Anuncios

Protesta en Uruguay: el gobierno de Luis Lacalle Pou enfrenta un paro parcial contra la reforma jubilatoria

Luis Lacalle Pou, en la cumbre de la Celac, en Buenos Aires. (AP/Gustavo Garello)
Luis Lacalle Pou, en la cumbre de la Celac, en Buenos Aires. (AP/Gustavo Garello) - Créditos: @Gustavo Garello

MONTEVIDEO.- Los sindicatos uruguayos realizarán este jueves un paro general parcial contra la reforma jubilatoria del gobierno del presidente Luis Lacalle Pou, solo días después de que una reforma del sistema previsional desatara una ola de protestas en las principales ciudades francesas.

El paro y movilización se da cuando el proyecto del oficialismo se discute en una comisión de Diputados, tras haber tenido luz verde del Senado a fin del año pasado y que atrasará la actual edad de jubilación de 60 años.

El proyecto amplía la edad mínima de jubilación en varias escalas que van desde los 63 hasta los 65 años, dependiendo de la fecha de nacimiento y los años cotizados. Los nacidos en 1973 se jubilarán con 63 años en 2036; los de 1974 lo harán con 64 años en 2038, y en 2040 los de 1975, con 65.

El presidente Luis Lacalle Pou, en Buenos Aires. (AP Photo/Gustavo Garello)
El presidente Luis Lacalle Pou, en Buenos Aires. (AP Photo/Gustavo Garello) - Créditos: @Gustavo Garello

Con 21 integrantes en la Comisión Especial que evalúa el proyecto en Diputados, el gobierno cuenta con una mayoría de 12 votos que pueden serle muy útiles para aprobarla en esa instancia y lograr su tratamiento en el plenario.

La medida convocada por la central sindical PIT-CNT afectará a varios sectores y tendrá también una movilización que comenzará en la explanada de la Universidad de la República y marchará hasta el Palacio Legislativo, donde funciona una carpa instalada por los sindicatos desde la semana pasada donde se realizan actividades vinculadas con el reclamo.

Seguridad social

El vicepresidente del PIT-CNT, José Lorenzo López, dijo que los motivos del paro se pueden sintetizar en que “la reforma implica que los trabajadores trabajemos más para ganar menos jubilación”.

“Lo único que busca el gobierno es financiar el déficit de la seguridad social con el bolsillo de los trabajadores”, agregó el dirigente. Según él, eso está demostrado por informes presentados ante representantes del Ministerio de Trabajo, “que no ha podido rebatir” los argumentos.

De acuerdo con López, la carpa va a seguir instalada hasta el día en que el proyecto se vote en la comisión. “En función de lo que vaya sucediendo en el Parlamento, que no está muy claro qué es lo que va a pasar, si se va a postergar o si se va a votar como estaba establecido, iremos viendo cuáles son los pasos a seguir”, dijo el dirigente al medio local La Diaria.

Cada sindicato adecuará al paro a su propia realidad y funcionamiento del sector. Los trabajadores de la salud privada paran de 8 a 15.00 horas. En tanto, los servicios de salud pública se verán afectados por 24 horas. Esta medida abarca a todos los servicios y solo se atenderán urgencias, emergencias, pacientes oncológicos y los pacientes internados en los diferentes centros.

La Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte se sumará al paro durante las 24 horas, en tanto los taxistas adherirán desde las 9 hasta la medianoche.

En educación, el gremio de magisterio adhiere pero sin paro, por lo que las escuelas funcionarán normalmente. Los docentes de enseñanza secundaria de Montevideo harán paro mañana y tarde y se reintegran en nocturno.

Las universidades, por su parte, pararán durante las 24 horas, tanto en la pública Universidad de la República (Udelar) como en la enseñanza privada.

El PIT-CNT mantiene una relación tirante con el gobierno desde el inicio de la administración. El punto más alto de la disputa tuvo lugar con el referéndum promovido contra 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración. La votación llevada adelante el 27 de marzo ratificó la continuidad del proyecto insignia del gobierno.

Tampoco se trata de la primera medida contra la reforma jubilatoria. En septiembre pasado, PIT-CNT convocó un paro general donde los sindicatos reclamaron por la caída del salario real, un mayor plan de inversiones públicas, y contra el cambio en el sistema de pensiones, que pese a la presión sindical fue aprobado luego en el Senado.