Anuncios

Problema en los tiros desarticula la ofensiva del Heat. Encontrar rápida respuesta es vital para cambiar el rumbo

El Heat realizó una práctica este lunes en el FTX Arena en busca de respuestas, luego de un alarmante arranque de 2-5.

El apretado calendario de partidos ha mantenido al club de Miami alejando de la cancha para entrenar: ningún equipo de la NBA había jugado más juegos que el Heat hasta el domingo.

Pero cinco derrotas en los primeros siete encuentros hicieron que esta práctica se sintiera un poco diferente a las demás, pues el conjunto sudfloridano trabaja para cambiar las cosas antes de caer aún más por debajo de la línea de .500.

“Tratamos de buscar soluciones y seguir mejorando como equipo”, expresó el entrenador del Heat, Erik Spoelstra, antes del partido del martes contra el campeón defensor de la NBA, los Warriors de Golden State (7:30 p. m., Bally Sports Sun, WAQI 710 en español).

“Hay bastantes equipos que están haciendo lo mismo. Este es el comienzo de la temporada. Tenemos una urgencia en este momento para alcanzar nuestra identidad de forma más consistente y de eso se trató la práctica de este lunes. Simplemente estamos trabajando, viendo los videos y practicando”.

La lista de problemas del Heat en las dos primeras semanas de la campaña es larga, lo cual es preocupante si se tiene en cuenta que tienen en su nómina a 13 jugadores que regresan del equipo que jugó la temporada pasada y llegó hasta la final de la Conferencia Este.

La defensa de Miami, la cuarta mejor el año anterior, se ha visto sin conexión al permitir 108,4 puntos por cada 100 posesiones.

Miami ocupa ahora el puesto 19 entre los 30 equipos de la liga con una calificación defensiva de 112.5 puntos permitidos por cada 100 posesiones.

La historia dice que Spoelstra y su entorno eventualmente encontrarán soluciones a esos problemas. El Heat ha estado entre los 10 primeros en defensa en seis de las últimas siete campañas.

La ofensiva de Miami se ha visto desarticulada en ocasiones en este inicio de temporada, especialmente al final de los juegos.

El Heat ocupa el puesto 24 con una calificación ofensiva de 109.4 puntos anotados por cada 100 posesiones.

En las últimas ocho campañas una sola vez el equipo de Miami ha estado entre las 10 mejores ofensivas.

Uno de los aspectos más preocupantes del pobre comienzo en el ataque tiene que ver con el proceso y no con los resultados.

El Heat ha fallado muchos tiros. Se ubica en la posición 24 en porcentaje de tiros de campo y en el 18 en los triples en la liga.

Pero son los tipos de disparos que toma el Heat lo que le ha traído problemas.

Con los tiros cerca del aro y los triples considerados entre los más eficientes, los tiros de rango medio se consideran entre las más ineficientes por su ubicación y valor.

Entonces, el hecho de que Miami esté tomando más tiros de media distancia (dos puntos sin aro) que casi todo el resto de los equipos en esta etapa temprana es un problema.

A lo largo de los primeros siete encuentros, el 34.8 por ciento de los disparos del Heat fueron de media distancia.

Ese es el tercer porcentaje más alto en la liga y el más alto de Miami desde esa área de la cancha en una temporada desde 2016-17.

Más oportunidades de tiro de rango medio significan menos disparos desde los lugares más eficientes, pues el volumen de triples del Heat ha bajado del 38,6 por ciento el año pasado al 34,9 esta campaña.

Con ese porcentaje en los tiros de tres puntos se colocan en el puesto 15 en la NBA y es el más bajo en una temporada para el equipo desde 2018-19.

“Tenemos que ser conscientes de llegar a nuestras zonas de confort de manera más consistente”, señaló Spoelstra.

“Hay que llevar la pelota a donde tiene que ir y no solo lanzar en esa región de rango medio. Solo se necesita un poco más de intención y aprovechar nuestras fortalezas. Esas posesiones se pueden aprovechar en otras cosas como entrar al aro con una bandeja, forzar un tiro libre o un ataque en alguna otra parte o encontrar un triple abierto para alguien’’.

El volumen de intentos de tiro cerca del aro, aunque bajo, no ha cambiado mucho desde la temporada pasada.

Miami está tomando el 30.3 por ciento de sus tiros cerca del aro, el quinto porcentaje más bajo en la liga, pero aún representa un pequeño aumento con respecto al año anterior cuando compiló para el 30.2.

¿Por qué falla la conexión entre los jugadores del Heat? Spoelstra tiene su teoría y busca solución

Confiar en el tiro de media distancia perjudicó al Heat en la derrota del sábado ante los Kings en Sacramento pues Miami disparó 9 de 34 (26.5 por ciento), el peor temporada de la temporada, en los disparos en ese rango.

A pesar de sus números ofensivos por debajo del promedio, Miami ha sido relativamente eficiente en los tiros de media distancia.

El Heat ha concretaado el 43,4 por ciento de sus oportunidades, por encima del umbral promedio de la liga de 41,6, pero no ha importado porque el equipo no está realizando suficientes tiros cerca del aro o desde el rango de tres puntos.

Convertirse en uno de los equipos que realiza menor cantidad de disparos de media distancia tampoco es realista para el Miami.

Algunos de los mejores jugadores del Heat generan una gran parte de su ofensiva desde esa área de la cancha.

En los primeros siete juegos el 60 por ciento de los tiros de Bam Adebayo han sido de media distancia, Jimmy Butler lo secunda con un 38 por ciento y Tyler Herro alcanza el 34 por ciento.

Queda demostrado en Sacramento que este Heat tiene muchas carencias y no sabe cerrar

Pero el Heat debe encontrar una forma de equilibrar las fortalezas de sus mejores jugadores y al mismo tiempo armar una tabla de tiros más eficiente para avanzar.

¿Hará falta un ajuste del esquema de juego de Spoelstra para solucionar el problema o es necesario hacer cambios en la rotación para obtener alineaciones en la cancha que generen esas apariencias de calidad?

Estas son preguntas que se abordarán en las próximas semanas.

Con seis de los próximos siete juegos en casa, la esperanza del Heat es que las respuestas lleguen más temprano que tarde.