Anuncios

Presidentes Sánchez y Boric condenan la situación en Gaza y elogian la lucha de las mujeres en 8M

El presidente chileno Gabriel Boric, a la izquierda, posa para una fotografía con el presidente del gobierno español Pedro Sánchez, quien llegó al palacio presidencial de La Moneda en Santiago, Chile, el viernes 8 de marzo de 2024. (AP Foto/Esteban Felix)

SANTIAGO (AP) — El presidente chileno, Gabriel Boric, y el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, condenaron el viernes la situación en Ucrania y Gaza y manifestaron la importancia de frenar el avance de la ultraderecha y de continuar la lucha de las mujeres en una conmemoración conjunta del Día Internacional de la Mujer.

Durante la visita de Sánchez al país sudamericano, en la que los mandatarios se cruzaron elogios mutuos, Boric señaló que abogan "porque se imponga a la brevedad un cese al fuego en Gaza, en donde estamos viendo violentos e inaceptables ataques a la población civil por parte del ejército de Israel que han generado miles de víctimas” al tiempo que condenó los ataques de Hamás. Sin embargo, Boric señaló que lo que está ocurriendo en Gaza “no tiene justificación alguna”.

A su turno, Sánchez pidió "coherencia al respeto al Derecho internacional” en Ucrania y Gaza y manifestó que el Derecho internacional humanitario “claramente se está viendo dañado como consecuencia de la respuesta del gobierno de Israel” hacia la población en Gaza. Recordó que son más de 30.000 las víctimas. “Muchos de ellos son niños y niñas y mujeres y es absolutamente inaceptable que la comunidad internacional permanezca impertérrita”, afirmó.

Boric enfatizó en las imágenes “terribles que nos llegan desde Gaza con mujeres y niños asesinados a mansalva, con gente que está al borde de la muerte de hambre” y señaló al Ejército de Israel y al gobierno de Benjamin Netanyahu. Justificó, además, su decisión de excluir a empresas israelíes de una feria de seguridad, defensa y aeronáutica en Chile que se celebrará en abril.

Los dos mandatarios, de tendencia progresista, dieron una rueda de prensa en el palacio presidencial chileno de La Moneda tras la firma de varios acuerdos en materia de derechos humanos, ciberseguridad, igualdad de género y desarrollo sostenible, entre otros temas.

Calificaron a sus gobiernos de feministas y dedicaron buena parte de sus discursos a los temas de igualdad de género. Boric señaló que el viernes es un día de conmemoración por la “lucha histórica de las mujeres por construir un mundo con mayor igualdad” y destacó que en su país ha habido avances pero también desafíos pendientes como la necesidad de progresar hacia una ley de aborto integral.

En Chile “todavía no tenemos una ley de aborto como corresponde porque hay una oposición de los sectores conservadores, en particular de la derecha tremendamente radical”, afirmó Boric y recordó que en el país rige el aborto terapéutico por tres causales desde 2017. “Tengo la convicción de que debiéramos avanzar hacia una ley de aborto integral”, señaló el mandatario cuyo gobierno, sin embargo, no ha enviado ningún proyecto referido a este tema al Congreso.

Para Sánchez es necesario que españoles y chilenos “unamos nuestra voz” por la igualdad real efectiva entre hombres y mujeres.

Ambos destacaron la necesidad de seguir avanzando en políticas de igualdad para frenar el avance de la ultraderecha tanto en Europa como en Latinoamérica.

Desde las fuerzas progresistas, “tenemos que atajar uno de los principales males de nuestra sociedad que es la desigualdad”, señaló Sánchez, quien enumeró los avances de su gobierno y el de Boric en este sentido. “Las políticas económicas que vinculan crecimiento con redistribución de la riqueza son las adecuadas para luchar contra la desigualdad”, señaló el presidente español, que mencionó los innegables avances de las fuerzas de ultraderecha que tratan de eliminar avances logrados durante décadas.

"Como presidentes progresistas hemos reafirmado nuestro compromiso por trabajar en un mundo donde los derechos humanos, la paz y la democracia prevalezcan”, sostuvo Boric mientras Sánchez definió la visita y la reunión entre ambos como una forma de avanzar “en la defensa de grandes causas comunes por las que hoy más que nunca como gobiernos progresistas merece la pena alzar la voz”, como el feminismo, el desarrollo sostenible y la defensa de los derechos humanos.

Boric destacó la coincidencia entre ambos en la necesidad de “repensar la arquitectura institucional mundial”, en materia política y económica y ambos señalaron la importancia de frenar el avance de la ultraderecha tanto en Europa como en Latinoamérica.

Sánchez señaló como “paradójico y a la vez profundamente simbólico” que Chile es el país más alejado en términos geográficos de Bruselas en todo el continente americano y, sin embargo, “no hay país con un vínculo tan sólido” en toda la región con el ideal del proyecto europeo.

Tras la rueda de prensa ambos partieron para conmemorar el Día de la Mujer en un acto en el barrio humilde de La Pintana de Santiago.