El gran problema de la horrible y compulsiva nueva serie de Netflix “Girl in the Picture”

·3  min de lectura
Girl in the Picture le mueve el tapete al espectador, una y otra vez (Netflix)
Girl in the Picture le mueve el tapete al espectador, una y otra vez (Netflix)

Pregunta a tus amigos si han visto Girl in the Picture de Netflix. Si lo han hecho, lo sabrás inmediatamente. Y es que sus rostros se arrugarán y parecerán preocupados. “Una de las cosas más horribles, enfermizas y aterradoras que he visto”, escribió una persona en Twitter. “Me siento literalmente enfermo”, escribió otro. Aunque parezca extraño, creo que se trata de cumplidos. En el país de la televisión, después de todo, mujeres muertas = gran contenido. Pero que quede claro: este es otro proyecto abyecto de Netflix que hace desfilar otra historia grotesca en nombre de ganar algunos espectadores hartos y aburridos.

Dirigida por Skye Borgman, que realizó para Netflix la igualmente inquietante Abducted in Plain Sight, Girl in the Picture desentraña el misterio que hay detrás de la muerte de una joven y el secuestro de su hijo. Tonya Hughes fue víctima de un atropello en 1990. Excepto que... no se llamaba realmente Tonya, y probablemente no fue un atropello. Resulta que en realidad se llamaba Sharon Marshall, y el hombre que dijo ser su marido era en realidad su padre. Excepto que... ella no se llamaba en realidad Sharon, y el hombre tampoco es su padre. Etcétera, etcétera. El espectador solo puede observar impotente cómo le mueven el tapete, una y otra vez, y la historia se vuelve progresivamente más desgarradora.

La película de Borgman es, como mínimo, un ejemplo competente del género. Está llena de música premonitoria y dramatizaciones granuladas de escenas cruciales. Con poco más de una hora y media, no es excesiva ni interminable. Muchos protagonistas vitales -los que no están muertos o en la cárcel, al menos- han accedido a ser entrevistados y a compartir testimonios conmovedores sobre Tonya/Sharon. Girl in the Picture responde realmente a las preguntas que plantea, a saber: ¿cuál era la verdadera identidad de Tonya/Sharon y qué ocurrió con su hijo Michael? Últimamente, demasiados documentales cínicos sobre crímenes reales han utilizado juegos de manos para disfrazar el hecho de que son vacíos e inútiles, incapaces de explicar los misterios que encierran. Y, sobre todo para Netflix, una plataforma de streaming que está perdiendo suscriptores, “Girl in the Picture” es el tipo de visión morbosa que es difícil de rechazar. Es tan rápido que empieza a parecer implacable.

Todo esto, sin embargo, es el problema. Haz el true crime tan éticamente como puedas: consulta a las familias, centra a las víctimas, evita las imágenes gráficas. Pero las convenciones del género del crimen real, desde la música espeluznante hasta el ritmo orquestado, siguen convirtiendo a todos en mirones pasivos. Un tuit revelador decía: “He visto muchos documentales de mala calidad, pero Girl in the Picture, de Netflix, ha conseguido mantenerme conmocionado y horrorizado en todo momento”. Alguien responde: “¡Lo mismo! No perdí el interés ni un segundo. Fue irreal”. Cuando el objetivo es fijar a la gente a sus pantallas y asegurarse de que no se mueven, se siente demasiado como un juego.

Hacia el final, hay una sensación de que Girl in the Picture ha intentado descubrir la verdadera identidad de esta mujer al servicio de algo más grande. Quiere devolverle su personalidad. Seguramente por eso hay tantos amigos y familiares que nos cuentan su dolor. Pero esto se ve socavado por las emociones al borde del asiento que vinieron antes. No se puede disfrazar de activismo cuando en realidad se trata de clickbait. “Esto es más que una historia de crímenes”, dice alguien en un momento dado. Pero no estoy seguro de que lo sea, al menos para Netflix.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.