Anuncios

El presidente surcoreano reitera que su país no intentará tener su propio disuasor nuclear

En esta imagen difundida el miércoles 7 de febrero de 2024 por la Oficina de la Presidencia de Corea del Sur, el mandatario surcoreano Yoon Suk Yeol concede una entrevista pregrabada a la cadena KBS en la oficina presidencial, el domingo 4 de febrero de 2024, en Seúl, Corea del Sur. (Oficina de la Presidencia de Corea del Sur vía AP)

SEÚL, Corea del Sur (AP) — El presidente surcoreano Yoon Suk Yeol reiteró que su país no intentará tener su propio disuasor nuclear ante las amenazas de Corea del Norte, que cuenta con armas atómicas, y prometió redoblar las labores para refinar sus estrategias de disuasión nuclear en conjunto con su aliado Estados Unidos.

En una entrevista pregrabada con la cadena de televisión KBS que se transmitió el miércoles en la noche, Yoon insistió en que Corea del Sur claramente cuenta con la tecnología para adquirir rápidamente capacidades para tener armamento nuclear si alguna vez decide hacerlo. Pero tomar esa decisión no es una opción realista, ya que arruinaría a una economía que depende del comercio, puntualizó.

“Si desarrollamos armas nucleares, recibiremos varias sanciones económicas como las que afectan actualmente a Corea del Norte, y sería un golpe muy duro para nuestra economía”, señaló Yoon, a la vez que enfatizó el compromiso de su país con el Tratado de No Proliferación Nuclear.

Yoon, un conservador que asumió el cargo en 2022, ha hecho comentarios similares en otras ocasiones, al tiempo que le pedía a Washington mayores garantías de que usaría rápida y decididamente sus capacidades atómicas para defender a su aliado en caso de un ataque nuclear norcoreano.

Las tensiones en la península de Corea están en su punto más alto en años, en un momento en que el mandatario norcoreano Kim Jong Un sigue acelerando las pruebas de armamento de su país y emite provocadoras amenazas de un conflicto nuclear con Corea del Sur.

Seúl ha respondido con una expansión de sus maniobras militares conjuntas con Estados Unidos y Japón, y las naciones también han estado actualizando sus estrategias de disuasión nuclear en torno a los activos militares estratégicos estadounidenses.

En un desafiante discurso ante el parlamento norcoreano el mes pasado, Kim declaró que su país dejaba de lado su añejo objetivo de reconciliación con los surcoreanos, y ordenó reformar la constitución de Corea del Norte para definir a Corea del Sur como su adversario extranjero más hostil.