Protección de la vacuna del covid-19 es “de corta duración”, las dosis de refuerzo son esenciales: estudio

·3  min de lectura

La protección que ofrecen las vacunas de covid- 19 contra la infección por el nuevo coronavirus es “de corta duración”, según un nuevo estudio que dice que las dosis de refuerzo son esenciales para una defensa inmunitaria “confiable” contra el virus.

Los hallazgos, publicados la semana pasada en la revista PNAS, brindan evidencia adicional de que la vacunación de refuerzo es un enfoque crucial para reducir las infecciones posvacunación, en las que una persona se infecta a pesar de estar vacunada, así como la reinfección con el virus del covid-19.

En el estudio, los investigadores, dirigidos por los de la Escuela de Salud Pública de Yale en EE.UU., cuantificaron la probabilidad de infección futura después de la infección natural o la vacunación con las vacunas Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson u Oxford-AstraZeneca.

Dicen que el riesgo de infecciones posvacunación depende del tipo de vacuna, y las vacunas de ARNm como las de Pfizer y Moderna ofrecen la mayor duración de la protección.

La investigación halló que las vacunas de ARNm ofrecen una protección inmunológica casi tres veces más prolongada que la de la infección natural y las vacunas de Johnson & Johnson y Oxford-AstraZeneca.

“Las vacunas de ARNm producen los niveles más altos de respuesta de anticuerpos y, en nuestro análisis, confieren una protección más duradera que otras vacunas o exposiciones”, dijo el autor principal del estudio, Jeffrey Townsend, de la Escuela de Salud Pública de Yale.

“Sin embargo, es importante recordar que la inmunidad natural y la vacunación no son mutuamente excluyentes. Muchas personas tendrán inmunidad parcial de múltiples fuentes, por lo que comprender la durabilidad relativa es clave para decidir cuándo estimular su sistema inmunológico”, dijo el Dr. Townsend.

El estudio halló que la “protección confiable” contra la reinfección con el nuevo coronavirus requiere un refuerzo actualizado con vacunas que estén adaptadas para abordar los cambios en el virus que ocurren como parte de su evolución natural a lo largo del tiempo.

“Tendemos a olvidar que estamos en una carrera armamentista con este virus, y que desarrollará formas de evadir nuestra respuesta inmune natural y cualquier respuesta inmune derivada de la vacuna”, dijo Alex Dornburg, otro coautor del estudio.

“Como hemos visto con la variante ómicron, las vacunas contra las primeras cepas del virus se vuelven menos efectivas para combatir las nuevas cepas del virus”, dijo el Dr. Dornburg.

En el estudio, los científicos estimaron los riesgos de infección con el virus de covid-19 comparándolo con las probabilidades de reinfección observadas en los coronavirus endémicos, como los que causan los resfriados comunes.

“El SARS-CoV-2 actúa igual que otros coronavirus endémicos que también evolucionan y nos reinfectan a pesar de la inmunidad natural a cepas anteriores”, dijo el Dr. Townsend.

Citando algunas de las limitaciones del estudio, los investigadores dicen que el enfoque en la inmunidad mediada por anticuerpos en la investigación “enmascara” otros factores como la variación en la edad, el estado inmunitario, la gravedad de la infección, la respuesta a la vacuna y la memoria de las células T y B del sistema inmunitario.

“Nuestro enfoque no tiene en cuenta estos factores o sus interacciones”, dijeron los científicos, y agregaron, sin embargo, que se ha demostrado que los anticuerpos son el componente dominante del sistema inmunitario que brinda protección contra la infección por el nuevo coronavirus.

“La actualización continua de nuestras vacunas y refuerzos es fundamental para nuestra lucha contra el SARS-CoV-2”, agregó el Dr. Townsend.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.