fotografías íntimas no solicitadas a estudiantes, y contaba a otras personas “santo y seña de lo que hacía íntimamente con cada una”.

La única profesora denunciada, A.T., fue acusada de ejercer violencia psicológica, diciendo a sus alumnos “que era una vergüenza como músico, que cancelara mi presentación y que si la hacía no pusiera que ella fue mi maestra porque le daba vergüenza”, entre otros comentarios que provocaban “miedo y hasta dolor de panza”.

En respuesta a la protesta del tendedero de denuncias, el INBAL señaló que ha establecido “un diálogo, permanente” con los involucrados.

“Derivado de estas acciones, el INBAL ofreció mesas de diálogo permanentes, en las cuales la subdirectora general de Educación e Investigación Artísticas, Mónica Hernández Riquelme, y el presidente del Comité de Ética y subdirector general de Administración, Pedro Fuentes Burgos, recibieron a cada uno de estos sectores y se escuchó, de manera abierta y transparente sus posicionamientos, invitándolos a realizar las denuncias correspondientes en las instancias con las que institucionalmente se cuenta”, detalló el Instituto en un comunicado.

Sobre la designación del director, los funcionarios se reunieron con una comisión de alumnos para explicar el proceso de selección, donde “se indicó que cumplió con todas las etapas señaladas para que la directora general contara con la mayor información para hacer uso de sus atribuciones normativas y designar a unos de los candidatos”.

“Además, se hizo énfasis en los espacios que se generaron durante el proceso para que la comunidad educativa se manifestara sobre las candidaturas presentadas. En este sentido, el secretario del Comité de Ética les ofreció asesoría y acompañamiento para que sus escritos ingresaran a esta instancia cumpliendo con las características necesarias y pudieran proceder a su atención. A la fecha, el Comité de Ética no ha recibido ninguna”, agregó.

También indicó que hubo una reunión con docentes, el 23 de agosto, donde los mismos expresaron la necesidad de investigar las denuncias contra Patricio Méndez Garrido, y la respuesta fue la misma: “Hernández Riquelme y Fuentes Burgos les describieron los procedimientos para las presuntas acusaciones realizadas”.

Este lunes, las autoridades del INBAL se reunirán nuevamente con la comunidad del CMN para revisar el ingreso de los escritos señalados.

Agresiones son normalizadas

Como conclusión a su primer informe de testimonios recabados, Unidas CNM expresó que algunas de estas agresiones han sido normalizadas bajo la autoridad que sustentan algunos miembros sobre otros, y en algunos casos, por ser tomadas como “confianza entre amigxs”.

“La cultura de la denuncia no está normalizada dentro de la institución. De acuerdo con su sondeo, las principales razones por las que las denunciantes no han acudido ante las áreas institucionales para formalizar las acusaciones están el miedo a las consecuencias o amenazas, o porque no quieren ser percibidas como “negativas” ni ser revictimizadas.

También señalaron que temen que al presentar las denuncias den más peso a la palabra de los agresores que a las víctimas, la falta de pruebas por ser conductas cometidas sin testigos, así como el desconocimiento entre la comunidad estudiantil sobre los medios para presentar las quejas.

Para Unidas CNM, “aún con la consideración sobre la presunción de inocencia de las y los señalados, es necesario hacer una toma de conciencia de los testimonios, estableciendo mecanismos que favorezcan la erradicación de violencia dentro del Conservatorio. Existe la necesidad urgente de promover y difundir en la comunidad que el hostigamiento y el acoso sexual son delitos, y diseñar programas que brinden servicios reeducativos integrales para víctimas y agresores”.

“Estos testimonios no pueden ser desestimados. Esto nos obliga a reflexionar acerca de las prácticas dentro de la escuela y a comprometernos a un proceso continuo de autocrítica, y no solo a identificar e incriminar individuos, sino también a erradicar las condiciones que dan sostén a los actos perpetrados por ellos”, exigió la colectiva.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Tras protestas por acoso en el Conservatorio de Música, INBAL dialoga con estudiantes, pero no investiga denuncias apareció primero en Animal Político.