Anuncios

Presidente México buscaría cambiar ley electoral si fracasa su plan de reforma constitucional

Imagen de archivo. Personas protestan contra la reforma electoral propuesta por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador en Monterrey.

CIUDAD DE MÉXICO, 15 nov (Reuters) -El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el martes que podría presentar una iniciativa de reforma a la ley electoral si fracasa en el Congreso su plan de modificar la Constitución para llevar a cabo los cambios, luego de multitudinarias protestas contra el proyecto gubernamental.

Decenas de miles de personas salieron a las calles el domingo para protestar en contra de la propuesta presidencial de reforma constitucional que, según sus detractores, debilitaría al Instituto Nacional Electoral (INE), al reducir su presupuesto y cambiar la forma de elección de sus consejeros.

Para aprobar los cambios, el oficialismo y sus aliados requieren de los dos tercios de los votos en ambas cámaras del Congreso. Sin embargo, la oposición, que participó de las protestas, ha dicho que no apoyaría la reforma. Modificaciones a la ley electoral no requieren de mayoría calificada.

"Como es tan importante que haya democracia, es probable que yo envíe una reforma a la ley que no requiere de dos terceras partes (del Congreso)", señaló el mandatario el martes.

"Lo ideal sería la reforma constitucional pero como son intereses de los oligarcas que no quieren la democracia", agregó.

El plan del gobernante, presentado en abril pero que recién empezó a discutirse días atrás, busca reformar 18 artículos de la Constitución además de otro puñado de leyes secundarias.

Los cambios planteados buscan un ahorro de millones de dólares al reemplazar al INE por un organismo más pequeño pero con más competencias. Además, sus consejeros se reducirían de 11 a siete y serían electos por sufragio universal, se reduciría el número de parlamentarios y se recortaría la financiación a los partidos políticos.

En el pasado, López Obrador optó por modificar leyes secundarias al no contar con los dos tercios necesarios para modificar la Constitución, como en septiembre, cuando la Guardia Nacional, una policía militarizada, pasó a manos de la Secretaría de la Defensa.

(Reporte de Ana Isabel Martínez y Raúl Cortés; Editado por Diego Oré)