Propietarios del edificio colapsado de Surfside reciben facturas de impuestos de $800,000

·5  min de lectura

Cuando la torre de condominios de Surfside se derrumbó el año pasado con un saldo de 98 fallecidos, una ola de simpatía llegó hasta Tallahassee: El gobernador Ron DeSantis y los legisladores estatales perdonaron las facturas de impuestos de los propietarios de las unidades por un total de cientos de miles de dólares.

Pero su generosidad no se extendió a este año.

Pronto las facturas de impuestos se enviarán a los 136 propietarios de unidades en Champlain Towers South, sobre la base de su participación en el valor del sitio de casi dos acres frente al mar, según la Oficina del Tasador de Propiedades de Miami-Dade. El terreno vacante está valorado en $41.3 millones, lo que eleva la factura total del impuesto sobre la propiedad a $787,000.

La factura individual media será de unos $5,785, aunque los impuestos de cada propietario de un condominio variarán en función del tamaño de la unidad.

Para muchos propietarios de unidades, es la segunda vez que sienten que han recibido un trato injusto. En mayo, dijeron que fueron presionados para llegar a un acuerdo sobre las pérdidas de sus propiedades por $96 millones en un caso de acción colectiva, quejándose de que la compensación infravaloraba sus unidades. Su frustración inicial también se vio alimentada por el acuerdo de conciliación de $1,000 millones para los familiares de las 98 personas que murieron en el derrumbe el pasado mes de junio.

“No les sienta bien a los propietarios, que también son víctimas, que no solo hayamos recibido un importe de acuerdo de conciliación reducido y el más bajo, y que ahora vengan tras nosotros para que paguemos también los impuestos sobre la propiedad...”, dijo Oren Cytrynbaum, abogado cuya familia era propietaria de dos unidades de Champlain Towers South pero que no estaba presente la noche del derrumbe del edificio de 12 plantas.

“Estamos agradecidos por el acuerdo de conciliación, pero para muchos propietarios esa deducción adicional de entre $5,000 y $7,000 supone una diferencia en nuestras vidas”, dijo, señalando que el pago de impuestos debe salir de la parte de cada propietario del acuerdo de conciliación de $96 millones. “No es algo trivial para nosotros. Eso pudiera cubrir algunos meses extra de alquiler u otras facturas que los propietarios están pagando por 14 meses de desplazamiento de sus hogares”.

Cytrynbaum dijo que él y otros no entienden porqué sus facturas de impuestos tienen que ser pagadas con su acuerdo de conciliación y no con el saldo de los fondos de la venta del terreno en 8777 Collins Ave. El terreno se vendió por $120 millones a un rico promotor de Medio oriente, que cerró la compra a finales de julio.

“Los propietarios están recibiendo un acuerdo de conciliación por la pérdida de sus casas, no los ingresos de la venta de la propiedad”, dijo. “No creemos que la carga de los impuestos sobre la propiedad deba recaer sobre los propietarios cuando no estamos recibiendo la totalidad del precio de venta”.

Los antiguos vecinos de Cytrynbaum comparten su frustración.

“Los propietarios han sido maltratados durante todo el caso, y ahora decirnos que paguemos impuestos es como añadir un insulto a la herida”, dijo Carlos Zaidenweber, cuya familia era propietaria de la unidad 112. “Es frustrante. Es injusto. Es otro golpe”.

“Una vez que tuvieron el acuerdo de conciliación de $1,000 millones, lo mínimo que podían haber hecho era dar los $120 millones de la venta de la propiedad a los propietarios”, dijo Zaidenweber. “Las víctimas son lo primero y mi familia está agradecida de estar viva, pero durante todo el proceso nos dijeron: ‘Acepten este acuerdo ahora y estén agradecidos o si no’, y al final los propietarios no recibieron nada cercano al valor de sus viviendas”.

Ahora, los propietarios de las unidades dicen que planean escribir al senador estatal Jason Pizzo, demócrata de Miami, para ver si puede persuadir a los legisladores estatales de que les eximan de las facturas de impuestos sobre la propiedad este año. La Legislatura debe permitir que Miami-Dade perdone los impuestos a la propiedad; el condado no puede hacerlo por sí mismo.

El abogado Michael Goldberg, el administrador judicial de la asociación de condominios de Champlain Towers South en el caso de la demanda colectiva, dijo que entendía los sentimientos de los propietarios de condominios que perdieron sus casas. Pero subrayó que el Condado Miami-Dade tiene el deber, según la ley estatal, de tasar el valor de las propiedades y cobrar los impuestos correspondientes.

“Esto no es diferente a la venta de su propiedad”, dijo Goldberg. “Y cuando usted vende su propiedad, tiene que pagar sus impuestos sobre la propiedad”.

Recientemente, Goldberg puso en conocimiento de los 136 antiguos propietarios de las unidades las facturas de los impuestos sobre la propiedad y otros gastos pendientes, como las hipotecas. En una carta, Goldberg les explicó que recibirían información sobre sus facturas de impuestos a finales de este mes y que tendrían que pagarlas con los fondos del acuerdo de conciliación.

En una entrevista con el Miami Herald, Goldberg dijo que los propietarios de unidades de Champlain Towers South siempre supieron que tendrían que pagar los impuestos sobre la propiedad este año. Señaló que las facturas se prorratearían en función del período comprendido entre enero, cuando el condado evaluó la propiedad vacante de Collins Avenue, y julio, cuando se completó el cierre de la venta. El promotor que recientemente compró el terreno es responsable del resto de los impuestos para el resto del año.

“Por desgracia, los impuestos sobre la propiedad están fuera de nuestras manos”, dijo Goldberg. “Saldrán de los ingresos [del acuerdo de conciliación]”.