Anuncios

Una gran protesta vuelve a recorrer Lima para exigir la renuncia de Boluarte

Lima, 26 ene (EFE).- Miles de manifestantes de diversas regiones de Perú recorrieron de nuevo este jueves la carretera Panamericana Norte de Lima, con el objetivo de llegar al casco histórico, para exigir la marcha de un Gobierno que consideran "asesino" y "dictatorial" por la muerte de 46 manifestantes en enfrentamientos con las fuerzas del orden.

El presidente del Comité de Lucha de la región Madre de Dios, Elvis Vilca, contó en declaraciones a EFE que un millar de manifestantes de su departamento amazónico ha llegado a Lima tras cinco días de travesía para decir "no a la dictadura de este gobierno asesino".

Entre banderas nacionales, de regiones y de comunidades campesinas de diversos puntos de país, Vilca culpó al Gobierno de las muertes de sus "hermanos" y, ante las acusaciones hechas sobre la financiación de las marchas, explicó que ha sido el propio pueblo quien ha hecho el esfuerzo.

"Hemos venido en trasporte en cinco día de viaje. La prensa informa que nos está financiando el narcoterrorismo, pero el pueblo ha hecho el esfuerzo de poder venir estar acá", dijo el líder comunitario.

"Queremos urgente que renuncie este (ejecutivo) asesino. No puede haber un gobierno dictatorial que (está) asesinando al pueblo. Queremos un gobierno democrático", aseguró Vilca, quien agregó que se quedará en Lima hasta que Boluarte renuncie.

"Dina, presidenta sangrienta", "El pueblo unido jamás será vencido" y gritos sobre la presencia de sus pueblos llenaron la protesta amenazada por un fuerte sol que reinaba en la capital y que no detuvo a los presentes.

Los manifestantes exigen la destitución de Boluarte, el adelanto electoral, cierre del Congreso y una nueva constitución.

La marcha multitudinaria que empezó de forma pacífica registró temprano los primeros enfrentamientos en la plaza Bolognesi del centro histórico, donde la Policía lanzó bombas de gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes.

Hasta la fecha, según datos de la Defensoría del Pueblo, 46 personas que participaban en las protestas fallecieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, mientras que un policía murió tras ser quemado vivo por manifestantes.

A estas víctimas, se suman diez decesos en sucesos relacionados con los bloqueos de carreteras y una muerta ocurrida en la norteña región de La Libertad, confirmada por la Policía.

Asimismo, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) reportó la muerte de cuatro haitianos que no pudieron recibir asistencia médica por los bloqueos de carreteras, además de un bebé nonato confirmado por Unicef, lo que suma un total de 63 víctimas.

(c) Agencia EFE