Así es la prisión de “Disneylandia” en la que Ghislaine Maxwell espera pasar su condena de 20 años

·4  min de lectura

Desde estrellas de la música hasta multimillonarias herederas de hoteles, la FCI (Institución Correccional Federal) de Danbury, Connecticut, ha sido el hogar de algunas de las reclusas más famosas de la historia de Estados Unidos.

La prisión de baja seguridad, a veces denominada Club Fed, es el lugar donde la condenada por tráfico sexual de menores Ghislaine Maxwell ha solicitado cumplir su condena de 20 años de prisión federal.

En marcado contraste con el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, donde la mujer de 60 años pasó casi dos años en espera de juicio, la FCI Danbury tiene fama de ser uno de los centros penitenciarios más hospitalarios, y se ha ganado un lugar especial en la cultura pop de EE.UU.

La prisión ficticia de Litchfield en la exitosa comedia de Netflix Orange is the New Black se basa en parte en la FCI Danbury.

La escritora Piper Kerman pasó 13 meses en la prisión a mediados de la década de 2000 tras ser condenada por lavado de dinero y tráfico de drogas.

Sus memorias Orange Is the New Black: My Year in a Women’s Prison se basó en sus experiencias entre rejas y posteriormente se convirtió en la serie de televisión ganadora de un Emmy.

Una vista aérea de la FCI de Danbury, donde Ghislaine Maxwell quiere cumplir su condena de 20 años (Bing Maps)
Una vista aérea de la FCI de Danbury, donde Ghislaine Maxwell quiere cumplir su condena de 20 años (Bing Maps)

La seis veces ganadora del Grammy Lauryn Hill, de 47 años, pasó tres meses en la FCI Danbury en 2013 por no haber pagado cerca de US$1.000.000 en impuestos.

El día de su salida de la cárcel, Hill lanzó una nueva canción llamada Consumerism.

La cantante de R&B había “querido sacar esta música mientras estaba encarcelada, ya que es un producto del espacio en el que se encontraba mientras pasaba por algunos de los desafíos a los que se ha enfrentado recientemente”, según un comunicado promocional de entonces.

Leona Helmsley, a menudo conocida como la “Reina de la Maldad”, fue declarada culpable en 1989 de 33 cargos de evasión de impuestos, fraude fiscal y fraude postal, y condenada a cuatro años de prisión.

Leona y Harry Helmsley (Maria Bastone/AFP/Getty)
Leona y Harry Helmsley (Maria Bastone/AFP/Getty)

Leona Helmsley se casó con el magnate hotelero Harry Helmsley en 1972, y se convirtió en sinónimo del mantra “la avaricia es buena” de la década de 1980.

Según una biografía escrita por su antiguo abogado Sandor Frankel, se la escuchó decir: “Nosotros no pagamos impuestos, solo los pequeños pagan impuestos”.

Cuando Helmsley murió en 2007, a la edad de 87 años, dejó un patrimonio de US$5.000 millones.

El centro de Connecticut también albergó temporalmente a la antigua estrella de The Real Housewives of New Jersey, Teresa Giudice.

Giudice cumplió 11 meses entre rejas en la FCI Danbury en 2015 tras declararse culpable de bancarrota y fraude postal en una trama con su marido, Joe Giudice.

En una entrevista con Good Morning America tras su liberación, la estrella de realities describió su encarcelamiento como un “infierno”.

Joe y Teresa Giudice abandonan el tribunal tras enfrentarse a los cargos de bancarrota y fraude postal (Getty)
Joe y Teresa Giudice abandonan el tribunal tras enfrentarse a los cargos de bancarrota y fraude postal (Getty)

“Había moho en los baños. No había agua corriente constantemente. Las regaderas estaban heladas. Las condiciones de vida eran en verdad horribles”, relató.

“Había algunas noches en las que ni siquiera teníamos calefacción... era un infierno”.

Aparte de Orange Is the New Black, la prisión ha servido de telón de fondo a otras series de televisión.

En la popular serie de Showtime Weeds, la protagonista Nancy Botwin, interpretada por Mary-Louise Parker, que trafica con marihuana, pasa una temporada en la FCI Danbury.

Danielle Brooks, Schilling, Vicky Jeudy y Samira Wiley en Orange is the New Black (Netflix)
Danielle Brooks, Schilling, Vicky Jeudy y Samira Wiley en Orange is the New Black (Netflix)

Y en el drama legal Suits, el personaje de Patrick J. Adams, Mike Ross, fue condenado a una dura condena en Danbury.

Maxwell, de 60 años, presentó más de 100 quejas sobre el trato que recibió en prisión durante su estancia en el MDC (Centro de Detención Metropolitano).

Afirmó que compartió su celda con ratas y que fue sometida a revisiones habituales y maltratada por los guardias. También alegó que su comida estaba infestada de gusanos.

Justin Paperny, experto en prisiones federales, dijo que Danbury sería como “Disneylandia” en comparación con su experiencia en el MDC.

“Ella estuvo en este centro de detención miserable, húmedo, frío y sucio en Brooklyn que realmente la ha condicionado para el confinamiento”, declaró Paperny a The Times.

“Ha soportado lo peor de lo que puede ofrecer la prisión, en régimen de aislamiento, lidiando con el covid y la cuarentena y, posiblemente, en el peor centro de detención de Estados Unidos”.

“La gente se sorprende al oír que una vez que sea condenada y se dirija a la institución correccional federal, se sentirá realmente como si estuviera en Disneylandia en comparación con donde está ahora”.

Inaugurado en 1940, la FCI Danbury está situada a unas 55 millas (88 kilómetros) al norte de la ciudad de Nueva York y se convirtió en una prisión exclusiva para mujeres en 1993.

La prisión ofrece clases de todo tipo, desde programas de terapia de grupo para reclusas con trastorno de estrés postraumático hasta clases de “manualidades y música”.

Las reclusas también pueden tomar clases de entrenamiento en circuito y de aeróbics.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.